Beyond Bulls & Bears

Multiactivos

Valoración de la división del Congreso y los fundamentos del mercado

Las elecciones de mitad de mandato celebradas el martes en EE. UU. dividieron el control del Congreso estadounidense. Sin embargo, Ed Perks, director de inversión de Franklin Templeton Multi-Asset Solutions, considera que este esperado cambio en el equilibrio de poder posiblemente no afecte a sus perspectivas económicas respecto a EE. UU. ni conlleve cambios significativos en la política estadounidense. Además, explica por qué tiene en cuenta múltiples factores fundamentales a la hora de evaluar los mercados, y no los resultados políticos exclusivamente.

Esta entrada también está disponible en: Inglés Chino simplificado Francés Italiano Alemán

Pese a que se ha producido un gran alboroto alrededor de las elecciones estadounidenses de mitad de mandato, celebradas el 6 de noviembre, al analizar sus posibles repercusiones en los mercados, consideramos que probablemente los resultados del Congreso no serán motivo de preocupación.

Como predijeron muchos analistas, ahora el Congreso de Estados Unidos está dividido. Los demócratas se han hecho con el control de la Cámara de los Representantes, mientras que los republicanos siguen controlando el Senado.

Perspectivas económicas de EE. UU.

A nuestro juicio, es probable que la división del Congreso no tenga efectos significativos en nuestras perspectivas económicas. Seguimos esperando un crecimiento económico positivo a nivel global con la economía estadounidense a la cabeza, que parece encontrarse en unas condiciones relativamente buenas.

Aunque es posible que el crecimiento de EE. UU. se ralentice al desvanecerse el impulso de la expansión fiscal, creemos que las consecuencias serán leves porque este resultado ya se reflejó en gran medida en los precios de los mercados.

Posibles cambios en la política estadounidense

Básicamente, pensamos que la división del Congreso no provocará ningún cambio en la dirección general de la política. No esperamos ninguna modificación importante de las actuales políticas fiscales, comerciales ni en materia de gasto.

Dicho esto, creemos que las acciones sensibles a las políticas podrían verse sometidas a cierta presión. Por ejemplo, si los demócratas impulsan una revisión de la legislación sanitaria, podríamos presenciar cierta volatilidad en el sector de la atención médica.

Estos días, aparentemente a los dos partidos les resulta cada vez más difícil ponerse de acuerdo incluso acerca de las cuestiones económicas más bipartitas. La infraestructura constituye una de estas cuestiones. No tenemos claro si la división del Congreso propiciará la modernización de la infraestructura. Por ejemplo, es posible que los demócratas no quieran concederle al presidente Trump una victoria en el ámbito de la infraestructura de cara a las próximas elecciones presidenciales.

La división del Congreso podría provocar una nueva paralización de las políticas en Washington.

Adopción de una perspectiva más general

La experiencia nos dice que un único factor no influye en los mercados de manera aislada, al menos no a largo plazo. Nosotros nos centramos en múltiples factores fundamentales a la hora de evaluar los mercados, y no en los resultados políticos exclusivamente.

Tras alcanzar una serie de máximos históricos en 2018, las acciones estadounidenses se han caracterizado por su volatilidad en los últimos meses, debido a diversos motivos. Como ya mencionamos en un artículo anterior, la intensificación de las tensiones comerciales entre EE. UU. y China, la subida de los tipos de interés en EE. UU. y el aumento de la inflación son solo algunos de los factores que han dado lugar a los últimos cambios de los mercados.

En nuestra opinión, la reciente volatilidad de los mercados no resulta especialmente sorprendente en vista de la estabilidad relativa del año pasado. Además, nuestros análisis revelan que, en los años en los que se celebran elecciones de mitad de mandato en EE. UU., el mercado tiende a ser volátil. 

 

Los comentarios, las opiniones y los análisis recogidos aquí son las opiniones personales expresadas por los gestores de inversiones y su finalidad es meramente informativa y de interés general, por lo que no deberá interpretarse como un asesoramiento de inversión individual ni como una recomendación o invitación para comprar, vender o mantener valor alguno o adoptar cualquier estrategia de inversión. Tampoco constituye asesoramiento jurídico ni tributario. La información facilitada en este material se suministra a la fecha de su publicación y puede cambiar sin aviso previo y no es un análisis completo de cada hecho material en relación con cualquier país, mercado regional o inversión.

Es posible que, en la preparación de este material, se haya utilizado información de fuentes de terceros y que Franklin Templeton Investments («FTI») no haya verificado, validado o auditado dicha información de forma independiente. FTI no asume responsabilidad alguna por las pérdidas que pudieran derivarse del uso de esta información y el usuario se servirá de las observaciones, opiniones y análisis contenidos en este material bajo su propio criterio. Los productos, los servicios y la información podrían no estar disponibles en todas las jurisdicciones y son ofrecidos por las filiales de FTI y/o sus distribuidores conforme lo permitan las leyes y los reglamentos locales. Consulte a su propio asesor profesional para obtener información adicional sobre la disponibilidad de dichos productos y servicios en su jurisdicción.

Para recibir más perspectivas de Franklin Templeton directamente en su bandeja de correo, suscríbase al blog Beyond Bull & Bears.

Para acceder a novedades de inversión puntuales, síganos en Twitter @FTI_Global y en LinkedIn.

CFA® y Chartered Financial Analyst® son marcas registradas propiedad de CFA Institute.

¿Cuáles son los riesgos?

Todas las inversiones conllevan riesgos, incluida la posible pérdida de capital. El valor de las inversiones puede tanto subir como bajar y los inversores podrían no recuperar todo el capital invertido. Los precios de las acciones experimentan fluctuaciones, a veces rápidas y drásticas, debido a factores que afectan a empresas concretas, industrias o sectores específicos, o condiciones generales de mercado.