Beyond Bulls & Bears

Por qué Europa se equivoca al ignorar la amenaza del Brexit

Esta entrada también está disponible en: Inglés Holandés Francés Italiano Polaco

Aunque las noticias de portada en el Reino Unido se llenan con rumores en torno al referéndum sobre si el país debe seguir siendo miembro de la Unión Europea, los inversores de Europa continental parecen mostrar muy poco interés en el asunto. Sin embargo, de acuerdo con David Zahn, esta votación tendrá profundas repercusiones, no solo para el Reino Unido, sino también para los mercados de toda Europa e incluso otras regiones. En su opinión, los inversores europeos deberían estar mucho más pendientes de las posibles consecuencias el referéndum para discernir las oportunidades que podrían surgir, con independencia del resultado de la votación.

David Zahn
David Zahn

David Zahn, CFA®, FRM
Director de Renta Fija Europa
Vicepresidente sénior, gestor de cartera
Grupo de renta fija Franklin Templeton

Durante los viajes que he realizado en Europa continental en días recientes me ha sorprendido mucho la poca atención que los inversores de allí están prestando a la perspectiva de que el Reino Unido vote a favor de su salida de la Unión Europea (UE). Parece que muchos inversores europeos creen que esta votación sobre el llamado “Brexit”, cuya celebración está prevista para el 23 de junio del presente año, es una cuestión que sólo afectará al Reino Unido. Nosotros, en el Grupo de Renta Fija Franklin Templeton, creemos que están equivocados, ya que el Brexit tiene importantes implicaciones para los mercados de inversión de Europa en su conjunto. Por otro lado, pensamos que la posibilidad de que la votación resulte favorable a la salida del país no está descontada en el mercado actualmente.

Días después de que el Primer Ministro británico, David Cameron, confirmara la fecha del referéndum, los mercados experimentaron cierta volatilidad que se cebó en activos específicos del Reino Unido; los diferenciales relativos a algunos emisores británicos de bonos denominados en euros se han ampliado considerablemente sin motivo aparente, lo que nos hace pensar que muchos europeos están vendiendo sus participaciones con exposición a dicho país.Zahn chart-es-ES

A medida que se acerque la fecha del referéndum, cabe esperar que la volatilidad se acelere hasta alcanzar a otros activos europeos, llegando a un punto de fluctuaciones extremas el día posterior a la votación sobre el Brexit. Este fenómeno trae oportunidades pero también desafíos, y pensamos que surgirán oportunidades para los inversores que estén atentos, cualquiera que sea el resultado.

Si los votantes del Reino Unido deciden permanecer en la UE, es de esperar que los mercados recobren rápidamente la calma. También cabe esperar que en los días posteriores al referéndum se produzca un repunte de las inversiones que hubieran sido objeto de ventas masivas, lo cual podría dar lugar a algunas buenas oportunidades para materializar valor. Si el resultado es favorable a la salida de la EU, también podrían brotar algunas oportunidades, aunque prevemos que la volatilidad aumentaría durante más tiempo en el conjunto del mercado europeo, así como en el Reino Unido. A nuestro juicio, los bonos de países periféricos sufrirían un aluvión de ventas masivas y también surgiría la cuestión de si el Brexit establece un precedente para que otros países se planteen su futuro en la Unión Europea.

Si el Reino Unido abandona la UE, el vínculo que tradicionalmente ha mantenido unido al conjunto de Europa podría resultar más quebradizo, y eso es algo que Europa debería tener en cuenta, en mi opinión.

La votación está pendiente de un hilo

Quizás algunos expertos en Europa continental no se hayan percatado todavía de que el resultado del referéndum no está claro en absoluto. Aunque ya se conocen las posturas políticas, al final la cuestión se decidirá mediante una votación pública. Cuando se han dado este tipo de votaciones en el pasado, normalmente hemos comprobado que los votantes no se deciden hasta el último minuto, de modo que cualquier mala noticia que provenga de Europa en los días previos al referéndum (o una escalada de la crisis de los refugiados) podría aumentar las posibilidades de una votación favorable a la salida.

Algunos participantes del mercado e inversores del Viejo Continente pueden tener la impresión de que el programa de compra de activos que viene aplicando actualmente el Banco Central Europeo (BCE) podría ser suficiente para contrarrestar cualquier repercusión negativa que pudiera derivarse del Brexit. En mi opinión, el BCE no tiene la capacidad de hacer tanto. Es cierto que podría cambiar o ampliar su programa de compras, pero creo que esto no evitaría la volatilidad.

Todavía quedan varias semanas para argumentar, debatir y negociar hasta la celebración del referéndum, pero en este contexto de agitación, me parece importante observar que Europa necesita al Reino Unido y el Reino Unido a Europa. A mi juicio, ninguna de las dos partes ganará si la votación resulta favorable al Brexit y se negocia mal el procedimiento de salida. Desde ese punto de vista, creo que sería mejor que el Reino Unido votara a favor de la permanencia.

Si se vota a favor de la salida, la atención se centrará en la negociación de los acuerdos que sustituirían al actual tratado de la Unión Europea. Todavía sería preciso que existieran intercambios comerciales, ya que la UE es el socio comercial más grande del Reino Unido, y tampoco debería interrumpirse la circulación de trabajadores, porque un enorme número de ciudadanos europeos trabajan en el Reino Unido. Además, habría que renegociar otros muchos asuntos de distinta índole.

Ante todo, conforme el debate se caldea, estamos seguros de que esta decisión tendrá profundas repercusiones, no solo para el Reino Unido, sino también para el continente europeo en su conjunto; por esa razón, creemos que es algo que los inversores europeos no pueden permitirse ignorar.

Los comentarios, las opiniones y los análisis recogidos aquí tienen carácter meramente informativo, por lo que no deben interpretarse como un asesoramiento de inversión individual ni como una recomendación para invertir en un valor o adoptar cualquier estrategia de inversión. Debido a la celeridad con que pueden cambiar las condiciones económicas y de mercado, los comentarios, las opiniones y los análisis recogidos aquí son válidos sólo en la fecha de su publicación y pueden variar sin previo aviso. Este artículo no pretende ser un análisis completo de cada hecho relevante en relación con cualquier país, región, mercado, sector, inversión o estrategia.

Es posible que, en la preparación de este material, se haya utilizado información de fuentes de terceros y que Franklin Templeton Investments (“FTI”) no haya verificado, validado o auditado dicha información de forma independiente. FTI no asume responsabilidad alguna, sea del tipo que sea, por pérdidas resultantes del uso de esta información y, en su caso, el usuario confiará en los comentarios, las opiniones y los análisis contenidos en el material por su propia cuenta y riesgo. Los productos, los servicios y la información podrían no estar disponibles en todas las jurisdicciones y son ofrecidos por las filiales de FTI y/o sus distribuidores conforme lo permitan las leyes y los reglamentos locales. Consulte a su propio asesor profesional para obtener información adicional sobre la disponibilidad de dichos productos y servicios en su jurisdicción.

Para recibir más perspectivas de Franklin Templeton directamente en su bandeja de correo, suscríbase al blogBeyond Bulls & Bears.

Para acceder a novedades de inversión puntuales, síganos en Twitter @FTI_Global y en LinkedIn.

CFA® y Chartered Financial Analyst® son marcas registradas propiedad de CFA Institute.

¿Cuáles son los riesgos?

Todas las inversiones conllevan riesgos, incluida la posible pérdida de capital. El valor de las inversiones puede tanto subir como bajar y los inversores podrían no recuperar todo el capital invertido. Los precios de los bonos generalmente varían en sentido opuesto a los tipos de interés. Por lo tanto, la cartera puede verse depreciada durante el proceso en que los bonos mantenidos en ella ajustan sus precios al aumento de los tipos de interés. La inversión en títulos extranjeros conlleva riesgos especiales, entre ellos el riesgo de fluctuaciones cambiarias, de inestabilidad económica y de acontecimientos políticos adversos.