Beyond Bulls & Bears

Brexit: todos los ojos puestos en la política

Esta entrada también está disponible en: Inglés Holandés Francés Italiano Alemán Polaco

Faltan menos de dos semanas para el tan esperado referéndum sobre el «Brexit» en el Reino Unido y su resultado aún está pendiente de un hilo. No obstante, según David Zahn, director de Renta fija Europea del Grupo de Renta Fija de Franklin Templeton, si alguien piensa que el resultado del voto sobre permanecer o salir de la Unión Europea —que debería de anunciarse el 24 de junio— supondrá el final de la incertidumbre y la volatilidad, seguramente quedará decepcionado. En este artículo, explica por qué cree que las consecuencias políticas de este voto seguirán probablemente influyendo en los mercados de inversión durante meses o hasta años, y no solo en el Reino Unido sino en toda Europa.

David Zahn
David Zahn

David Zahn, CFA, FRM
Director de Renta Fija Europea
Vicepresidente sénior, gestor de cartera
Grupo de Renta Fija Franklin Templeton

A medida que el Reino Unido se acerca a la fecha de su referéndum sobre el Brexit del 23 de junio, lo que sí podemos afirmar con certeza es que sus repercusiones, sea cual sea el resultado, seguramente se notarán durante un buen tiempo, y no solo en el Reino Unido.

En particular, creemos que la política se convertirá en un tema importante para los mercados financieros británicos en los próximos años, mientras el Partido Conservador que gobierna en el Reino Unido, cuyos diputados han estado profundamente divididos sobre el Brexit, trata de restablecer la cohesión.

El partido del gobierno conservador actual no tiene una gran mayoría en el parlamento. Si un número importante de sus diputados pasaran a ser disidentes, la administración podría perder la mayoría. En tales circunstancias, habría un gran interrogante sobre la capacidad real del gobierno para gobernar o incluso continuar en el poder.

Existe la opinión generalizada de que si el Reino Unido votara por salir de la Unión Europea (UE), el primer ministro David Cameron, que ha estado encabezando la campaña de la permanencia, dimitiría. La cuestión sería entonces cómo podría su sucesor unificar de nuevo al partido gobernante. Si se vota por permanecer, corresponderá a Cameron volver a conciliar a sus antiguos compañeros. En cualquier caso, probablemente no será una tarea fácil, y creemos que la incertidumbre intranquilizará seguramente a los mercados.

Además, podría temerse que la cuestión de la independencia de Escocia vuelva a emerger, especialmente si Escocia vota por permanecer en la UE pero el Reino Unido en conjunto opta por salir. Por consiguiente, creemos que el detalle del voto por regiones (Inglaterra, Escocia, Gales e Irlanda del Norte) será un factor importante en las consideraciones finales.

Esta confusión podría tener unas implicaciones considerables para los flujos de inversión hacia el Reino Unido, incluida la inversión directa extranjera y las inversiones de capital, así como su divisa. Y creemos que si hay suficiente agitación política, podría propagarse al resto de Europa.

Los signos de salida se contagian a otros países

Dado el resultado muy ajustado que prevén las encuestas, prevemos que la volatilidad que los mercados de renta variable y renta fija del Reino Unido y su divisa, la libra esterlina, han experimentado en las últimas semanas se mantenga hasta el día del referéndum. Pero sospechamos asimismo que podría haber más volatilidad también en los mercados de Europa continental, a medida que más líderes políticos europeos manifiesten sus opiniones en el periodo previo a la votación. Hay algunos indicios de que si el Reino Unido votara por salir de la UE, se podrían intensificar las solicitudes para celebrar referendos en otros países. Varios líderes políticos, en particular los que no pertenecen a los partidos tradicionales pero con un creciente apoyo popular, manifiestan más abiertamente su criticismo de los problemas que perciben en la UE.

En general, observamos cada vez más muestras de insatisfacción entre los votantes con los gobiernos de turno de toda Europa. El crecimiento económico europeo ha sido en general bastante débil y la gente trata de encontrar a un culpable. Los electores están empezando a cuestionar si los gobiernos actualmente en el poder deberían seguir estándolo. Creemos que por este motivo ha habido varias elecciones en Europa donde ha cambiado el statu quo.

Además de culpar a sus propios gobiernos, hay indicios de que algunas personas también están empezando a culpar a un organismo que está muy lejos, al que nunca han visto y del que no tienen ni idea de qué hace: es decir, la UE.

En unos cuantos países, sospechamos que seguramente hay una buena proporción de gente que consideraría votar por salir de la UE. Tal vez el número no sea excesivo, pero muestra que hay un nivel de insatisfacción con el sistema de gobierno europeo en su forma actual, y en concreto con la manera en que se gestiona.

En este sentido, creemos que el referéndum del Reino Unido está actuando de hecho como un pararrayos para los políticos y otras personas de toda Europa para manifestar sus opiniones, y creemos que esto podría generar más volatilidad en los mercados.

Además, pensamos que las repercusiones del Brexit para el resto de Europa son amplias, más de lo que muchos piensan.

Algunos organismos financieros internacionales como el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, así como la presidenta de la Reserva Federal estadounidense, Janet Yellen, han pronosticado que el Brexit podría generar una gran inestabilidad, no solo para los principales mercados financieros de Europa, sino también para los mercados financieros mundiales en general.

En vista de ello, nos sorprende que la renta fija europea en general, y la deuda pública periférica en particular, no parezca, en nuestra opinión, estar reflejando adecuadamente en sus precios el riesgo del Brexit. Si bien los precios de la deuda corporativa y pública británica parecen estar reflejando algo del riesgo, no lo observamos más en general en los mercados europeos. Ya nos referimos a este tema en un blog en marzo de este año. Desde entonces, las encuestas se han aproximado aún más y a pesar de ello, la percepción del riesgo del Brexit no ha reflejado esto.

Al parecer, muchos observadores piensan que el Banco Central Europeo (BCE) podría intervenir para compensar las turbulencias. Es cierto que se considera en general que el programa de compra de activos del BCE está funcionando (ha gastado mucho dinero y este mes empezó a comprar deuda corporativa), pero nos sigue preocupando que los bonos europeos de fuera del Reino Unido no descuentan todas las implicaciones de un Brexit.

Si el Reino Unido vota por salir, o si el resultado es muy ajustado, probablemente generará una gran incertidumbre, y creemos que los diferenciales de precios de los bonos podrían ampliarse a corto plazo.

No hay que olvidar que el 26 de junio, tres días después del referéndum sobre el Brexit en el Reino Unido, se celebrará la repetición de las elecciones generales españolas tras la falta de resultados concluyentes. Por consiguiente, en cuestión de tres días se producirán dos eventos políticos relativamente importantes, lo que indica que en toda Europa, es probable que los inversores sigan interesándose considerablemente por las maquinaciones políticas.

Los comentarios, las opiniones y los análisis recogidos aquí tienen carácter meramente informativo, por lo que no deben interpretarse como un asesoramiento de inversión individual ni como una recomendación para invertir en un valor o adoptar cualquier estrategia de inversión. Debido a la celeridad con que pueden cambiar las condiciones económicas y de mercado, los comentarios, las opiniones y los análisis recogidos aquí son válidos sólo en la fecha de su publicación y pueden variar sin previo aviso. Este artículo no pretende ser un análisis completo de cada hecho relevante en relación con cualquier país, región, mercado, sector, inversión o estrategia.

Para recibir más perspectivas de Franklin Templeton directamente en su bandeja de correo, suscríbase al blog Beyond Bull & Bears.

Para acceder a novedades de inversión puntuales, síganos en Twitter @FTI_Global y en LinkedIn.

CFA® y Chartered Financial Analyst® son marcas registradas propiedad de CFA Institute.

¿Cuáles son los riesgos?

Todas las inversiones conllevan riesgos, incluida la posible pérdida de capital. El valor de las inversiones puede tanto subir como bajar y los inversores podrían no recuperar todo el capital invertido. Los precios de los bonos generalmente varían en sentido opuesto a los tipos de interés. Por lo tanto, la cartera puede verse depreciada durante el proceso en que los bonos mantenidos en ella ajustan sus precios al aumento de los tipos de interés.