Beyond Bulls & Bears

Renta Variable

¿Por qué nunca ha habido un momento mejor para invertir en innovación?

Recientemente nos hemos reunido con Matt Moberg, vicepresidente y gestor de cartera en Franklin Equity Group, que nos explica por qué cree que estamos en medio de un período de innovación sin precedentes, en el que cinco temas relacionados con la tecnología han empezado a perturbar diferentes sectores.

Esta entrada también está disponible en: Inglés Chino simplificado Francés Alemán

Ahora más que nunca, consideramos que la innovación es la principal fuerza clave que impulsa la creación de valor en la economía mundial. Como inversores orientados al crecimiento, creemos que se debe invertir en innovación en todos los sectores para tener la posibilidad de obtener un rendimiento mayor que el del mercado.

Un período de innovación sin precedentes

En nuestra opinión, estamos en medio de un período de innovación sin precedentes en el que se están desarrollando muchas ideas al mismo tiempo y se están adoptando más rápidamente de lo que se esperaba en un principio. Nos recuerda a uno de los períodos de finales de la década de 1800. En aquella época, el uso de la electricidad y la invención del teléfono y el motor de combustión interna estimularon el crecimiento de diversos sectores.

En la actualidad, estamos entusiasmados con las perspectivas de los cinco temas basados en la tecnología que han empezado a perturbar diferentes industrias:

  • robótica (sector industrial)
  • secuenciación del genoma (sanidad)
  • almacenamiento de energía (energía)
  • Internet de nueva generación[1] (tecnología) y
  • cadena de bloques y monedas/pagos virtuales (finanzas).

Inversiones de cara al futuro

Actualmente, se puede invertir en algunos de los temas que figuran arriba, como la robótica. La robótica está cambiando el papel de la mano de obra humana para mejorar la productividad y minimizar los costes de producción en las fábricas.

Dicho esto, no creemos que merezca la pena invertir en algunos de los otros temas, como la secuenciación del genoma o la cadena de bloques, al menos por ahora.

La secuenciación del genoma podría cambiar el mundo. Este proceso implica descodificar el ADN de un paciente para identificar los genes específicos que, a su vez, podrían servir para determinar qué farmacos son los más eficaces a la hora de tratar enfermedades como el cáncer. No obstante, de acuerdo con nuestro análisis, ninguna de las empresas dedicadas a la modificación del genoma que cotizan en bolsa ha llegado a mostrar un flujo sostenible de ingresos ni está cerca de conseguir que se apruebe su fármaco.

Además, estamos esperando a ver cómo evoluciona la cadena de bloques (un libro de contabilidad descentralizado digital). Actualmente, no vemos ninguna oportunidad atractiva para invertir en la cadena de bloques o las monedas virtuales, como el bitcoin, que utilizan la tecnología. Sin embargo, creemos que es probable que esto cambie en los próximos años. En nuestra opinión, las aseguradoras y los mercados de valores podrían utilizar la cadena de bloques para reducir el tiempo que se necesita para transferir títulos hipotecarios o liquidar operaciones, respectivamente.
El caso de la gestión activa

En resumen, creemos que ha llegado el momento de invertir en innovación. Nos sentimos alentados por los nuevos temas relacionados con la tecnología que vemos en muchos sectores.

No obstante, vemos que estos temas evolucionan a ritmos diferentes y están disponibles para inversión en momentos diferentes. Por eso creemos que la gestión activa puede demostrar realmente su utilidad guiando a los inversores hacia estos temas cuando se combinan bien con una buena inversión. En particular, buscamos inversiones exclusivas en empresas de sectores donde los índices de penetración sean bajos y la estructura del mercado y las perspectivas de monetización sean buenas.

Los comentarios, las opiniones y los análisis recogidos aquí tienen carácter meramente informativo, por lo que no deben interpretarse como un asesoramiento de inversión individual ni como una recomendación para invertir en un valor o adoptar cualquier estrategia de inversión. Debido a la celeridad con que pueden cambiar las condiciones económicas y de mercado, los comentarios, las opiniones y los análisis recogidos aquí son válidos sólo en la fecha de su publicación y pueden variar sin previo aviso. Este artículo no pretende ser un análisis completo de cada hecho relevante en relación con cualquier país, región, mercado, sector, inversión o estrategia.

Es posible que, en la preparación de este material, se haya utilizado información de fuentes de terceros y que Franklin Templeton Investments (“FTI”) no haya verificado, validado o auditado dicha información de forma independiente. FTI no asume ninguna responsabilidad por cualquier pérdida que surja del uso de esta información. La confianza en los comentarios, opiniones y análisis en la materia es bajo la total responsabilidad del usuario. Los productos, los servicios y la información podrían no estar disponibles en todas las jurisdicciones y son ofrecidos por las filiales de FTI y/o sus distribuidores conforme lo permitan las leyes y los reglamentos locales. Consulte a su propio asesor profesional para obtener información adicional sobre la disponibilidad de dichos productos y servicios en su jurisdicción.

Para recibir más perspectivas de Franklin Templeton directamente en su bandeja de correo, suscríbase al blog Beyond Bull & Bears.

Para acceder a novedades de inversión puntuales, síganos en Twitter @FTI_Global y en LinkedIn.

¿Cuáles son los riesgos?

 Todas las inversiones conllevan riesgos, incluida la posible pérdida de capital. El valor de las inversiones puede tanto subir como bajar y los inversores podrían no recuperar todo el capital invertido. La inversión en sectores de rápido crecimiento, entre los que se encuentran la tecnología y la atención médica (que históricamente han sido volátiles), podría dar lugar a un aumento en la fluctuación de los precios, especialmente a corto plazo, debido al rápido ritmo de los cambios y al desarrollo de productos, así como a los cambios en la normativa estatal que se aplica a las empresas, que ponen de relieve el progreso científico o tecnológico o la aprobación normativa de nuevos fármacos e instrumentos médicos. Las empresas de baja y media capitalización pueden ser especialmente sensibles a los cambios en las condiciones económicas y sus perspectivas de crecimiento son menos seguras que las asociadas a empresas más grandes y consolidadas.

[1] Las tecnologías de Internet de nueva generación abarcan la inteligencia artificial, 5G y la realidad virtual y aumentada.