Beyond Bulls & Bears

Al día: el Reino Unido vota por salir de la UE

Esta entrada también está disponible en: Inglés Holandés Francés Italiano Alemán Polaco

Al día: Los profesionales de Franklin Templeton Investments ofrecen una breve pero esclarecedora actualización sobre un tema de inversión candente.

El jueves, 23 de junio de 2016, los votantes británicos desafiaron las expectativas y las severas advertencias de muchos políticos, empresarios y organizaciones económicas internacionales no gubernamentales y eligieron salir de la Unión Europea. En este artículo, David Zahn, director de Renta Fija Europea, Grupo de Renta Fija Franklin Templeton, presenta sus reflexiones iniciales sobre cómo pueden responder los mercados, así como los retos y las posibles oportunidades que ve por delante.

David Zahn
David Zahn

David Zahn, CFA, FRM
Director de Renta Fija Europea
Vicepresidente sénior, gestor de cartera
Grupo de Renta Fija Franklin Templeton

El Reino Unido ha votado por salir de la Unión Europea (EU). ¿Cuáles cree que serán las consecuencias inmediatas?

Creo que el voto de ayer provocará un aumento notable de la volatilidad en los mercados financieros. La libra esterlina seguramente caerá y ahora es probable que los tipos de interés del Reino Unido no varíen durante un tiempo, ya que esta decisión podría afectar en gran manera la confianza de los inversores.

A los mercados no les gusta lo desconocido, y un voto por el «Brexit» presenta mucha incertidumbre: no solo interrogantes sobre cómo se va a desarrollar esta situación sino incluso quién va a gestionarla.

Aunque es difícil cuando hay una tal volatilidad en los mercados, creemos que es importante, desde una perspectiva de inversión, mantener una orientación a largo plazo. Seguiremos muy de cerca lo que hagan los políticos, a quienes los mercados prestarán seguramente atención.

Esta podría ser una oportunidad para los inversores para reflexionar sobre la composición de sus carteras a largo plazo. Creemos que la conmoción de las próximas semanas y meses podría presentar algunas oportunidades, porque algunos activos que en otra situación serían atractivos podrían quedar atrapados en la refriega.

¿Cuáles serán las implicaciones para los mercados internacionales?

En general, considero que es un resultado negativo para el riesgo. Es decir, yo esperaría que los activos que los inversores consideran «arriesgados», como la renta variable y los bonos corporativos, registren una rentabilidad inferior y que se produzca una huida hacia la calidad hacia los activos considerados de menos riesgo, especialmente deuda pública británica y alemana.

Preveo que haya repercusiones para las economías más débiles de la zona euro y la UE en general, probablemente con una ampliación de los diferenciales de la deuda de la periferia europea, y preveo que el euro se deprecie —aunque seguramente no tanto como la libra— al ponerse en cuestión el futuro del proyecto europeo.

¿Qué implica la decisión de ayer para el futuro de la UE y de la zona euro?

Creo que la cuestión es cómo gestionará la UE este resultado. Si el Reino Unido —la quinta economía del mundo— no quiere permanecer en la UE, ¿cabe esperar que otros Estados miembros empiecen también a cuestionar su permanencia? La gente seguramente se preguntará si la UE puede seguir existiendo en su forma actual. Ahora que hay un precedente de que los países pueden salir de la UE, todas las miradas estarán puestas en los demás miembros donde ha habido una oleada de descontento con la pertenencia a la UE. En términos económicos, creo que el Banco Central Europeo (BCE) querrá mantener su política laxa en la zona euro, así que si la situación se vuelve muy volátil, podría plantearse realizar algunos ajustes (tal vez solo ajustes verbales), pero también posiblemente cambiar su programa de compras.

¿A qué signos/indicadores cree que los inversores deberían prestar especialmente atención a medida que la situación progrese en las próximas semanas y meses?

En mi opinión, el elemento crucial a observar será cómo evoluciona el panorama político del Reino Unido. Es de prever que haya algunos cambios, mientras el Partido Conservador en el gobierno, cuyos diputados han estado divididos sobre la cuestión de la pertenencia a la UE, trata de restablecer la cohesión. El otro gran motivo de preocupación para el Reino Unido será la reacción del gobierno escocés. Algunos observadores han especulado que si Escocia vota por permanecer en la UE y el Reino Unido por salir, Escocia tratará de celebrar un segundo referéndum por la independencia. Creo que la situación tendrá una gran carga política, lo que siempre suele poner nerviosos a los inversores. Si hay algo que no gusta a los mercados financieros es la incertidumbre.

¿Qué consecuencias potenciales de la decisión de ayer cree que han subestimado los mercados y analistas?

No creo que la mayor parte de la gente se dé cuenta de lo complejo que será para el Reino Unido el proceso de salida de la UE. El número de acuerdos que deben revisarse o iniciarse es enorme y se ha subestimado sobremanera, en mi opinión.

El Reino Unido no ha tenido que negociar un acuerdo comercial bilateral desde 1976, por lo que creo que hay que cuestionar con qué rapidez se puede hacer. Hemos visto lo mucho que puede tardar. Y no se trata solo de acuerdos comerciales: también está el movimiento de personas y temas importantes, como los vuelos de aviones: la UE tiene más de 60 acuerdos distintos en todo el mundo para permitir a los aviones de la UE sobrevolar otros territorios y aterrizar en ellos. El Reino Unido no tiene ninguno. Esto es un ejemplo de la gran cantidad de temas que deberán resolverse.

Por supuesto, la cuenta atrás para la salida del Reino Unido de la UE no empieza hasta que el gobierno británico lo solicite oficialmente. Podría haber algunos motivos justificados para no hacerlo de inmediato. Tendrá que haber muchas infraestructuras planeadas para empezar el proceso. Y en Alemania y Francia se celebrarán elecciones el año que viene. Como serán dos de los principales socios con quienes los funcionarios británicos tendrán que negociar las condiciones del Brexit, la cuestión es qué interés tendrán en negociar cuando hay elecciones inminentes en su país.

Tampoco sabemos cuál será la actitud de la UE ante las negociaciones con un Reino Unido que la abandona. Cabría esperar que la UE haga esas negociaciones bastante difíciles. Lo último que quiere hacer es sentar un precedente de que votar para salir de la UE no implica dificultades ni consecuencias.

Los comentarios, las opiniones y los análisis recogidos aquí tienen carácter meramente informativo, por lo que no deben interpretarse como un asesoramiento de inversión individual ni como una recomendación para invertir en un valor o adoptar cualquier estrategia de inversión. Debido a la celeridad con que pueden cambiar las condiciones económicas y de mercado, los comentarios, las opiniones y los análisis recogidos aquí son válidos sólo en la fecha de su publicación y pueden variar sin previo aviso. Este artículo no pretende ser un análisis completo de cada hecho relevante en relación con cualquier país, región, mercado, sector, inversión o estrategia.

Para recibir más perspectivas de Franklin Templeton directamente en su bandeja de correo, suscríbase al blog Beyond Bull & Bears.

Para acceder a novedades de inversión puntuales, síganos en Twitter @FTI_Global y en LinkedIn.

CFA® y Chartered Financial Analyst® son marcas registradas propiedad de CFA Institute.

¿Cuáles son los riesgos?

Todas las inversiones conllevan riesgos, incluida la posible pérdida de capital. El valor de las inversiones puede tanto subir como bajar y los inversores podrían no recuperar todo el capital invertido. Los precios de los bonos generalmente varían en sentido opuesto a los tipos de interés. Por lo tanto, la cartera puede verse depreciada durante el proceso en que los bonos mantenidos en ella ajustan sus precios al aumento de los tipos de interés.