Beyond Bulls & Bears

Mercados emergentes

El movimiento de reforma de la India gana impulso

Michael Hasenstab, director de inversión de Templeton Global Macro, visitó recientemente la India, y examinó algunas de las reformas que más le entusiasmaban como inversor global de renta fija.

Esta entrada también está disponible en: Inglés Chino simplificado Holandés Francés Italiano Alemán Polaco


India ha emprendido un movimiento de reforma radical encabezado por el Primer Ministro Narendra Modi, lo cual ha llamado la atención de los inversores. Michael Hasenstab, director de inversión de Templeton Global Macro, visitó recientemente la India y examinó algunas de las reformas que más le entusiasmaban como inversor global de renta fija. Considera que el futuro de la India parece prometedor y que su trayectoria de crecimiento debería permanecer sólida, pese a algunos ajustes a corto plazo.

Viajamos a la India a inicios de este verano: era un buen momento para visitarla. El país ha llevado a cabo algunas reforma ambiciosas en los últimos años bajo el liderazgo del Primer Ministro Narendra Modi, que asumió el cargo en mayo de 2014. La economía de la India ha salido reforzada con Modi, con un producto interior bruto (PIB) anual que aumentó desde el 5,5% de 2013, antes de que asumiera el cargo, a un 7,5% en 2015 y un 8,0% en 2016.[1]Dicha tasa de crecimiento ha sido la más alta de entre las principales economías del mundo y ha atraído olas de capital extranjero en los últimos trimestres.

Sin embargo, nos encontramos ante un punto crítico del mandato de Modi: el crecimiento se ha moderado un poco en 2017 (el crecimiento anual estimado es de un 7,1%[2]) dado que algunos intentos de reforma han generado vientos en contra a corto plazo. Algunos participantes del mercado parecían estar preocupados, aunque los efectos negativos a corto plazo sobre el crecimiento son, a menudo, consecuencias necesarias derivadas de la persecución de las soluciones adecuadas a largo plazo.

Es posible que la clave para el futuro económico de la India no dependa de lo que le ocurra al crecimiento en los próximos trimestres, sino más bien de si Modi puede continuar impulsando los tipos de reformas transformadoras de larga duración que la India necesita y si dichas reformas pueden expandir significativamente el potencial económico del país. Creemos que pueden hacerlo.

Ya hemos presenciado la promulgación de leyes de bancarrota (mayo de 2016) pensadas para hacer cumplir los contratos y, en última instancia, fomentar más actividad de préstamo mediante el fortalecimiento de la confianza en el sistema financiero. También hemos presenciado una revisión masiva del código fiscal, estableciendo impuestos sobre bienes y servicios (implantada en julio de 2017) para ayudar a remediar las complejidades y deficiencias del sistema tarifario nacional.

El Gobierno también desplegó un plan audaz para sacar dinero de las economías ocultas y llevarlo a la economía formal mediante la desmonetización del 86% del efectivo en circulación (noviembre de 2016). Se trata de reformas estructurales importantes sin precedentes para la India. El Gobierno de Modi ha sido capaz de avanzar en los ámbitos de la política que han languidecido durante décadas bajo el liderazgo de gobiernos anteriores.

Desde un punto de vista macroeconómico, Modi también ha inculcado una estabilidad muy necesaria. En nuestra opinión, el Banco de Reserva de la India (RBI) ha mantenido una política monetaria responsable, usando a la vez metas de inflacción para interrumpir los períodos de alta inflación que pudieran desestabilizar la economía. La inflación en la India ha caído desde más de un 10% en 2013 hasta menos de un 2% en términos interanuales en 2017.[3] En el ámbito fiscal, creemos que el Gobierno también ha hecho su parte al mantener un presupuesto responsable. La cuenta corriente también ha mejorado significativamente desde los grandes déficits de 2013.

En su conjunto, creemos que la situación general de la India parece relativamente saludable. Sin embargo, lo que es bueno para la salud a largo plazo a veces puede pude parecer medicina severa en el corto plazo. Un banco central creíble puede necesitar mantener tipos de interés superiores y un Gobierno puede necesitar gastar menos a fin de mantener la disciplina fiscal. Estas medidas pueden inhibir el crecimiento a corto plazo, pero reforzar la salud de la economía a largo plazo.

Puede que observemos una desaceleración en la actividad económica en torno al próximo año, pero creemos que es importante para los inversores reconocer que sería una moderación del crecimiento en la economía principal y de mayor crecimiento del mundo, y no una reducción o un descarrilamiento. India está volviendo a concebir su futuro economómico y estos ajustes a corto plazo podrían desbloquear un potencial económico enorme en las décadas posteriores.

En general, aún tenemos una visión positiva de la India, pese a algunos desafíos a corto plazo. Existe una serie de acciones adicionales que el Gobierno puede adoptar en los próximos años para cambiar la forma en que la economía puede rendir durante las próximas décadas. Serán importantes los esfuerzos para tratar la acumulación de activos no rentables en el sector bancario, así como para mejorar la confianza general en el sistema financiero. Existen también una serie de deficiencias en los mercados de bienes raíces y laboral, así como en la infraestructura de transporte y servicios públicos, que podrían beneficiarse de una reforma exhaustiva.

No obstante, como inversores de renta fija, creemos que la India se encuentra en una fase convincente, ya que cuenta con un Gobierno fiscalmente conservador, una economía moderadora pero resistente en gran medida y un banco central que ha reducido la inflacción y ha mantenido tasas apropiadas. Estas son condiciones sólidas para los bonos, por lo que seguimos viendo valoraciones atractivas en los mercados de divisas locales de la India. En general, nos mantenemos optimistas por los esfuerzos de reforma de Modi y seguimos viendo un gran potencial económico en el futuro.

Para recibir más perspectivas de Franklin Templeton Investments directamente en su bandeja de correo, suscríbase al blog Beyond Bulls & Bears.

Para acceder a novedades de inversión puntuales, síganos en Twitter @FTI_Global y en LinkedIn.

 

Los comentarios, las opiniones y los análisis recogidos aquí son las opiniones personales expresadas por el gestor de inversiones y su finalidad es meramente informativa y de interés general, por lo que no deberá interpretarse como un asesoramiento de inversión individual ni como una recomendación o invitación para comprar, vender o mantener valor alguno o adoptar cualquier estrategia de inversión. No constituye un asesoramiento jurídico o fiscal. La información facilitada en este material se suministra a la fecha de su publicación y puede cambiar sin aviso previo y no es un análisis completo de cada hecho material en relación con cualquier país, mercado regional o inversión.

Es posible que, en la preparación de este material, se haya utilizado información de fuentes de terceros y que Franklin Templeton Investments (“FTI”) no haya verificado, validado o auditado dicha información de forma independiente. FTI no asume responsabilidad alguna, sea del tipo que sea, por pérdidas resultantes del uso de esta información y, en su caso, el usuario confiará en los comentarios, las opiniones y los análisis contenidos en el material a su propia discreción. Los productos, los servicios y la información podrían no estar disponibles en todas las jurisdicciones y son ofrecidos por las filiales de FTI y/o sus distribuidores conforme lo permitan las leyes y los reglamentos locales. Consulte a su propio asesor profesional para obtener información adicional sobre la disponibilidad de dichos productos y servicios en su jurisdicción.

¿Cuáles son los riesgos?

Todas las inversiones conllevan riesgos, incluida la posible pérdida de capital. El valor de las inversiones puede tanto subir como bajar y los inversores podrían no recuperar todo el capital invertido. La inversión en el extranjero entraña riesgos especiales, entre ellos el riesgo de fluctuaciones cambiarias, de inestabilidad económica y de acontecimientos políticos adversos. Las inversiones en mercados emergentes entrañan riesgos más altos relacionados con los mismos factores, aparte de los asociados a su tamaño relativamente pequeño, su menor liquidez y la falta de estructuras jurídicas, políticas, empresariales y sociales consolidadas para respaldar los mercados financieros. Los precios de los bonos generalmente varían en sentido opuesto a los tipos de interés. Por lo tanto, la cartera puede verse depreciada durante el proceso en que los bonos mantenidos en ella ajustan sus precios al aumento de los tipos de interés.

 

[1] Fuentes: India Central Statistical Organisation, Bloomberg. PIB anual de la India (precios constantes 2011 – 2012, año tras año)

[2] Fuentes: India Central Statistical Organisation, Bloomberg. No hay garantía de que las estimaciones, pronósticos o previsiones vayan a cumplirse.

[3] Fuente: India Central Statistical Organisation. IPC combinado de la India (año tras año).