Beyond Bulls & Bears

Los osos se reúnen alrededor de la zona Euro “Ricitos de Oro”

Esta entrada también está disponible en: Inglés Holandés Francés Italiano Alemán Polaco

A ojos de muchos observadores, la zona Euro disfruta de un momento “Ricitos de Oro”, es decir, que las condiciones son perfectas para el crecimiento. David Zahn, Director de Renta Fija Europea, Franklin Templeton Fixed Income Group, está de acuerdo. Tal y como le ocurría a Ricitos de Oro, la zona Euro está lidiando con osos; no con los habitantes del bosque que comen gachas, sino con comentaristas que tienen dudas acerca del compromiso del Banco Central Europeo con su programa de flexibilización cuantitativa, o que señalan nuevos datos que sugieren que Alemania, el motor europeo, no es ya tan potente como lo era antes. A pesar de que los pesimistas ayudan a alimentar la reciente liquidación en el mercado de bonos europeo, Zahn cree que hay razones para confiar en que la zona Euro puede mantenerse un paso por delante de los osos.  Y estas son sus razones.

David Zahn
David Zahn

David Zahn, CFA, FRM
Director de Renta Fija Europea
Vicepresidente Senior
Franklin Templeton Fixed Income Group

La zona Euro, los 19 países europeos que comparten el Euro como moneda única, ofrece actualmente lo que podríamos considerar un entorno ideal para generar crecimiento, así que estaríamos algo preocupados si no viéramos este crecimiento en la economía.

El crecimiento de la zona Euro tiene muchos puntos a favor: los precios del petróleo son significativamente más bajos que hace un año, y se ha demostrado que esto es algo que ayuda a las economías europeas; al mismo tiempo, el valor del Euro está algo más bajo que el año pasado, y esto parece estimular a los exportadores. Mientras tanto, el Banco Central Europeo (BCE) ha puesto en marcha el programa de flexibilización cuantitativa (QE) y parece determinado a demostrar que piensa continuar con ello.

Aun así, creemos que es probable que la región no disfrute del efecto “complementario” en el crecimiento año tras año, especialmente ahora que el precio del petróleo muestra signos de estabilizarse y el Euro parece estar acercándose al final de su liquidación. No creemos que se esté aproximando ninguna gran desaceleración a la zona Euro, pero reconocemos que el crecimiento ha sido particularmente fuerte durante los últimos meses y que sería de esperar una ralentización en el ritmo del crecimiento, algo que con toda probabilidad ocurrirá en algún punto de este año.

Zahn Bond slide_PA_spaUna razón por la que creemos que el crecimiento podría ralentizarse es que Alemania, el motor tradicional del crecimiento de la zona Euro, no está creciendo con tanta fuerza como algunos observadores habrían deseado, en especial si se compara con otras economías de la región que han tenido que hacer frente a algunos contratiempos en el pasado pero que ahora están mucho mejor.

En muchos casos, han sido estos países que han implementado reformas fundamentales los que disfrutan de un crecimiento más fuerte: Italia, por ejemplo, ha transformado su déficit presupuestario estructural en un superávit fiscal estructural y parece haber salido de la recesión. España también ha logrado reformar su mercado laboral ligeramente y parece tener su déficit presupuestario bajo control. Su economía ha estado creciendo con más fuerza durante los últimos meses.

No obstante, siempre hay más cosas que hacer porque, para muchos observadores, uno de los mayores problemas tanto de Italia como de España sigue siendo el desempleo. Sentimos que ninguno de los dos países ha hecho lo suficiente para liberar el mercado laboral, pero pensamos que es algo que llegará con el tiempo. Otros países han considerado reformas que finalmente han acabado en un segundo plano, en varios casos debido al crecimiento y a los bajos tipos de interés.

En nuestra opinión, frente a estas perspectivas positivas generales y con el programa de QE en marcha, los bonos europeos, especialmente en la llamada periferia (los miembros con mayores deudas y menor riqueza de la zona Euro) ofrecen un buen precio en los niveles actuales de rendimiento. Tenemos la sensación que el centro ofrece menos valor, pero que es mayor que en abril.

En abril y mayo, el mercado de bonos europeo sufrió una liquidación significativa, pero pensamos que, en vez de indicar algún cambio dramático en los fundamentos económicos subyacentes de la zona Euro, refleja más bien las consideraciones técnicas y de posicionamiento de algunos inversores. El desencadenante para la liquidación parece haber sido el bajo rendimiento que el mercado de bonos europeo experimentó a mediados del pasado abril. Sin embargo, una revisión más objetiva de los datos revela que ahora mismo los rendimientos europeos se muestran al mismo nivel que a principios de año; algunos están algo más altos, otros más bajos, pero en general no hay ningún cambio significativo. Así pues, podríamos decir que no hay ninguna razón para mostrarse menos positivo sobre las perspectivas de la renta fija europea ahora que durante el primer trimestre.

Un factor importante a tener en cuenta en la zona Euro es la firme actitud del BCE respecto al programa de QE. El BCE ha dejado claro que pretende continuar con su programa de compra de activos bajo el paraguas de QE hasta septiembre de 2016 e incluso más, si es necesario.

Algunos comentaristas han debatido sobre si el BCE debería considerar una reducción del programa de QE, pero basándonos en los recientes comentarios del presidente del BCE, Mario Draghi, y otros miembros del consejo, consideramos que es muy poco probable que el banco reduzca el programa, a menos que se produzca un cambio drástico en los datos económicos. Si esto no ocurre, creemos que el programa continuará hasta septiembre del año próximo y posiblemente más allá. Es interesante considerar que la reciente volatilidad del mercado de bonos europeo permite que gestores activos de la cartera como nosotros se aprovechen de nuevas oportunidades.

Nos parece  posible que el mercado de Europa se mantenga ligeramente más volátil, al menos a corto plazo, y es entonces cuando pensamos que la gestión activa entra en juego, porque permite a los gestores perseguir posibles oportunidades que tal vez no figuren en los índices. También buscamos gestionar el riesgo de divisas de forma activa en conjunto con nuestras inversiones en Europa, y creemos que tener la habilidad de asignar entre los distintos países cuando creamos que sea el momento adecuado puede añadir un valor significativo.

Los comentarios, las opiniones y los análisis constituyen la opinión personal del gestor de inversiones, son para fines informativos e interés general solamente, y no deben considerarse asesoramiento para inversión individual ni recomendaciones ni invitaciones para comprar, vender o mantener cualquier título o adoptar cualquier estrategia de inversión.  Tampoco constituyen asesoramiento legal o fiscal. La información proporcionada aquí es válida a la fecha de esta publicación, puede cambiar sin previo aviso y no es un análisis completo de cada hecho material en relación con ningún país, mercado regional o inversión.

Es posible que, en la preparación de este material, se haya utilizado información de fuentes de terceros y que Franklin Templeton Investments (“FTI”) no haya verificado, validado o auditado dicha información de forma independiente. FTI no asume responsabilidad alguna por la pérdida que surja del uso de esta información, y la confiabilidad en los comentarios, las opiniones y los análisis del material es a entera discreción del usuario. Es posible que los productos, los servicios y la información no estén disponibles en todas las jurisdicciones y que empresas asociadas a FTI y/o sus distribuidores los ofrezcan según lo permita la legislación y normativa local. Consulte con su propio asesor profesional para obtener más información sobre la disponibilidad de productos y servicios en la jurisdicción en la que se encuentra.

CFA® y Chartered Financial Analyst® son marcas comerciales propiedad del CFA Institute.

Para recibir las perspectivas de Franklin Templeton en su bandeja de entrada, subscríbase al blog Beyond Bulls & Bears.

Para conocer noticias de inversión oportuna, síganos en Twitter @FTI_Global y en LinkedIn. Twitter @FTI_Global and on LinkedIn.

CFA® y Chartered Financial Analyst® son marcas comerciales propiedad del CFA Institute.

¿Cuáles son los riesgos?

Todas las inversiones implican riesgos, incluida la posible pérdida de capital. El valor de las inversiones puede experimentar oscilaciones al alza o a la baja, y cabe la posibilidad de que los inversores no recuperen el capital total que invirtieron. Los cambios en los tipos de interés afectarán al valor de una cartera, así como a su rentabilidad. Los precios de los bonos normalmente se mueven en dirección opuesta a los tipos de interés.  Por consiguiente, a medida que los precios de los bonos en una cartera se ajustan a un alza en los tipos de interés, la rentabilidad de la cartera puede caer. Los riesgos especiales están relacionados con la inversión extranjera, incluyendo las fluctuaciones de moneda, la inestabilidad económica y los desarrollos políticos.  Las inversiones en los mercados en desarrollo suponen mayores riesgos relacionados con los mismos factores, además de los vinculados con su tamaño relativamente pequeño y su menor liquidez. En una cartera de inversiones gestionada de forma activa, no hay garantías de que las técnicas de inversión y los análisis de riesgo aplicados por el gestor de inversiones produzcan los resultados deseados.