Beyond Bulls & Bears

La zona Euro busca solucionar las grietas de la crisis griega

Esta entrada también está disponible en: Inglés Holandés Francés Italiano Alemán Polaco

El miércoles 15 de julio se cerró un capítulo de la saga de deuda griega tras la aprobación por parte del parlamento del país de un nuevo plan de rescate acordado esa misma semana por el Primer Ministro Alexis Tsipras y los negociadores de la Unión Europea. Sin embargo, está claro de que no se trata del capítulo final. Las cortantes discusiones que han llevado a Europa a este punto tardarán mucho en sanar. David Zahn, director de Renta Fija Europea de Franklin Templeton Fixed Income Group, cree que la zona Euro podría emerger más integrada, pero explica que han surgido algunas fracturas que necesitan ser atendidas primero.

David Zahn
David Zahn

David Zahn, CFA, FRM
Director de Renta Fija Europea
Vicepresidente Senior
Franklin Templeton Fixed Income Group

En general, parece que el nuevo plan de rescate acordado por el gobierno griego y sus acreedores el lunes 13 de julio, y aprobado ahora por el parlamento griego, es peor para la gente griega ya que probablemente llevará a una mayor austeridad que el plan que se sometió a votación y se rechazó en un referéndum a principios de mes.

No creo que esto resulte sorprendente teniendo en cuenta que tanto la situación económica de Grecia como la relación política entre el gobierno de Grecia y sus acreedores se han deteriorado desde el referéndum. Sin embargo, parece claro que las autoridades griegas han decidido que lo más importante es permanecer en el Euro.

Yo no diría, como sí lo han hecho otros comentaristas, que se haya eliminado por completo la posibilidad de una salida de la zona Euro por parte de Grecia (“Grexit”), porque todavía existen algunos obstáculos por superar para que el acuerdo sea satisfactorio, pero la aprobación parlamentaria de Grecia significa que la probabilidad de una salida se ha reducido considerablemente.

Lo que el parlamento griego ha aprobado ahora es en realidad poco más que un entendimiento, y en nuestra opinión, hay un gran número de cuestiones pendientes que tienen el potencial de crear problemas o controversia antes de que se llegue a una resolución final.

Es posible que se necesiten varios meses para concretar los detalles del acuerdo, incluidas la garantía de un mayor apoyo parlamentario, no solo en Grecia sino en varios países de la zona Euro, la implementación de más reformas y la confirmación de la financiación provisional. Podríamos considerar septiembre como un plazo realista.

Desde el punto de vista de un inversor en la amplia región de la zona Euro, una vez superada la gran cantidad de aprobaciones, enmiendas y modificaciones del sistema judicial que requiere el último acuerdo, la región debería convertirse en un lugar mucho más tranquilo para invertir.

En mi opinión, creo que el Euro descenderá una vez se implanten esos acuerdos, ya que es probable que los inversores se concentren en los efectos del programa de flexibilización cuantitativa (QE) del Banco Central Europeo (BCE). También esperamos ver un mayor ajuste de la llamada periferia de Europa como resultado de las expectativas del mercado de una disminución de la amenaza de contaminación.

No obstante, sí que creo que el período previo a este acuerdo ha creado algunas fracturas en la zona Euro que podrían ser importantes a largo plazo. Por primera vez en la breve historia de la zona Euro, las economías más grandes de la región, Alemania y Francia, han mostrado opiniones opuestas sobre cómo actuar frente a la crisis de la región.

Alemania estaba al frente de la facción más dura y pedía unas mayores concesiones por parte de las autoridades griegas, mientras que Francia, al igual que Italia, parecía más acomodaticia y argumentaba que la integridad de la zona Euro es fundamental.

Creo que resulta significativo que, a pesar de que Grecia nunca amenazara de forma explícita con una salida del Euro en un comunicado oficial, el mensaje de Alemania y sus seguidores fuese que el fracaso a la hora de llegar a un acuerdo terminaría en Grexit.

Esta es, por lo tanto, la primera vez en la que realmente ha surgido la posibilidad de expulsar a un país de la zona Euro, y va en contra de la idea de que una vez un país pasa a formar parte de la unión monetaria está vinculado a ella y no puede irse.

Esto plantea la pregunta de si se establece un precedente, y creo que llegará el día en el que este momento se considere algo importante, ya que si vuelve a haber una crisis en el futuro, la pregunta de una salida o expulsión de la zona Euro podría plantearse de nuevo.

La crisis de deuda griega y las dolorosas negociaciones muestran todo el trabajo que queda por hacer para integrar por completo y solidificar la zona Euro y arreglar cualquier relación fracturada.

Los períodos de estrés pueden sacar a la luz las grietas de cualquier relación. El foco de atención de los líderes de la región para los próximos años será el acercamiento entre los países de la zona Euro. Así, si llega a haber otra crisis en la región, con suerte no tendremos que repetir este agotador y doloroso escenario.

A largo plazo, creo que uno de los posibles resultados de la resolución de la crisis griega puede llegar a ser positivo para la zona Euro, es decir, si los electores reconocen la necesidad de hacer que el Euro esté más integrado y de convertir la zona Euro en un grupo más homogéneo en vez de ser simplemente una multitud de países en una unión monetaria. Creo que es allí a donde nos dirigimos.

La otra opción, una que yo no creo que pueda ser positiva para la zona Euro, es un ensanchamiento de las grietas donde los dos lados continúen luchando entre ellos durante algún tiempo. Ya es suficientemente difícil conseguir que la zona Euro continúe avanzando en los mejores momentos, pero las disputas entre los principales actores lo haría todavía más complicado.

Evidentemente, una zona Euro más homogénea tendría algunas implicaciones significativas para otra salida potencial de Europa de la que ya se ha hablado mucho: la “Brexit”, o la posible retirada de la Unión Europea (UE) por parte del Reino Unido.

2017 es la fecha programada para un referéndum respecto a la afiliación del Reino Unido a la UE, y antes de esa fecha el Primer Ministro británico David Cameron ha prometido renegociar algunas normas de la UE que son impopulares entre sus votantes.

Sin embargo, si la zona Euro, uno de los integrantes principales de la UE, se vuelve más homogénea y más parecida a un único sistema fiscal, los países que se encuentran fuera de ella, como el Reino Unido, tendrán menos que decir.

Teniendo en cuenta el resultado y la naturaleza del acuerdo alcanzado por Tsipras, es poco probable que el gobierno de Syriza en Grecia se mantenga en su forma actual. Paradójicamente, es posible que Tsipras tenga que confiar en el apoyo de la oposición para aceptar muchas de estas reformas, ya que varios miembros del partido de Syriza no quieren las nuevas medidas de austeridad que es probable que vengan con el nuevo acuerdo.

Tsipras tendrá que hacer cambios en su gobierno pero no preveo ninguna convocatoria convencional de elecciones hasta después de que reabran los bancos, ya que parece que todo el mundo quiere hacerlo responsable de ello. A un plazo más largo, la pregunta continúa siendo el modo en el que se reformará el gobierno. ¿Será una coalición amplia? ¿O habrá un gobierno tecnócrata que implemente estas nuevas medidas?

Lo que sí que veo entre las consecuencias es un descenso del apoyo a los partidos políticos extremistas en Europa.

El partido Syriza llegó al poder en Grecia con una agenda de izquierdas, prometiendo el mundo al electorado griego. No obstante, al final no fue capaz de cumplir sus promesas. En la última estimación, el pueblo griego se encuentra en una situación probablemente peor a la que se hubiese encontrado si Syriza hubiera llegado a un acuerdo nada más llegar al poder.

Por lo tanto, es de esperar que la popularidad de algunos de los partidos más extremistas de Europa decaiga a medida que el electorado reconozca que es muy improbable que la UE en particular les permita implementar políticas fiscales que se aparten mucho de lo convencional. Esto es particularmente relevante en España, donde el partido de izquierdas Podemos se ha vuelto muy popular en las últimas elecciones.

De modo que podemos estar al final de este capítulo de la saga griega, pero está claro que no se trata del capítulo final. Continuará habiendo problemas en Grecia hasta que el país implemente las reformas que sean necesarias para colocarlos en un camino fiscal sostenible. Tal vez la experiencia de Grecia, y particularmente su aceptación final de la necesidad de reformas, sirva como presión en otros países más débiles de la zona Euro para que continúen avanzando.

Los comentarios, las opiniones y los análisis constituyen la opinión personal del gestor de inversiones, son para fines informativos e interés general solamente, y no deben considerarse asesoramiento para inversión individual ni recomendaciones ni invitaciones para comprar, vender o mantener cualquier título o adoptar cualquier estrategia de inversión. Tampoco constituyen asesoramiento legal o fiscal. La información proporcionada en el presente material es válida a la fecha de su publicación y puede variar sin previo aviso, y no pretende ser un análisis completo de todo hecho material en relación con ningún país, mercado regional o inversión.

Es posible que, en la preparación de este material, se haya utilizado información de fuentes de terceros y que Franklin Templeton Investments (“FTI”) no haya verificado, validado o auditado dicha información de forma independiente. FTI no asume responsabilidad alguna por la pérdida que surja del uso de esta información, y la confiabilidad en los comentarios, las opiniones y los análisis del material es a entera discreción del usuario. Es posible que los productos, los servicios y la información no estén disponibles en todas las jurisdicciones y que empresas asociadas a FTI y/o sus distribuidores los ofrezcan según lo permita la legislación y normativa local. Consulte con su propio asesor profesional para obtener más información sobre la disponibilidad de productos y servicios en la jurisdicción en la que se encuentra.

Reciba más perspectivas de Franklin Templeton Investments en la bandeja de entrada de su correo electrónico. Suscríbase al blog Beyond Bulls & Bears.

Para conocer noticias de inversión oportunas, síganos en Twitter @FTI_Global y en LinkedIn.

CFA® y Chartered Financial Analyst® son marcas comerciales propiedad del CFA Institute.

¿Cuáles son los riesgos?

Todas las inversiones implican riesgos, incluida la posible pérdida de capital. El valor de las inversiones puede experimentar oscilaciones al alza o a la baja, y cabe la posibilidad de que los inversores no recuperen el capital total que invirtieron.