Más allá de los tituares: en busca de oportunidades en los mercados actuales
5 abril 2017

Esta entrada también está disponible en: Inglés, Francés, Italiano, Alemán, Polaco

Download PDF

En un momento en que los mercados reaccionan en parte a los acontecimientos geopolíticos, es difícil no dejarse distraer por los titulares de la prensa. Para ayudar a analizar detenidamente estas noticias, algunos de nuestros líderes sénior de inversión participaron recientemente en una mesa redonda para debatir sobre los acontecimientos que moldean los mercados globales en la actualidad, las consecuencias que acarrean para los inversores y sobre dónde ven posibles oportunidades en el futuro.  A continuación, compartimos un fragmento de esta mesa redonda.

Si desea obtener comentarios más detallados, descargue nuestro artículo temático “Más allá de los titulares: en busca de oportunidades en los mercados actuales.”

Tome asiento y comparta mesa con nuestros profesionales de inversión, consulte nuestro canal de YouTube para ver videos sobre este y otros temas.

Líderes sénior destacados

 

 Christopher J. Molumphy, CFA

Vicepresidente ejecutivo

Director de inversión

Franklin Templeton Fixed Income Group

 

Edward D. Perks, CFA

Vicepresidente ejecutivo

Director de inversión

Franklin Templeton Equity

 

 Stephen H. Dover, CFA

Director general, Director de inversión

Templeton Emerging Markets Group y Franklin Local Asset Management

 

Sonal Desai, Ph.D.

Vicepresidente sénior, Director de análisis

Templeton Global Macro

Director de análisis

Templeton Global Macro

 

Ed Perks: En los Estados Unidos, vemos potencial para que se produzca un crecimiento más rápido, esto es, potencial para que aumenten las ganancias, el flujo de efectivo y los dividendos. Al mismo tiempo, observamos una mayor diferenciación en los sectores y entre las acciones individuales. Creo que este entorno es muy adecuado para gestores activos como nosotros, pues nos permite establecer diferencias con optimismo a medida que avanzamos en este ciclo.

Con la pronunciada mejora de la actitud de los consumidores y las empresas, entre otros factores, los mercados han adoptado en general una tendencia en cierta medida reflacionaria, así como expectativas de aceleración del crecimiento. Creo que están empezando a observarse cambios en la percepción de los resultados que lograrán obtener las empresas en relación con su capacidad para mantener márgenes de beneficios atractivos, junto con posibles cambios de rumbo positivos en las políticas como, por ejemplo, impuestos más bajos y menos regulación empresarial.

Consideramos que las acciones estadounidenses, desde un punto de vista relativo, siguen siendo muy atractivas, y reconocemos que hay posibilidades de que esto vaya en aumento, pero no sin riesgos que deben controlarse. La reflación puede ser positiva, pero hay otra cara de la moneda: la inflación, el aumento del coste de los insumos y la creciente presión salarial pueden resultar problemáticos y contrarrestar algunos de los aspectos positivos.
A nivel global, en lo que se refiere a la renta variable, el desempeño ha sido inferior en una serie de regiones con respecto a los Estados Unidos y las valoraciones son un poco más bajas en general, lo cual consideramos interesante. Creo que las expectativas también son bastante bajas. Las multinacionales fuertes que se enfrentan tanto a la exposición a la economía estadounidense como a las economías de mercados emergentes nos parecen interesantes.

Sonal Desai: Si analizamos la situación mundial en general, creemos que muchos están sobrestimando las consecuencias negativas o catastróficas de la política comercial en los mercados emergentes. Todavía hay muchísimas posibles oportunidades en ellos, desde nuestro punto de vista.

Por ejemplo, vemos a América Latina como una región que ha experimentado una ola de populismo similar a la que ahora estamos observando en varios países desarrollados, con la diferencia de que allí sucedió hace 10 años. También observamos que se está produciendo un distanciamiento del populismo en algunos de estos países, entre ellos, Argentina y Brasil.

Luego hay países como México y Colombia que nunca llegaron a ir en esa dirección y solo han vivido un amplio periodo de políticas extremadamente favorables. Creemos que hay oportunidades atractivas con valoraciones atractivas en muchas partes de América Latina.

Nos estamos tomando los riesgos del populismo muy en serio. Creo que la mayor parte de las personas está subestimando, en cierta medida, la importancia de la actual ola de populismo, cuyo motor, la inmigración, es una cuestión inmediata para el ciudadano medio, no algo esotérico como los déficits presupuestarios. La inmigración es un problema grave en toda Europa ahora mismo.

Opinamos que las políticas de la zona euro probablemente tengan que adaptarse un poco a esta ola de populismo. En lo que respecta a cómo sería de perturbador para los mercados, creo que lo sabremos en los próximos meses.

Stephen Dover: Yo diría que la mayor oportunidad que tenemos es entender cómo han cambiado los mercados emergentes y, de esa forma, podremos reconocer algunas de las oportunidades que surjan, en particular, en el ámbito tecnológico. La región o el área que nuestro equipo considera un punto destacado en la actualidad es América Latina en general.

Asimismo, hemos observado una mejora de las ganancias y de las valoraciones en las empresas de mercados emergentes y consideramos que, con las divisas correspondientes quizás ya infravaloradas, esto ofrece más oportunidades.

En general, a los mercados emergentes les ha ido bien. Si volvemos la vista atrás y tenemos en cuenta algunos de los titulares negativos del año pasado, como las grandes preocupaciones sobre el mercado y la subida del dólar estadounidense, habríamos pensado que el desempeño de la renta variable de los mercados emergentes sería deficiente; sin embargo, en general, los mercados emergentes superaron a los mercados desarrollados en 2016.[1]

Creemos que es probable que los mercados emergentes estén mejor preparados que nunca, en general, para una subida de los tipos de interés estadounidenses. En nuestra opinión, esta subida de los tipos ya se refleja en los precios del mercado. El comercio está evolucionando de forma muy diferente en la actualidad con respecto al pasado, cuando los mercados emergentes vendían principalmente productos de bajo coste a los mercados desarrollados.

Creo que el mayor riesgo en la actualidad es la distracción y el pánico (no justificados) y aconsejaría a los inversores a que no perdieran demasiado tiempo siguiendo la política. Estamos invirtiendo en compañías individuales y esas compañías, en la mayor parte, están acostumbradas a tratar con la volatilidad.

Creemos que una de las mayores ventajas que tenemos frente a un enfoque de inversión más pasivo es nuestra perspectiva sobre el terreno con respecto a lo que sucede en un país concreto. Por ejemplo, cuando observamos algunos de los hechos favorables dentro del universo de los mercados emergentes, como en América Latina, vemos cambios positivos. En Perú, Argentina y Brasil, hay mucho potencial.
Chris Molumphy: En términos generales, dominamos bien los fundamentos empresariales y, por ello, en el ámbito de la renta fija favorecemos el grado de inversión, el alto rendimiento y los préstamos bancarios apalancados. También mencionaría los bonos municipales como un área del mercado que nos parece interesante. De nuevo, en términos generales, en los distintos estados, ciudades o municipios locales, las valoraciones son relativamente atractivas y los fundamentos parecen razonablemente saludables, desde nuestro punto de vista.

El alto rendimiento se encuentra entre los sectores de renta fija más similares a la renta variable y, recientemente, las valoraciones del alto rendimiento han aumentado de forma similar a la tendencia alcista de las valoraciones de renta variable. Si analizamos las valoraciones del alto rendimiento sobre la base del diferencial de los títulos del Tesoro, en relación con su propia historia, podemos argumentar que el sector está empezando a parecer sobrevalorado, dado que este diferencial se ha reducido en cierta medida con respecto a las medias a largo plazo. Sin embargo, consideramos que los fundamentos del mercado (el grado de inversión y otros inferiores) son sólidos y que la perspectiva empresarial parece favorable.

En nuestra opinión, la economía estadounidense es bastante próspera en general. Por lo tanto, consideramos que la subida de la Reserva Federal de su tipo de interés de referencia a corto plazo (el tipo de los fondos federales) hasta un rango objetivo del 0,75% al 1% en marzo es una reafirmación de ello.

También consideramos que la subida de los tipos es un retorno a un enfoque más normalizado de la política monetaria.

Creemos que vale la pena señalar que los títulos del Tesoro a más largo plazo mostraron una reacción razonablemente positiva al movimiento de la Reserva Federal el 15 de marzo. Los tipos de interés a más largo plazo no aumentaron de manera inmediata, inicialmente disminuyeron tras el anuncio de la Reserva Federal.

Esta desconexión entre los tipos a corto y a largo plazo es importante, pues disipa la noción básica de que toda la renta fija es una inversión desafortunada en un entorno de subida de los tipos. Los mercados de renta fija son amplios y complejos, en todos los tipos de entornos de mercado pueden surgir buenas oportunidades de inversión.

Los comentarios, las opiniones y los análisis recogidos aquí son las opiniones personales expresadas por el gestor de inversiones y su finalidad es meramente informativa y de interés general, por lo que no deberá interpretarse como un asesoramiento de inversión individual ni como una recomendación o invitación para comprar, vender o mantener valor alguno o adoptar cualquier estrategia de inversión. Tampoco constituye asesoramiento jurídico ni tributario. La información facilitada en este material se suministra a la fecha de su publicación y puede cambiar sin aviso previo y no es un análisis completo de cada hecho material en relación con cualquier país, mercado regional o inversión.

Es posible que, en la preparación de este material, se haya utilizado información de fuentes de terceros y que Franklin Templeton Investments («FTI») no haya verificado, validado o auditado dicha información de forma independiente. FTI no asume responsabilidad alguna, sea del tipo que sea, por pérdidas resultantes del uso de esta información y, en su caso, el usuario confiará en los comentarios, las opiniones y los análisis contenidos en el material por su propia cuenta y riesgo. Los productos, los servicios y la información podrían no estar disponibles en todas las jurisdicciones y son ofrecidos por las filiales de FTI y/o sus distribuidores conforme lo permitan las leyes y los reglamentos locales. Consulte a su propio asesor profesional para obtener información adicional sobre la disponibilidad de dichos productos y servicios en su jurisdicción.

Para recibir más perspectivas de Franklin Templeton Investments directamente en su bandeja de correo, suscríbase al blog Beyond Bulls & Bears.

Para acceder a novedades de inversión puntuales, síganos en Twitter @FTI_Global y en LinkedIn.

¿Cuáles son los riesgos?

Todas las inversiones conllevan riesgos, incluida la posible pérdida de capital. El valor de las inversiones puede tanto subir como bajar y los inversores podrían no recuperar todo el capital invertido. Los precios de las acciones experimentan fluctuaciones, a veces rápidas y drásticas, debido a factores que afectan a empresas concretas, industrias o sectores específicos, o condiciones de mercado generales. Los precios de los bonos generalmente varían en sentido opuesto a los tipos de interés. Por lo tanto, la cartera puede verse depreciada durante el proceso en que los bonos mantenidos en ella ajustan sus precios al aumento de los tipos de interés. El alto rendimiento refleja el mayor riesgo crediticio asociado a estos valores de clasificación inferior y, en algunos casos, los precios de mercado más bajos de estos instrumentos. Los movimientos de los tipos de interés podrían afectar al precio de las acciones y al rendimiento. Si se mantienen hasta el vencimiento, los títulos del Tesoro ofrecen una tasa de rendimiento fija y un valor del principal fijo; sus pagos de intereses y el principal están garantizados.

La inversión en el extranjero entraña riesgos especiales, entre ellos el riesgo de fluctuaciones cambiarias, de inestabilidad económica y de acontecimientos políticos adversos. Las inversiones en mercados emergentes entrañan riesgos más altos relacionados con los mismos factores, aparte de los asociados a su tamaño relativamente pequeño, su menor liquidez y la falta de estructuras jurídicas, políticas, empresariales y sociales consolidadas para respaldar los mercados financieros. Estas inversiones podrían sufrir una volatilidad elevada en los precios en cualquier año.

[1] Los mercados emergentes están reflejados en el índice MSCI Emerging Markets, que recoge una muestra de valores de mediana y alta capitalización de 23 países de mercados emergentes. Los mercados desarrollados están reflejados en el índice mundial MSCI, que recoge una muestra de valores de mediana y alta capitalización de 23 países de mercados desarrollados. Los índices no están gestionados y no puede invertirse directamente en ellos. Tampoco incluyen las comisiones, gastos ni costes de suscripción. La rentabilidad pasada no garantiza rentabilidades futuras.