Beyond Bulls & Bears

Renta fija

¿Apunta el resultado de las elecciones holandesas hacia el fin del auge del populismo en Europa?

El hecho de que el político de extrema derecha Geert Wilders no alcanzara el éxito esperado en las elecciones holandesas de esta semana ha llevado a algunos observadores a especular sobre la decadencia del experimento europeo con el populismo. Pero David Zahn, director de Renta Fija Europea en Franklin Templeton Fixed Income Group, sugiere que los inversores deben ser prudentes a la hora de extrapolar este resultado a los próximos comicios de Francia y Alemania. También analiza las consecuencias de la situación política del Reino Unido, donde el Gobierno está recibiendo peticiones para celebrar un segundo referéndum en Escocia al mismo tiempo que se prepara para dar comienzo al proceso de salida de la Unión Europea.

Esta entrada también está disponible en: Inglés Chino simplificado Holandés Francés Alemán Polaco

Otra votación, y otro resultado sorprendente, esta vez el de las elecciones generales de los Países Bajos. Pero la diferencia entre el resultado de las elecciones holandesas de esta semana y las anteriores sorpresas vividas en las urnas radica en que el auge esperado del populismo de extrema derecha no logró materializarse.

En ese sentido, el resultado fue más interesante de lo previsto. Consideramos que es especialmente significativo el hecho de que, a pesar de todo lo que se ha hablado sobre el aumento del populismo a nivel mundial, en este caso, el socio mayoritario de una coalición de Gobierno haya conseguido mejores resultados de lo esperado.

Además, dos de los partidos pro Unión Europea (UE) de los Países Bajos lograron más escaños en las elecciones.

Por otra parte, el ultraderechista Partido por la Libertad (PVV), liderado por Geert Wilders, no obtuvo resultados tan buenos como se esperaba, a pesar de que consiguió algunos escaños.

Para nosotros, el sentimiento general de los votantes en el país parecía más proeuropeo de lo que muchos observadores pensaban.

El resultado parace sugerir que puede que ese auge del populismo que desvelaban las encuestas de opinión no quede patente en otras elecciones europeas de 2017. En nuestra opinión, eso debería ser positivo para Europa en general.

Cabe esperar que la mayoría de los observadores intenten extrapolar el resultado de los comicios holandeses a Francia, donde el Frente Nacional de extrema derecha, liderado por Marine Le Pen, ha obtenido buenos resultados en los sondeos.

Hay muchas similitudes entre el Frente Nacional de Le Pen y el PVV de Wilder. Y, así, la gente podría empezar a preguntarse si Le Pen tiene en realidad el empuje que las encuestas han sugerido.

Este resultado podría llevar a los mercados a restar importancia a la probabilidad de que Le Pen llegue a la presidencia y a que esa posibilidad no se refleje en los precios. Podría observarse un ajuste de los diferenciales de los bonos del Gobierno franceses/alemanes en el período previo a la primera ronda de las elecciones presidenciales francesas del 23 de abril.

Sin embargo, creemos que los inversores deberían ser precavidos acerca de la autocomplacencia que prevalecía en torno a la votación del brexit en el Reino Unido y las elecciones presidenciales de EE. UU. Desde nuestro punto de vista, hay posibilidades de que Le Pen gane en la segunda ronda de las elecciones de mayo, aunque sean pocas.

Escocia aumenta la incertidumbre con un nuevo intento de independencia

Mientras tanto, al otro lado del Mar del Norte desde los Países Bajos, la primera ministra escocesa, Nicola Sturgeon, parecía intentar sabotear las labores de negociación del Gobierno del Reino Unido sobre el brexit antes incluso de que se pongan en marcha, al solicitar un segundo referéndum de independencia del resto del país, adelantándose a cualquier acuerdo de divorcio con la UE.

En el referéndum de independencia anterior, celebrado en septiembre de 2014, los votantes escoceses eligieron permanecer en el Reino Unido con un margen de 55,3% a 44,7%.

Dado el firme apoyo de Escocia a seguir en la UE durante el referéndum del brexit del año pasado, la petición del Gobierno escocés de una nueva votación sobre independencia no debería sorprender a nadie. No obstante, el momento no podría haber sido más incómodo para la primera ministra del Reino Unido, Theresa May, que estaba esperando para activar el artículo 50 y empezar de manera oficial el proceso del brexit antes del 31 de marzo.

Theresa May ha anunciado que no tiene la intención de permitir un referéndum de independencia en Escocia hasta que hayan finalizado las negociaciones del brexit; sin embargo, pensamos que tan solo la perspectiva de celebrar una votación de tal tipo podría incrementar el sentimiento de incertidumbre que rodea a todo el proceso del brexit.

Desde el punto de vista de un inversor, creemos que las incógnitas y la volatilidad resultantes podrían ofrecer nuevas oportunidades.

Ahora bien, opinamos que, en un principio, la activación del artículo 50 en sí misma tendrá escasas repercusiones en los mercados.

Las cuestiones domésticas acaparan la atención en Francia y Alemania

No esperamos oír nada importante sobre las negociaciones hasta principios del año que viene, simplemente porque las contrapartes del Reino Unido en esas negociaciones tienen asuntos domésticos en los que centrarse.

De las elecciones francesas, que se celebrarán en abril y mayo de este año, saldrá el nuevo presidente de la República, y hay posibilidades de que el liderazgo de Alemania, o al menos la composición de la coalición de Gobierno, cambie tras las elecciones de este otoño.

En nuestra opinión, sería muy difícil emprender negociaciones importantes con la UE sin que participen los dirigentes de Francia y Alemania. Desde esta perspectiva, cabe esperar que la historia del brexit se relaje una vez se ponga en marcha el artículo 50.

Esto podría ser bastante favorable, en nuestra opinión, pues dejaría que una parte del trabajo preliminar se realizase a puertas cerradas.

Creemos que en la actualidad muchas de las negociaciones previas en las que se compite por lograr un buen puesto se desarrollan en la prensa. Esperamos que, una vez que se ponga en marcha finalmente el artículo 50, los ánimos se calmen un poco a ambos lados y se mantengan conversaciones en privado, de forma que las negociaciones puedan ser más matizadas y efectivas.

Nuevos llamamientos a una votación sobre independencia en Escocia

Si bien en Escocia se celebró un referéndum de independencia hace tan solo dos años, la primera ministra Nicola Sturgeon, favorable a la independencia, siempre ha afirmado que se reservaba el derecho a solicitar una segunda votación al respecto si se producía un cambio sustancial de las circunstancias.

Se podría decir que el brexit representa un cambio bastante sustancial. Sin embargo, creemos que un nuevo referéndum no ayudaría a Theresa May.

De hecho, consideramos que un resultado a favor de la independencia de Escocia podría debilitar de forma considerable el poder de negociación del Reino Unido como país.

Sobre la base de experiencias previas, podríamos esperar que la UE se fraccione durante las negociaciones del brexit, posiblemente dividiéndose entre facciones federalistas y no federalistas. Ahora bien, con estos llamamientos a la independencia, estamos presenciando la fractura del Reino Unido antes incluso de que comiencen las negociaciones.

Así que ahora queda por ver si el Gobierno de Westminster aprueba la celebración de un segundo referéndum de independencia o en qué términos. Si Escocia tiene la esperanza de volver a entrar o incluso permanecer en la UE como país independiente, es esencial que el referéndum de independencia cuente con el apoyo del Parlamento del Reino Unido en Westminster.

La decisión de Sturgeon también cuestiona el futuro del papel de Irlanda del Norte dentro del Reino Unido; al igual que en Escocia, en Irlanda del Norte la mayoría votó permanecer en la UE en el referéndum del año pasado.

Lecciones extraídas del referéndum

En caso de que el Gobierno del Reino Unido decida aprobar una nueva votación sobre la independencia de Escocia, esperamos que los políticos hayan aprendido de referéndums anteriores y exijan una participación más numerosa o un mayor margen de victoria para que el resultado sea vinculante.

En nuestra opinión, las maquinaciones políticas ocultas tras la campaña del nuevo referéndum de independencia y las negociaciones del brexit podrían crear incertidumbre y volatilidad en los mercados de la libra esterlina y el Reino Unido. Pensamos que se dará mucha importancia a detalles nimios que pueden sonar importantes pero que en realidad no lo son. Esto puede brindar oportunidades a aquellos inversores activos que estén atentos.

Sin embargo, creemos que, en general, los inversores se centrarán en los activos defensivos tradicionales. Los bonos del Estado y los créditos pueden salir beneficiados, ya que los inversores buscan más seguridad en su cartera como resultado de la incertidumbre en otras áreas del mercado financiero.

Nos sorprendería que el Banco de Inglaterra hiciera algo más que mantener su combinación actual de medidas económicas basada en dejar que su programa de expansión monetaria cuantitativa se desarrolle y después esperar a ver qué pasa.

Los comentarios, las opiniones y los análisis recogidos aquí son las opiniones personales expresadas por el gestor de inversiones y su finalidad es meramente informativa y de interés general, por lo que no deberá interpretarse como un asesoramiento de inversión individual ni como una recomendación o invitación para comprar, vender o mantener valor alguno o adoptar cualquier estrategia de inversión. Tampoco constituye asesoramiento jurídico o tributario. La información facilitada en este material se suministra a la fecha de su publicación y puede cambiar sin aviso previo y no es un análisis completo de cada hecho material en relación con cualquier país, mercado regional o inversión.

Es posible que, en la preparación de este material, se haya utilizado información de fuentes de terceros y que Franklin Templeton Investments («FTI») no haya verificado, validado o auditado dicha información de forma independiente. FTI no asume responsabilidad alguna, sea del tipo que sea, por pérdidas resultantes del uso de esta información y, en su caso, el usuario confiará en los comentarios, las opiniones y los análisis contenidos en el material por su propia cuenta y riesgo. Los productos, los servicios y la información podrían no estar disponibles en todas las jurisdicciones y son ofrecidos por las filiales de FTI y/o sus distribuidores conforme lo permitan las leyes y los reglamentos locales. Consulte a su propio asesor profesional para obtener información adicional sobre la disponibilidad de dichos productos y servicios en su jurisdicción.

Para recibir más perspectivas de Franklin Templeton Investments directamente en su bandeja de correo, suscríbase al blog Beyond Bulls & Bears.

Para acceder a novedades de inversión puntuales, síganos en Twitter @FTI_Global y en LinkedIn.

CFA® y Chartered Financial Analyst® son marcas registradas propiedad de CFA Institute.

¿Cuáles son los riesgos?

Todas las inversiones conllevan riesgos, incluida la posible pérdida de capital. Los precios de los bonos generalmente varían en sentido opuesto a los tipos de interés. Por lo tanto, la cartera puede verse depreciada durante el proceso en que los bonos mantenidos en ella ajustan sus precios al aumento de los tipos de interés. La inversión en títulos extranjeros conlleva riesgos especiales, entre ellos el riesgo de fluctuaciones cambiarias, de inestabilidad económica y de acontecimientos políticos adversos.