Beyond Bulls & Bears

Renta fija

Un comentario sobre la volatilidad de los mercados de renta variable

Octubre ha respondido a las expectativas de su reputación como mes volátil, pues las preocupaciones sobre el aumento de los tipos de interés en EE. UU., la desaceleración del crecimiento en China y las próximas elecciones de mitad de período en EE. UU. han asustado a muchos inversores. Franklin Equity Group comparte su opinión sobre la reciente agitación, por qué la volatilidad puede desvelar oportunidades convincentes y por qué el equipo de inversión sigue considerando que hay posibilidades interesantes para las empresas tecnológicas.

Esta entrada también está disponible en: Inglés Chino simplificado Francés Alemán

Franklin Equity Group

La incertidumbre relacionada con las tensiones comerciales, las preocupaciones acerca del crecimiento mundial (teniendo en cuenta que el reciente informe sobre el producto interior bruto de China decepcionó a los participantes del mercado) y el ritmo y la magnitud de las futuras subidas de los tipos de interés han contribuido a la volatilidad del mercado en las últimas semanas.

Además, las próximas elecciones de mitad de período en EE. UU. y los acontecimientos geopolíticos podrían estar influyendo en el comportamiento de los inversores.

Seguimos considerando que la economía mundial respalda los fundamentos corporativos, tal y como pone de relieve el crecimiento de los ingresos, los beneficios y el flujo de efectivo en multitud de sectores.

En nuestras estrategias de inversión en EE. UU., queremos invertir en empresas que, en nuestra opinión, cuentan con plataformas sólidas, están bien posicionadas desde el punto de vista competitivo y tienen perspectivas de crecimiento a largo plazo subestimadas o no reconocidas por el mercado. Al hacer esto, pretendemos analizar la volatilidad del mercado a corto plazo para aprovechar con carácter oportunista la debilidad del mercado en nuestras carteras.

Revisamos constantemente nuestras posiciones para asegurarnos de que nuestras hipótesis de inversión permanecen invariables y determinar si es seguro ampliar o reducir nuestras participaciones.

La caída del mercado en octubre en los Estados Unidos ha sido amplia y ha producido una rentabilidad de -8% o menos en todos los sectores, excepto el de servicios públicos y bienes básicos de consumo, tradicionalmente defensivos, que han ofrecido una rentabilidad positiva baja de un solo dígito desde principios de mes hasta el 24 de octubre de 2018.[1]

Los sectores con orientación cíclica de los materiales (-13,0 %), la energía (-12,5 %), el consumo discrecional (-12,2 %) e industrial (-11,6%) han ofrecido un desempeño inferior al del mercado general de EE. UU. (S&P 500 Index: -8,76 %) en lo que va de mes.[2]

Hemos recibido una serie de consultas acerca del sector de la tecnología de la información en particular, que está bien representando en varias de nuestras estrategias. El sector de tecnología de la información del S&P 500 creció un 20,62 % en lo que va de año hasta el 30 de septiembre de 2018; el sector perdió un 10,76 % en lo que va de mes hasta el 24 de octubre de 2018.[3]

Nuestra opinión sobre los fundamentos a largo plazo que sustentan el sector se mantiene sin cambios. Estamos observando un factor constante de “transformación digital”, pues las empresas tecnológicas están influyendo cada vez más en los mercados que tradicionalmente no eran tecnológicos, así como los impuestos más bajos y la necesidad de aumentar la productividad en un mercado laboral restrictivo. Estas cuestiones son esenciales para el futuro del sector. Las razones que justifican nuestra opinión son, entre otras, las siguientes:

  • Un indicador principal clave para la inversión en tecnología empresarial es el cambio progresivo en la rentabilidad empresarial. Como resultado de la reducción del tipo aplicado al impuesto de sociedades de EE. UU., se espera que las empresas estadounidenses en general ofrezcan cifras más altas de rentabilidad en 2018. Si bien, supuestamente, este incremento de la rentabilidad se está observando en el aumento de la rentabilidad del capital e incluso en las primas de los empleados, también estamos empezando a oír que las empresas ajenas al sector tecnológico invertirán más en tecnología gracias a las reducciones de impuestos.
  • Además de reducir los tipos impositivos, gracias al proyecto de ley en materia fiscal que entró en vigor en EE. UU., regresaron al país beneficios domiciliados en el extranjero, y esperamos una mejora en la rentabilidad del capital en forma de subida de la actividad de recompra de acciones y aumentos de los dividendos.
  • La inversión en tecnología está relacionada en muchas ocasiones con la productividad. En un mercado laboral cada vez más restrictivo, creemos que las empresas se verán obligadas a inclinarse más hacia la tecnología para promover un aumento de la producción.

Si estas cuestiones no se materializan en los próximos meses, podría generarse una mayor volatilidad en el sector tecnológico al reevaluar los inversores la repercusión a largo plazo de la reforma fiscal y la inversión en tecnología.

Hay numerosas empresas tecnológicas que consideramos bien posicionadas para el crecimiento, independientemente de lo que suceda con las condiciones económicas más generales. De manera coherente con nuestra filosofía y nuestro proceso de inversión, creemos que la volatilidad suele ofrecer oportunidades de inversión atractivas en empresas fuertes que a menudo están mal valoradas por el mercado a corto plazo para inversores con perspectivas disciplinadas a largo plazo.

Los comentarios, las opiniones y los análisis recogidos aquí tienen carácter meramente informativo, por lo que no deben interpretarse como un asesoramiento de inversión individual ni como una recomendación para invertir en un valor o adoptar cualquier estrategia de inversión. Debido a la celeridad con que pueden cambiar las condiciones económicas y de mercado, los comentarios, las opiniones y los análisis recogidos aquí son válidos sólo en la fecha de su publicación y pueden variar sin previo aviso. Este artículo no pretende ser un análisis completo de cada hecho relevante en relación con cualquier país, región, mercado, sector, inversión o estrategia.

Es posible que, en la preparación de este material, se haya utilizado información de fuentes de terceros y que Franklin Templeton Investments (FTI) no haya verificado, validado o auditado dicha información de forma independiente. FTI no asume responsabilidad alguna por las pérdidas que pudieran derivarse del uso de esta información y el usuario se servirá de las observaciones, opiniones y análisis contenidos en este material bajo su propio criterio. Los productos, los servicios y la información podrían no estar disponibles en todas las jurisdicciones y son ofrecidos por las filiales de FTI y/o sus distribuidores conforme lo permitan las leyes y los reglamentos locales. Consulte a su propio asesor profesional para obtener información adicional sobre la disponibilidad de dichos productos y servicios en su jurisdicción.

¿Cuáles son los riesgos?

Todas las inversiones conllevan riesgos, incluida la posible pérdida de capital.  El valor de las inversiones puede tanto subir como bajar y los inversores podrían no recuperar todo el capital invertido. Los precios de las acciones experimentan fluctuaciones, a veces rápidas y drásticas, debido a factores que afectan a empresas concretas, industrias o sectores específicos, o condiciones generales de mercado. La industria tecnológica puede verse significativamente afectada por la obsolescencia de la tecnología existente, ciclos de productos breves, caída de los precios y beneficios, competencia con nuevos operadores del mercado, así como condiciones económicas generales.

Para recibir más perspectivas de Franklin Templeton Investments directamente en su bandeja de correo, Suscríbase al blog Beyond Bulls & Bears.

Para acceder a novedades de inversión puntuales, síganos en Twitter @FTI_Global y en LinkedIn.

 

 

[1] Fuente: Morningstar Direct, en lo que va de mes hasta el 24 de octubre de 2018. Basado en las clasificaciones de sectores del S&P 500 Index. Los índices no están gestionados y no puede invertirse directamente en ellos. Tampoco incluyen comisiones, gastos ni costes de suscripción. La rentabilidad pasada no es un indicador ni garantía de la rentabilidad futura.

[2] Ibid.

[3] Ibid.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *