Beyond Bulls & Bears

Perspectivas sobre el creciente mercado de renta fija de Europa

Esta entrada también está disponible en: Inglés Holandés Francés Italiano Polaco

Se reclama al Banco Central Europeo (BCE) la adopción de nuevas medidas de expansión monetaria en su próxima reunión del consejo de gobernadores prevista el 10 de marzo. David Zahn, director de Renta fija europea del Grupo de Renta Fija de Franklin Templeton, cree que sí actuará, pero sospecha (justo después de su reunión en diciembre—que el mercado en general podría albergar expectativas excesivas, por lo que tal vez se sienta defraudado con el resultado final. Por otro lado, David Zahn sigue siendo razonablemente optimista sobre la situación en Europa, y explica por qué considera que los temores sobre el sector bancario son exagerados y por qué la reciente volatilidad debería brindar oportunidades a los inversores a largo plazo.

David Zahn
David Zahn

David Zahn, CFA, FRM
Director de Renta Fija Europa
Vicepresidente sénior, gestor de cartera
Grupo de renta fija Franklin Templeton

En líneas generales, creemos que la economía europea en su conjunto va bien y que la llamada “economía real”, ligada a la producción de bienes y servicios, de momento, parece haber sido inmune a la volatilidad existente en los mercados financieros. Es innegable que la inflación se mantiene baja en Europa, pero al menos sigue una trayectoria positiva, mientras que el crecimiento viene impulsado en su mayoría por el consumo interior.

Sin embargo, compartimos la expectativa generalizada de que la volatilidad que hemos presenciado en los últimos meses continuará durante algún tiempo más, razón por la cual pensamos que el BCE apostará por una mayor relajación monetaria, probablemente ampliando su programa de expansión cuantitativa (QE) todavía más. Dada la preferencia de los mercados por la certidumbre, saber que habrá un comprador de activos durante un periodo extendido es muy importante, a nuestro juicio. En estos momentos nos parece improbable que el BCE se plantee ampliar el alcance de su programa para abarcar a otros activos financieros; si eso, podría ampliar la lista de emisores con activos que pueda adquirir para incluir más deuda de agencias, pero creemos que ahí acabará la cosa.Zahn chart-es-ES

Nos parece importante recordar el avance que se ha logrado desde la introducción del programa de expansión cuantitativa. Hace un año los expertos de la zona euro se fijaban en los datos de deflación, la deslucida economía y la solidez del euro. Hoy día, el crecimiento es más robusto, el euro se ha depreciado y la inflación es positiva (cierto que no mucho, pero sí algo positiva). Así pues, no creemos que haya razones para que el BCE se deje llevar por el pánico; a nuestro modo de ver, simplemente debería seguir adelante con el plan de adquisición de bonos en el futuro inmediato.

También creemos que es interesante examinar la relevancia y dinámica cambiantes del mercado de renta fija europea en general, cuyo tamaño casi se ha duplicado desde 2005 hasta alcanzar más de 10 billones de euros en la actualidad, incluida la deuda pública, la deuda corporativa de categoría de inversión y los bonos “high yield”.

En el ámbito de la deuda corporativa, un número creciente de emisores no europeos de gran tamaño está optando por emitir en Europa. Pensamos que esto no solo es una buena noticia para la diversificación de los mercados europeos de renta fija, sino también para los inversores que precisan tener ese alcance global para poder conocer todos los valores que se emiten en Europa.

La relevancia y dinámica cambiantes del mercado de renta fija europea también pone de relieve la tremenda envergadura del programa de compra de bonos del BCE, que asciende a 1,5 billones de euros. Esto, a nuestro juicio, es una buena razón para creer que las rentabilidades en Europa seguirán estando aseguradas durante algún tiempo.

Los balances financieros de los bancos se contraen

A medida que llegan al mercado más emisores corporativos, vemos que la desintermediación del sistema bancario va aumentando. Un mercado de renta fija más grande permite que la desintermediación ocurra a un ritmo acelerado, porque el número de inversores internacionales interesados en participar crece conforme el mercado aumenta de tamaño. Para moverse más en sintonía con Estados Unidos, es necesario que los balances financieros de los bancos europeos se contraigan aún más como porcentaje del producto interior bruto (PIB). Para ello es necesario que más empresas entren directamente en el mercado de renta fija; tener un mercado de renta fija más grande y más líquido debería contribuir a la formación de ese entorno.

Dicho esto, en nuestra opinión, el sector bancario en Europa en general se encuentra en muy buena forma y sin duda goza de mucha mejor salud de la que ha tenido en muchos años. Algunos bancos ubicados en determinados países tienen problemas que deben abordarse, pero los gobiernos y los propios bancos parece que se están ocupando de ellos. El capital del conjunto del sistema bancario es muy superior al que ha sido en muchos años y los balances de los bancos se están contrayendo[1].

Lo más importante es que la economía está creciendo, lo cual debería ser positivo para los bancos. A nuestro juicio, el gran problema al que se enfrentan los bancos son los tipos negativos que el BCE está aplicando a los depósitos y cómo eso podría afectar a su capacidad para ganar dinero. No obstante, en general, no creemos que la situación de tipos de interés negativos que vemos actualmente vaya a afectarles en exceso.

En resumen, existe cierta volatilidad coyuntural en los mercados, pero creemos que eso nos da la oportunidad de reposicionar nuestras carteras. Me siento más optimista sobre Europa en general y creo que será capaz de generar rentabilidades más altas de lo que han sido hasta ahora; me remito a nuestro análisis, según el cual la deuda privada europea está ofreciendo un valor muy atractivo, y eso es algo que no hemos podido decir en muchos años.

La deuda corporativa parece más atractiva

En el terreno de la deuda privada corporativa existen nombres selectos que están empezando a parecernos atractivos, tanto en investment grade como en high-yield, especialmente comparado con la deuda pública.

Algunos de los llamados “bonos del Estado de países periféricos” (por ejemplo, Italia y España) se han comportado bien a la postre, pero creemos que su tiempo probablemente se esté acabando. Aunque no esperamos que se produzca una venta masiva relevante de forma inminente de estos bonos del Estado periféricos, sí creemos que las posibles oportunidades de obtener rentabilidad no son tan interesantes como en el sector de deuda privada.

Los comentarios, las opiniones y los análisis recogidos aquí tienen carácter meramente informativo, por lo que no deben interpretarse como un asesoramiento de inversión individual ni como una recomendación para invertir en un valor o adoptar cualquier estrategia de inversión. Debido a la celeridad con que pueden cambiar las condiciones económicas y de mercado, los comentarios, las opiniones y los análisis recogidos aquí son válidos sólo en la fecha de su publicación y pueden variar sin previo aviso. Este artículo no pretende ser un análisis completo de cada hecho relevante en relación con cualquier país, región, mercado, sector, inversión o estrategia.

Para recibir más perspectivas de Franklin Templeton directamente en su bandeja de correo, suscríbase al blogBeyond Bulls & Bears.

Para acceder a novedades de inversión puntuales, síganos en Twitter @FTI_Global y en LinkedIn.

¿Cuáles son los riesgos?

Todas las inversiones conllevan riesgos, incluida la posible pérdida de capital. Los precios de los bonos generalmente varían en sentido opuesto a los tipos de interés. Por lo tanto, la cartera puede verse depreciada durante el proceso en que los bonos mantenidos en ella ajustan sus precios al aumento de los tipos de interés. La inversión en títulos extranjeros conlleva riesgos especiales, entre ellos el riesgo de fluctuaciones cambiarias, de inestabilidad económica y de acontecimientos políticos adversos.

Categorías: Renta fija, Perspectivas

Etiquetas: Mercado de renta fija, David Zahn, Banco Central Europeo (BCE), Volatilidad

Metadescripción: David Zahn, director de Renta Fija Europa, Grupo de renta fija Franklin Templeton, reflexiona sobre el creciente mercado de renta fija de Europa.

Cita: Compartimos la expectativa generalizada de que la volatilidad que hemos presenciado en los últimos meses continuará durante algún tiempo más, razón por la cual pensamos que el BCE apostará por una mayor relajación monetaria, probablemente ampliando su programa de expansión cuantitativa todavía más.

[1] Fuente: Autoridad Bancaria Europea, Tablero de Riesgos, 3T 2015 [https://www.eba.europa.eu/documents/10180/1257370/EBA+Dashboard+-+Q3+2015.pdf]