Beyond Bulls & Bears

Renta fija

Hasenstab: López Obrador y México pueden evitar la trayectoria populista

En los mercados, la mayoría de las previsiones ya apuntaban hacia la victoria de Andrés Manuel López Obrador en las elecciones presidenciales celebradas en México el 1 de julio, pero hasta ahora, a la espera de la toma de posesión del 1 de diciembre, no habían empezado a tomar forma las repercusiones a largo plazo de este nuevo mandato político. El Dr. Michael Hasenstab, director de inversión de Templeton Global Macro, analiza las posibles perspectivas para México y explica por qué considera que el nuevo presidente debería mostrarse cauteloso antes de reproducir el programa populista de otros dirigentes latinoamericanos de los últimos años.

Esta entrada también está disponible en: Inglés Chino simplificado Holandés Francés Italiano Alemán Polaco

El fin del gobierno del PRI (Partido Revolucionario Institucional) ante la victoria del populista Andrés Manuel López Obrador conlleva cierto grado de incertidumbre política. Sin embargo, creemos que el equipo de López Obrador se ha encargado de asegurar a los inversores que la transición del gobierno se llevará a cabo de manera controlada «para mantener la estabilidad económica y financiera». En nuestra opinión, se trata de un buen comienzo del próximo gobierno.

La disciplina financiera frente a los impulsos populistas

A lo largo de la historia, ha habido diferentes ejemplos de populistas latinoamericanos que abandonaron las políticas favorables al mercado en detrimento de sus países, por ejemplo, Dilma Rousseff en Brasil o los Kirchner en Argentina.

Pese a que López Obrador ha mostrado ciertas inclinaciones populistas, como el aumento de las prestaciones de las pensiones o la amplia concesión de becas, parece que su equipo es consciente de los obstáculos que suelen encontrar los gobiernos cuando perturban la confianza depositada en los mercados financieros de su país.

Durante las últimas semanas, el equipo de López Obrador se ha comprometido a mantener la disciplina fiscal y la independencia del banco central. López Obrador también ha señalado que no revocará determinadas reformas esenciales que llevó a cabo su predecesor, como la privatización del sector energético.

No cabe duda de que todavía queda por ver gran parte del programa político, pero el enfoque inicial del equipo respecto a los mercados de capitales y al sector empresarial resulta prometedor. Además, mientras ocupó el cargo de alcalde de México D. F., López Obrador aplicó una política fiscal relativamente responsable.

¿Resistirán adecuadamente las alianzas políticas de López Obrador?

A pesar de todo, existen ciertas preocupaciones con respecto al próximo gobierno. El partido de izquierdas Morena, fundado por López Obrador en 2014, engloba a una serie de recién llegados desconocidos que carecen de experiencia política previa, como activistas y famosos. Su coalición de gobierno en el Congreso, Juntos Haremos Historia, cuenta con mayoría en la Cámara de Diputados dado que ocupa el 62 % de los escaños, pero se compone de una alianza con un gran contraste político entre el Partido del Trabajo (PT) y el conservador Partido Encuentro Social (PES).

La popularidad de López Obrador parece el vínculo de unión entre estas facciones políticas tan dispares, pero está por ver cómo se mantendrá la unidad de dichas alianzas en lo que a las políticas se refiere, en especial si decae la popularidad de López Obrador.

Incluso el partido Morena, que actualmente dispone del mayor número de escaños en las dos cámaras del Congreso, posee poca experiencia en el ámbito de la disciplina de voto. Desde nuestro punto de vista, es esencial que el gobierno respalde las reformas recientes y lleve a cabo otras nuevas para que México pueda expandir su economía y continuar atrayendo las inversiones.

Hasta el momento, la respuesta general de los mercados ha sido positiva

A pesar de algunas de las incertidumbres políticas a largo plazo que surgieron tras las elecciones, por lo general los mercados reaccionaron de forma positiva en las últimas semanas. Esto se debe en gran medida a que el banco central (Banco de México) ha continuado aplicando una política ortodoxa en el contexto de los comicios. En particular, aumentó su tipo de referencia en 25 puntos básicos (pb) el 21 de junio, hasta el 7,75 %, y anunció su intención de seguir favoreciendo al peso y mantener ancladas las expectativas de la inflación.

El peso mexicano ha respondido con un fortalecimiento del 10 % frente al USD del 14 de junio al 15 de julio, mientras que los mercados han descontado una nueva subida del tipo de 25 pb en la reunión del 2 de agosto.

En general, todavía persisten diversas preguntas acerca del próximo gobierno dirigido por el partido Morena, pero no esperamos ninguna alteración importante de la fuerza institucional del país ni de su economía.

Los inversores deben recordar que el gobierno mexicano lleva los últimos 20 años implementando políticas fiscales adecuadas y, al mismo tiempo, protegiendo la independencia de su banco central y manteniendo un tipo de cambio de flotación libre. Pensamos que estos modelos institucionales no se verán afectados.

Nuestras perspectivas para México siguen siendo favorables

Por otra parte, la economía mexicana ha conservado, por lo general, su resistencia: el país cuenta con una de las economías más abiertas del mundo y se beneficia de acuerdos de libre comercio con Estados Unidos, Canadá, Japón, América Central y la Unión Europea. Las alzas del ciclo económico estadounidense también resultan considerablemente beneficiosas para México.

Las renegociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) siguen constituyendo un motivo de preocupación, pero, en nuestra opinión, no es probable que acaben con los amplios sistemas de comercio vigentes entre México y Estados Unidos.

En general, aún albergamos perspectivas optimistas para el país. Seguimos centrándonos en las oportunidades de inversión en el mercado mexicano de la divisa local, ya que el peso todavía se encuentra infravalorado, mientras que los rendimientos del tramo a corto plazo de la curva siguen siendo muy interesantes, por encima del 7,5 %.

Los comentarios, las opiniones y los análisis recogidos aquí tienen carácter meramente informativo, por lo que no deben interpretarse como un asesoramiento de inversión individual ni como una recomendación para invertir en un valor o adoptar cualquier estrategia de inversión. Debido a la celeridad con que pueden cambiar las condiciones económicas y de mercado, los comentarios, las opiniones y los análisis recogidos aquí son válidos sólo en la fecha de su publicación y pueden variar sin previo aviso. Este artículo no pretende ser un análisis completo de cada hecho relevante en relación con cualquier país, región, mercado, sector, inversión o estrategia.

Es posible que, en la preparación de este material, se haya utilizado información de fuentes de terceros y que Franklin Templeton Investments («FTI») no haya verificado, validado o auditado dicha información de forma independiente. FTI no asume responsabilidad alguna por las pérdidas que pudieran derivarse del uso de esta información y el usuario se servirá de las observaciones, opiniones y análisis contenidos en este material bajo su propio criterio. Los productos, los servicios y la información podrían no estar disponibles en todas las jurisdicciones y son ofrecidos por las filiales de FTI y/o sus distribuidores conforme lo permitan las leyes y los reglamentos locales. Consulte a su propio asesor profesional para obtener información adicional sobre la disponibilidad de dichos productos y servicios en su jurisdicción.

 Para recibir más perspectivas de Franklin Templeton Investments directamente en su bandeja de correo, Suscríbase al blog Beyond Bulls & Bears.

Para acceder a novedades de inversión puntuales, síganos en Twitter @FTI_Global y en LinkedIn.

¿Cuáles son los riesgos?

Todas las inversiones conllevan riesgos, incluida la posible pérdida de capital. El valor de las inversiones puede tanto subir como bajar y los inversores podrían no recuperar todo el capital invertido. La inversión en el extranjero entraña riesgos especiales, entre ellos el riesgo de fluctuaciones cambiarias, de inestabilidad económica y de acontecimientos políticos adversos. Las inversiones en mercados emergentes, de los que forman parte los mercados fronterizos, entrañan riesgos más altos relacionados con esos mismos factores, además de los asociados al menor tamaño de dichos mercados, su menor liquidez y la ausencia de estructuras jurídicas, políticas, empresariales y sociales consolidadas para respaldar el mercado de valores. Debido a que estas estructuras suelen estar incluso menos desarrolladas en mercados fronterizos, así como a otros factores, entre ellos el mayor potencial de sufrir una volatilidad de precios extrema, la falta de liquidez, barreras al comercio y controles de cambio, los riesgos asociados a mercados emergentes se ven acentuados en mercados fronterizos. Los precios de los bonos generalmente varían en sentido opuesto a los tipos de interés. Por lo tanto, la cartera puede verse depreciada durante el proceso en que los bonos mantenidos en ella ajustan sus precios al aumento de los tipos de interés.