Beyond Bulls & Bears

Perspectivas

La perturbación monetaria

El rápido crecimiento de las criptomonedas ha provocado un debate sobre la naturaleza fundamental del dinero y el futuro de los servicios bancarios y financieros tradicionales. Si bien los especuladores se han lanzado a las monedas virtuales con gran fervor, los inversores profesionales han adoptado un enfoque más precavido en general.

Esta entrada también está disponible en: Inglés Francés Italiano Alemán

Roger Bayston, vicepresidente sénior del Grupo de Renta Fija de Franklin Templeton; Austin Trombley, vicepresidente y científico de datos del Grupo de Renta Fija de Franklin Templeton; y Anthony Hardy, analista financiero del Grupo de Renta Variable Franklin, participaron en un reciente panel de discusión sobre este asunto. Hablaron sobre el funcionamiento de las monedas digitales, de la forma en que la tecnología de cadena de bloques puede influir en muchos aspectos de nuestras vidas y sobre sus percepciones acerca de la hipótesis de inversión de este entorno tan cambiante.

Algunos de los puntos destacados son los siguientes:

  • Los medios de comunicación se han concentrado en el precio de las monedas digitales como el bitcóin, pero lo que se ignora es la verdadera innovación que representan.
  • Los precursores tecnológicos están produciendo perturbaciones que influyen en otros sectores. Esto está sucediendo sin tener en cuenta la opinión pública acerca del valor de las diferentes criptomonedas que han adquirido popularidad.
  • El ritmo del cambio tecnológico podría ser mucho más rápido de lo que muchos de nosotros pensamos. Es necesario prestar atención a lo que está sucediendo en el ámbito de las criptomonedas y a la forma en que estas tecnologías producen perturbaciones en las empresas de muchos sectores, así como la hipótesis de inversión en esos casos.

Escuche nuestro último podcast “Talking Markets” para obtener más información.


__________________________________________________

Presentador/Richard Banks: Hola a todos y bienvenidos a Talking Markets with Franklin Templeton Investments: percepciones únicas y exclusivas de Franklin Templeton.

Soy Richard Banks, el presentador de este programa.

En este episodio, nos centraremos en la perturbación del dinero y el desarrollo de las criptomonedas. Para hablar sobre estas cuestiones, tenemos con nosotros a algunos de los analistas financieros y gestores de carteras que están estudiando este segmento. Escucharemos a Roger Bayston y Austin Trombley del Grupo de Renta Fija de Franklin Templeton y a Anthony Hardy, del Grupo de Renta Variable Franklin. Dirige el debate Kristina Landgraf, de Franklin Templeton. Esperamos que disfruten de su conversación.

Kristina: Las criptodivisas han evolucionado en el último decenio y, en lo que respecta a la perturbación tecnológica en esta esfera, ¿cuál es su opinión sobre este tema como organización y cómo influye en su proceso de inversión? ¿Roger?

Roger: Tienes razón. En el ámbito del dinero, en particular en lo que se refiere al aumento de la popularidad y la mayor distribución de las criptomonedas en los últimos 12 meses, esto representa de alguna forma la cuestión que hemos observado en toda la economía desde hace algunos años: las perturbaciones causadas por los precursores tecnológicos están afectando a otros sectores. Vamos a ver esto, sin duda, en los servicios financieros, pero también en el concepto de dinero. Y esto está sucediendo sin tener en cuenta la opinión pública acerca del valor de las diferentes criptomonedas que han adquirido popularidad, en particular el bitcóin. Independientemente de esto, sabemos que es así porque se ha creado tanto valor en este segmento que habrá muchos modelos de negocios que se aunarán y recibirán financiación para seguir perturbando a otras empresas con márgenes superiores. Los servicios financieros suelen ser un ejemplo de ello. En todo lo relacionado con el dinero y con los servicios financieros, podemos esperar que se produzcan muchos cambios perturbadores como resultado de estos avances tecnológicos.

Kristina: Entonces, cuando hablas de perturbación monetaria, ¿a qué te refieres exactamente?

Roger: El dinero es, esencialmente, un medio de cambio y, en todo el mundo, los gobiernos han asumido la responsabilidad de crear estas monedas dentro de sus límites geopolíticos para facilitar los medios de cambio. Esto se denominaría dinero fiduciario. Lo que estamos observando ahora es que hay otras cosas que la gente valora por las que podrían intercambiar bienes y servicios, y creo que esa es la categoría general de las criptomonedas. No las ha creado un gobierno concreto, pero su uso y adopción generalizados —en particular por otra generación de consumidores potenciales de la economía que ya está menos familiarizada con el efectivo y el sistema monetario, pero muy familiarizada con los pagos electrónicos— son solo otra muestra más de confianza que nos indica que esos consumidores las van a usar [estas nuevas monedas] para intercambiar bienes y servicios.

Kristina: ¿Anthony?

Anthony: Creo que es importante señalar que todo esto empezó hace un decenio con un libro blanco sobre un sistema de pago entre pares mediante efectivo digital, pero en los últimos diez años, la gente se ha dado cuenta de que esta tecnología subyacente tiene un montón de aplicaciones, no solo en los servicios financieros y los pagos, sino también en otros sectores como el sanitario, las cadenas de suministros, etc. Por lo tanto, creo que es importante apuntar que se trata de una tecnología que no solo produciría perturbaciones en los pagos de los servicios financieros, sino que tiene muchísimas aplicaciones.

Kristina: Austin, ¿tienes algo que aportar a esto?

Austin: Si pensamos también las empresas con más margen, veremos que trabajan con tarjetas tradicionales como Visa y MasterCard y que han adoptado una posición muy firme con respecto a las criptomonedas, porque creo que saben las perturbaciones que podrían causar. Muchos comerciantes están pagando en torno al 4 % solo para poder aceptar tarjetas tradicionales en los sistemas del punto de venta y, en mi opinión, si pensamos en la cantidad de mecanismos que podrían facilitar el intercambio de bienes, como afirmó Roger, podrían hacerlo con un montón de criptomonedas exponencialmente más rápidas y baratas.

Kristina: Bien, tenemos a una nueva generación que probablemente nunca ha extendido un cheque y puede que ni siquiera trabajen mucho con efectivo. ¿Podrías darnos algún ejemplo de usos y aplicaciones de estas nuevas formas de monedas que puede que no hayamos visto todavía?

Austin: Claro, y creo que esto puede trasladarse también al hecho de que muchos organismos reguladores estén desvelando sus opiniones sobre este asunto, porque las criptomonedas pueden manifestarse y representar un sinfín de cosas diferentes. En mi opinión, esta es la razón por la que [en los Estados Unidos] el Servicio de Impuestos Internos afirma que en realidad se considera propiedad, el Departamento del Tesoro lo califica de dinero, la Comisión de Comercio de Futuros de Mercancías lo considera un producto básico y la Comisión de Valores y Bolsas, un valor negociable. Por lo tanto, ahora, podríamos englobarlo en cualquier categoría y, probablemente, estar en lo cierto.

Kristina: Todos hemos oído hablar del bitcóin, pero probablemente existan miles de criptomonedas diferentes. ¿Podemos analizar los fundamentos y explicar qué es una criptomoneda y en qué se diferencian unas de otras

Austin: Sí, claro. Yo creo que cuando empezó todo, las criptomonedas eran en realidad un protocolo sobre cómo intentar lograr un consenso distribuido. Si se analiza lo que es hoy en día, sigue siendo un sistema de pruebas de trabajo y las transacciones llevan muchísimo tiempo. Cada bloque puede tener solo entre 15 y 20 transacciones, por lo que es realmente lentísimo. Todo empezó en el lado oscuro de la red como forma de pago y, si nos paramos a pensar en ello, es el caldo de cultivo perfecto para el comienzo del bitcóin y la cadena de bloques, porque ¿qué mejor lugar que la red oscura para poner a prueba la confianza con individuos perversos? Y así empezó todo. Luego, si pensamos en una oferta de moneda inicial (ICO, por sus siglas en inglés) como el equivalente social de una oferta pública inicial, muchas empresas pequeñas no tendrán que recurrir a capitalistas de riesgo para obtener financiación. Solo lanzan una ICO y presentan un libro blanco, y recaudan el dinero para poder desarrollar lo que describen en los libros blancos.

Kristina: Entonces, ¿cómo deberían enfocar los inversores el bitcóin y las otras criptomonedas?

Anthony: En mi opinión, habrá criptomonedas que sobrevivan (hay más de mil en este momento) y probablemente algunas o la mayoría fracasen. Pero yo creo que, si consideramos un período de una década, las que sobrevivan tendrán un uso particular en el que habrá valor añadido al aplicar esta tecnología. Y, solo hay que retroceder un poco para reflexionar sobre cuáles son los principales problemas que resuelve esta tecnología, y por qué este segmento es tan interesante. Esto se creó en medio de la crisis financiera mundial, cuando los dos grandes problemas eran la decepción hacia los bancos, donde se veía a los proveedores de pagos quedarse grandes rentas, y debía haber un intermediario de confianza en las operaciones. Y, por otro lado, la decepción con los gobiernos. Quiero decir que si pensamos en zonas fuera de Estados Unidos con altas tasas de inflación, si eres un consumidor en una zona de estas características, en un régimen opresivo, quieres tener más control sobre tus bienes y no servir a los caprichos de los gobiernos, así que ahí empezó todo. Si se analiza cómo se creó el bitcóin, en sus orígenes ayudó a solucionar esos problemas.

Si analizamos la situación en el futuro (Austin abordó algunos de estos puntos), la decepción con las grandes empresas tecnológicas, ya sabéis, internet se ha centralizado, los capitalistas de riesgo tienen un enorme control sobre la innovación y las ICO son una forma de democratizar el proceso de recaudación de fondos. Y por otro lado, sabemos que estas ICO son un mecanismo para crear nuevas redes para contar con estos tokens que ofrecen distintos servicios. Pero, en un nivel más elevado, creo que es importante concentrarse en esos factores subyacentes, porque una gran parte de las conversaciones que se oyen giran en torno al precio, a dónde se dirige, y estos factores subyacentes suelen pasar desapercibidos.

Roger: Por añadir un comentario sobre lo que comentó Austin acerca de la confianza, las operaciones en la red oscura, donde las personas no se conocen, deben encontrar una base de confianza para realizar sus transacciones. Esto es así no solo en la parte de la red oscura de la economía, sino también en el lado tradicional, y es la razón por la que las monedas normales, como el dólar, habían ganado una aceptación tan importante. Todos sabemos que hubo un momento en que el dólar estuvo respaldado por reservas efectivas de oro. Era un pagaré a la vista ante un banco de reserva federal mediante el cual podía obtenerse oro. Pero esos tiempos han pasado, ya no nos guiamos por el oro, básicamente este concepto de confianza por el cual la gente cree que sus dólares tienen un determinado valor no es tan diferente de estas ICO o cripomonedas que se están desarrollando. Mientras la gente confíe en que pueden intercambiarlas por bienes y servicios, se convierten simplemente en otro medio de pago.

La cuestión es si las personas pueden valorar diferentes monedas con respecto a otras para determinar cuál sería su valor. Probablemente sea una extensión lógica: se producirá un crecimiento espectacular en los mercados en que las monedas se pueden intercambiar por otras, de forma similar a lo que sucede en el mercado de divisas internacional, que, por cierto, es el mayor mercado del mundo (transacciones de monedas extranjeras, negociación de unas monedas frente a otras o intercambio entre ellas en diferentes entidades financieras mundiales) para poder facilitar las transacciones que están intentando realizar en sus jurisdicciones locales.

Kristina: Es interesante, estas criptomonedas surgieron por una falta de confianza en los sistemas gubernamentales u oficiales. Sin embargo, necesitamos normativas de algún tipo para que los inversores se sientan un poco más cómodos con ellas. ¿Estás de acuerdo con esto? Y, como inversor, ¿qué opinas al respecto ante esta situación tan caótica?

Roger: Bueno, creo que, tradicionalmente, los organismos reguladores, independientemente del tipo de capital, siempre han sido más reaccionarios y desarrollan las normas cuando la innovación ya se ha producido. Así que me imagino que este será el próximo paso, ya que cada vez se adoptan estos modelos con más frecuencia en el sector económico y las empresas legítimas utilizan estos protocolos para aumentar sus intereses económicos.

Austin: Creo que detrás de esto hay una buena clase de historia. Como dijo Roger, los organismos reguladores se quedan normalmente rezagados e intentan ponerse al día después del acontecimiento.

Kristina: De acuerdo con tu investigación, ¿a qué consecuencias imprevistas cree que nos podemos enfrentar en esta situación de perturbación monetaria, ya tenga que ver con estas criptomonedas o con la cadena de bloques?

Anthony: Solemos hablar sobre las cuestiones que se centran en el bitcóin como método de pago. Comenzó como un sistema de pago entre pares, pero ahora mismo parece que se utiliza como reserva de valor más que como sistema de pago. Hemos visto cómo han aumentado los costes de las transacciones debido a la volatilidad; esto hace que los pagos cotidianos mediante el bitcóin sean un desafío mayor. Por este motivo, en lo que respecta a las consecuencias imprevistas, vuelvo a explicar lo que pienso sobre ello: comenzó como un sistema de pago y ahora es una reserva de valor digital. Puede que otras criptomonedas cubran esa necesidad de pago y, probablemente, se crearán miles. Hay otro asunto que creo que es importante tratar: el hecho de que existen prácticamente dos mundos diferentes dentro de la cadena de bloques. Por un lado, existe una lista de autorizaciones (bitcóin, Ethereum, cadenas de bloques públicas…) y, por otro lado, todo un ecosistema diferente en el que las entidades financieras, un poco como el mercado tradicional si se quiere ver de esta manera, están intentando aplicar esta tecnología, pero de una manera diferente, mediante el uso de redes privadas en las que no es necesario el mismo tipo de confianza porque estos bancos se conocen.

Kristina: ¿Puedes explicar qué es la cadena de bloques y en qué se diferencia de las criptomonedas?

Anthony: Probablemente, la manera más sencilla de describirla sería como un registro distribuido descentralizado en el que se guardan transacciones. Quiero decir, al fin y al cabo, en realidad, estamos hablando simplemente de un sistema de registro compartido, que, sin embargo, resuelve un problema real, sobre todo dentro de los servicios financieros en los que existen diferentes partes que intentan llevar un seguimiento de la misma transacción. Si pensamos en un instrumento financiero comercial complejo, puede haber 20 bancos que mantienen un registro propio de esta transacción y estos tienen que reconciliarse. Se necesitan personas, a veces faxes, correos electrónicos, etc. Básicamente, una cadena de bloques es un registro compartido en el que cada uno de los bancos puede tener acceso a una única fuente fiable y, de esta manera, se simplifica toda esta reconciliación necesaria. Este concepto de compartir una única fuente fiable entre las diferentes partes es muy valioso y se puede aplicar no solo a los servicios financieros, sino también a otros sectores económicos.

Es decir, existen empresas interesantes que pueden llevar un seguimiento de los diamantes para asegurarse de que los diamantes de sangre no se introducen en la economía. El concepto se puede aplicar también dentro sector sanitario para la gestión de registros. Además, se puede emplear en el sector de los seguros para los contratos inteligentes en los que se puede programar el procedimiento que se debe seguir cuando se produce un acontecimiento, lo cual puede automatizar muchos de los procesos. Para ser sincero, todas las semanas, la gente concibe nuevas aplicaciones para esta tecnología, lo que constituye una de las razones por las cuales es tan interesante.

Austin: Existe un teléfono móvil que también está basado en la cadena de bloques.

Roger: Pensemos en el tiempo que requiere liquidar una negociación en el sector inmobiliario y en todo el papeleo que conlleva transferir ese título de una persona a otra. Parece que existe una gran falta de eficiencia dentro de ese sistema. Con este registro distribuido del que hablamos, se establece una fuente fiable que empieza a resolver muchos problemas relacionados con la gran falta de eficiencia.

Anthony: Más o menos, volvemos a la idea de que hay cadenas de bloques públicas y privadas. Quiero decir, las dos alternativas principales más interesantes en estos momentos se encuentran en el sector público, la cadena de bloques del bitcóin y del Ethereum. El bitcóin puede ser una reserva de valor para transferir bitcoines entre dos personas. Ethereum es un tipo de superordenador descentralizado en el que se pueden firmar estos contratos inteligentes que tiene infinitas posibilidades de uso. Resulta muy interesante. En lo que respecta al sector privado, si pensamos en 12 bancos que normalmente realizan la mayoría de sus actividades comerciales y transacciones en una clase de activo concreta, se puede crear una red, no es necesario conectarse a esta red pública. Este uso también puede resultar muy interesante. Permite que los bancos reduzcan costes y se reduce el capital necesario que hay que invertir en estas actividades comerciales. Por eso, creo que, probablemente, veremos que se crearán más cadenas de bloques públicas y que cada vez se utilizan más cadenas de bloques privadas.

Roger: Con respecto a las entidades financieras generales, creo que tiendo a creer que es posible que muchas de estas tecnologías reduzcan bastante los costes de realizar negocios. Creo que las sociedades cuyas acciones se cotizan en bolsa cuentan con incentivos para reducir constantemente los costes y los gastos y sustituirlos por una mayor productividad y una mayor eficiencia en su sistema. Existe un gran incentivo para que esto ocurra, por eso creo que estas perturbaciones pueden ser bastante positivas para algunos valores en general. Lo pienso desde el punto de vista de la renta fija, según el cual se puede ser un acreedor en un mundo con gran cantidad de cambios, interrupciones y reorganizaciones. Las palabras «reorganización» y «estar al otro lado como obligacionista» no siempre acaban siendo una experiencia positiva para los obligacionistas cuando se realizan reorganizaciones. Creo que esta perturbación conlleva una gran reorganización de los servicios financieros y los sistemas de pago en general y, cuando eres inversor, quieres encontrarte ante estas situaciones para sacar provecho de ellas. Va a ser un tema importante en los próximos años.

Si pensamos en la perturbación en otro tipo de industrias, podemos pensar en el concepto de que las redes sociales están sustituyendo a los medios habituales. Mientras que Facebook es una empresa gigante con miles y miles de personas, el resto de redes sociales cuentan con una parte de la cantidad de personas que, a lo largo de la historia, trabajaron para los medios tradicionales y están captando a los antiguos espectadores, los cuales llegaban a casa del trabajo y o bien abrían el periódico vespertino y lo leían o veían a su presentador favorito en las noticias vespertinas. Hoy en día, los espectadores actuales dedican su tiempo a hacer algo diferente. La perturbación es clara y sustituirá y afectará a muchas personas dentro del sector económico, eso está claro.

Austin: Creo que hay muchas mentes realmente brillantes que son muy progresistas, como Elon Musk, que ya ha propuesto recortar la semana laboral a 30 o 25 horas para mantener el pleno empleo, porque podemos generar un valor mucho mayor de forma mucho más automatizada con el sistema que nos proporcionará la cadena de bloques.

Kristina: ¿Por qué crees que los inversores deberían tomarse en serio la perturbación monetaria y estos temas de los que estamos hablando? Y, ¿crees que hay algo de lo que los medios se han olvidado con respecto a este tema?

Anthony: Muchos medios se centran en analizar hacia dónde van los precios, ya sean reales o no, y lo que se deja atrás es la verdadera innovación. Volvemos a hablar de los dos factores en los que intentamos hacer hincapié. En mi opinión, probablemente, no va a haber una adopción lineal con respecto a estos temas. Seguramente, vamos a comprobar que, durante un período de tiempo, quizás tres, cinco o diez años, las empresas tratarán de encontrar la mejor manera de darle uso a estos sistemas. Puede que no veamos importantes cambios en los servicios financieros durante los próximos años, pero las empresas que no están pensando en ello debidamente en estos momentos, correrán un riesgo importante que les afectará dentro de cinco años.

Roger: Si nos remontamos a la época en que comenzó el auge de Internet y todo el mundo estaba pensando en la valoración de esta clase de empresas que crecían de la noche a la mañana, las preguntas siempre giraban en torno a si estas empresas estaban o no sobrevaloradas. Sin embargo, en medio de todo esto se vislumbraba que, por el mero hecho de lo que estaba sucediendo, habría muchas otras empresas que dirían: «Quiero hacer eso. Quiero obtener ese volumen ingente de ganancias». Por tanto, empezaron a desarrollar una nueva generación de empresas después de la primera. En mi opinión, eso es exactamente lo que va a suceder aquí. Dado que las valoraciones de las criptomonedas pasaron prácticamente de la nada a ser extremadamente sólidas, comprobaremos que se trata de una gran innovación que afectará de una manera más pronunciada a diferentes sectores, en vista de lo sucedido en los últimos 12 meses. En cierto modo creo que la velocidad a la que evoluciona la tecnología será mucho más rápida de lo que la mayoría de nosotros podemos procesar. Por consiguiente, lo mejor es prestar atención a lo que está sucediendo y al modo en que estas tecnologías pueden afectar a las empresas en las que hayamos invertido, ya sea en renta variable o como posibles prestamistas, ya que considero que esta situación repercutirá en diferentes empresas de diversos sectores en un futuro próximo.

Kristina: Está claro que, en este contexto, unos ganarán y otros perderán. ¿Qué opinas sobre esto?

Roger: Lo considero desde la perspectiva de la renta fija y pienso en el crédito. Si analizamos los diez últimos años, se ha producido, debido a las políticas de tipos de intereses cero aplicadas por los bancos centrales a nivel mundial, una enorme cantidad de emisiones de deuda, al tiempo que los inversores se han visto alentados a prolongar la curva o reducir la calidad de la curva de crédito con el objeto de buscar ingresos y rendimientos. Lo que me preocupa es que esta gran perturbación podría conllevar la reorganización de muchos sectores y, cuando uno se encuentra en la parte de la deuda de la transacción y se produce una reorganización, suele ser fundamental proteger los intereses a lo largo del tiempo. En mi opinión, existen muchas oportunidades ligadas a la renta variable, ya que muchas de estas tecnologías permiten reducir los costes. Considero que los propietarios de las empresas tendrán un mayor nivel de flexibilidad para reducir los costes de los productos y servicios que ofrecen en la economía. Así que en esto consiste mi concepción acerca de los ganadores y los perdedores de este contexto, más que en empresas concretas. Se trata de cómo orientamos nuestra labor de análisis para evitar la renta fija y ser prestamistas efectivos en la economía, y de qué efectos tienen estas perturbaciones y estos cambios en las empresas consolidadas, que pueden tener gran cantidad de deuda pendiente.

Austin: Creo que, en realidad, van a desaparecer muy rápido todas las empresas intermediarias; las compañías de este tipo se verán obligadas a cerrar.

Anthony: Resulta algo irónico el hecho de que este ecosistema empezó como un perjuicio para los bancos y, en cierto modo, es posible que finalmente sean uno de los grandes beneficiados de esta tecnología. Los bancos deben asumir muchas nóminas y muchos costes relacionados con los procesos subsiguientes a las operaciones que podrían desaparecer, de forma que sería razonable que los bancos ahorrasen miles de millones de dólares al año gracias a esta tecnología. Según Austin, es importante echar la vista hacia los intermediarios. Los intermediarios que captan más valor del que aportan al ecosistema probablemente se vean afectados. Por tanto, una de las cosas que hacemos al evaluar las oportunidades de inversión en el ecosistema financiero es, una vez más, intentar comprender qué importancia están otorgando a esta tecnología. En realidad, la gran pregunta será: ¿Encontrarán los intermediarios actuales la forma de conservar su lugar en el ecosistema, pero gestionando sus procesos actuales por medio de una cadena de bloques? ¿Aparecerá por el contrario un nuevo agente que los sustituya? Considero que se trata de una cuestión importante y veremos cómo se resuelve.

Roger: Es sabido que en Estados Unidos existe una cantidad considerablemente mayor de bancos que en otros muchos países del mundo. Solo se trata de un dato, pero cabe destacar también que, tras la crisis financiera, el Gobierno tuvo la idea de que los bancos debían ser más similares a las empresas de servicios públicos. Debían existir para permitir el funcionamiento de la economía (la concesión de crédito, la disponibilidad de crédito cuando el dinero se agota o la economía desciende), de manera que es posible que los bancos tengan la posibilidad de crecer utilizando estas tecnologías para reafirmar su utilidad económica para el resto de la economía, en lugar de desaparecer. Simplemente porque decidimos, tras la crisis financiera, que no permitiríamos que los bancos de inversión de Wall Street se convirtieran en oficinas de contratación de valores por cuenta propia, pero que seguirían funcionando, con el objeto de mantener los negocios estadounidenses a nivel mundial. Por consiguiente, no me sorprendería que parte de lo que está sucediendo con esta tecnología se incorporase a nuestro sistema bancario actual de una forma más intensa y que predominase su adopción, en lugar de ser algo que deje obsoletas a las instituciones financieras actuales y las haga desaparecer. Es más probable que opten por la adopción y la transformación mediante estas tecnologías frente a lo que utilizaban anteriormente.

Kristina: ¿Qué obstáculos puede haber para dicha adopción?

Roger: Considero que parte de las reflexiones sobre las elecciones en todo el mundo están relacionadas con la insatisfacción de las personas que han podido llevar el estilo de vida propio de los 70 y que, en la actualidad, ya no existe debido a muchos de estos cambios de los que estamos hablando, así que pienso que se trata de posibles ramificaciones que podrían resultar perjudiciales.

Austin: Simplemente la coordinación, en particular con una nueva tecnología emergente. En mi opinión, a medida que la tecnología siga mejorando, es decir, al arreglarse ciertos problemas ligados a la capacidad de ampliación, a la privacidad, etc., se subsanará este problema de coordinación, pero hasta el momento ha constituido un obstáculo. En la esfera normativa, existen distintos aspectos que todavía están por determinar. Hasta el momento, considero que los reguladores, en líneas generales, han estado abiertos a la cadena de bloques como una opción en las instituciones financieras, aunque es obvio que quieren ser prudentes por motivos comprensibles. Están tomando medidas estrictas en otros ámbitos del mercado y analizan de una forma más exhaustiva las ICO, por ejemplo, así que creo que es necesario aclarar más los aspectos normativos y jurídicos relativos a los contratos inteligentes.
Desde mi punto de vista, la volatilidad de los activos subyacentes puede ser una de las grandes dificultades, junto con la reeducación. Volver a la escuela, en cuestión de cinco años. ¿Es tarde para volver a la escuela y ponerse al día? No lo sé, es realmente complicado, así que dificultará el proceso.

Creo que un uso más generalizado también ayudaría. Actualmente resulta extremadamente difícil gastar bitcoines en un punto de venta para adquirir un producto. Por eso, creo que la facilidad de uso y su fungibilidad conllevarán una adopción más extendida. Por otra parte, ahora el bitcóin y otras criptomonedas se encuentran fundamentalmente en un par de monederos muy grandes, de manera que extender estos activos a una gama más amplia de monederos podría mitigar las dificultades.

Kristina: Gracias a todos.

Richard: La entrevista es para esta edición de Talking Markets with Franklin Templeton. Gracias a todas las personas que han contribuido a ella. Si ha disfrutado con la información y desea escuchar más materiales, consulte el archivo de nuestros episodios anteriores y suscríbase en iTunes, Google Play o cualquier otro proveedor de podcasts. Hasta la próxima vez que compartamos más opiniones de nuestros profesionales de las inversiones sobre el terreno, adiós.

Para recibir más perspectivas de Franklin Templeton Investments directamente en su bandeja de correo, suscríbase al blog Beyond Bulls & Bears.

Para acceder a novedades de inversión puntuales, síganos en Twitter @FTI_Global y en LinkedIn.

Los comentarios, las opiniones y los análisis recogidos aquí son las opiniones personales expresadas por los gestores de inversiones y su finalidad es meramente informativa y de interés general, por lo que no deberá interpretarse como un asesoramiento de inversión individual ni como una recomendación o invitación para comprar, vender o mantener valor alguno o adoptar cualquier estrategia de inversión. Tampoco constituye asesoramiento jurídico o tributario. La información facilitada en este material se suministra a la fecha de su publicación y puede cambiar sin aviso previo y no es un análisis completo de cada hecho material en relación con cualquier país, mercado regional o inversión.

Es posible que, en la preparación de este material, se haya utilizado información de fuentes de terceros y que Franklin Templeton Investments («FTI») no haya verificado, validado o auditado dicha información de forma independiente. FTI no asume responsabilidad alguna, sea del tipo que sea, por pérdidas resultantes del uso de esta información y, en su caso, el usuario confiará en los comentarios, las opiniones y los análisis contenidos en el material por su propia cuenta y riesgo. Los productos, los servicios y la información podrían no estar disponibles en todas las jurisdicciones y son ofrecidos por las filiales de FTI y/o sus distribuidores conforme lo permitan las leyes y los reglamentos locales. Consulte a su propio asesor profesional para obtener información adicional sobre la disponibilidad de dichos productos y servicios en su jurisdicción.

¿Cuáles son los riesgos?

Todas las inversiones conllevan riesgos, incluida la posible pérdida de capital. El valor de las inversiones puede tanto subir como bajar y los inversores podrían no recuperar todo el capital invertido. La compra y el uso de monedas digitales comportan riesgos, también el riesgo de pérdida de capital. Las operaciones especulativas con bitcoines y otras formas de criptomonedas entrañan un riesgo importante.  Existe también un riesgo de fraude relacionado con empresas que afirman ofrecer plataformas de pago con criptomonedas u otros productos y servicios relacionados con las criptomonedas. Los precios de las acciones experimentan fluctuaciones, a veces rápidas y drásticas, debido a factores que afectan a empresas concretas, industrias o sectores específicos, o condiciones de mercado generales. La industria tecnológica puede verse significativamente afectada por la obsolescencia de la tecnología existente, ciclos de productos breves, caída de los precios y beneficios, competencia con nuevos operadores del mercado, así como condiciones económicas generales. Tradicionalmente, el sector tecnológico ha sido volátil debido al rápido ritmo del cambio de los productos y el desarrollo del sector.