Beyond Bulls & Bears

Renta Variable

Títulos convertibles: No debemos creer todo lo que oímos

La volatilidad de los mercados puede crear condiciones desfavorables para todos los tipos de inversores. Sin embargo, Alan Muschott, de Franklin Equity Group, expone argumentos a favor de los títulos convertibles, una clase de activos híbrida que, en su opinión, tiene la capacidad de adaptarse a diversas condiciones de mercado. También analiza algunas ideas erróneas sobre esta inversión única que los inversores pueden tener interés en considerar.

Esta entrada también está disponible en: Inglés Francés Italiano Alemán

Desde la caída del mercado de valores estadounidense en el cuarto trimestre de 2018, muchos inversores nos han preguntado cuál ha sido el rendimiento de los títulos convertibles durante el período de agitación. Este tipo de inversiones híbridas las emiten empresas que quieren aumentar su capital y, generalmente, se estructuran en forma de deuda o bien de acciones preferentes con una opción implícita que permite la conversión en acciones ordinarias en determinadas condiciones.

Según nuestro análisis, en general los títulos convertibles ofrecieron un rendimiento superior a sus acciones subyacentes durante el cuarto trimestre, cuando el mercado de valores estadounidense registró su declive más pronunciado. Esto no resulta sorprendente para nosotros, si tenemos en cuenta la tendencia de los convertibles a ofrecer un buen desempeño durante los períodos en que la volatilidad del mercado es superior a la media.

Durante períodos de caída del mercado global de valores, el componente de renta fija de los títulos convertibles tiende a ofrecer cierta protección ante la erosión del valor. A la inversa, cuando las acciones ordinarias de una empresa crecen, debería aumentar el valor del título convertible debido a la opción de conversión.

Sin embargo, como inversores a largo plazo, nuestra valoración general de los títulos convertibles no cambia de un trimestre a otro ni durante los períodos de volatilidad del mercado. La vida media de un título convertible es de unos cinco años antes de su conversión y, normalmente, mantendremos un título convertible hasta su vencimiento, independientemente de los giros del mercado en ese tiempo.

En nuestra opinión, los títulos convertibles pueden ser atractivos en varios tipos de entornos de mercado, como los mercados alcistas, debido a la posible relación asimétrica con las acciones comunes subyacentes en lo que se refiere al precio.

A menudo llamados títulos convertibles «equilibrados», aquellos que presentan deltas (una medida de su sensibilidad como renta variable) próximas a la mitad del rango comprendido entre 0,0 y 1,0 puede participar más en el potencial alcista de la renta variable de un emisor de lo que lo hacen en el potencial a la baja. Estos son los tipos de títulos convertibles a los que damos preferencia, pues consideramos que es el aspecto más atractivo de la clase de activos.

Creemos que esta capacidad de adaptación de los títulos convertibles a una infinidad de condiciones de mercado los convierte en un instrumento atractivo para aumentar el nivel de diversificación de una cartera. Sin embargo, hemos observado que existen unas cuantas ideas erróneas sobre los títulos convertibles que los inversores pueden tener interés en considerar.

Los títulos convertibles desafían las etiquetas

En algunas partes del mundo, parece que muchos inversores consideran los títulos convertibles globales como una inversión de renta fija. Sin embargo, creemos que esta clasificación está lejos de ser exhaustiva.

Tal como se señala en el artículo anterior, los títulos convertibles constituyen una clase de activos única en el mundo de la inversión, pues ofrecen a los inversores el potencial de crecimiento de las acciones ordinarias y los ingresos propios de los bonos. Debido a estas características singulares, los títulos convertibles pueden clasificarse como valores de renta fija, valores de renta variable o como una clase de activos independiente.

La mayor parte de los títulos convertibles se emiten en los Estados Unidos

Cuando analizamos los títulos convertibles globales, adoptamos una perspectiva diferente a muchos de nuestros pares. No basamos nuestra tenencia en un índice de referencia, que suele comprender una ponderación equitativa entre los mercados estadounidense, europeo y asiático. Esto puede resultar sorprendente para algunos inversores de Europa o Asia que creen que deberíamos tener más exposición a sus países de origen.

En nuestra opinión, una ponderación equitativa entre esos mercados no refleja la realidad del mercado. Según muestra el cuadro inferior, los Estados Unidos representan un 60% de la emisión del mercado mundial de títulos convertibles. A menudo orientamos las inversiones al mercado primario, pues las nuevas emisiones de títulos ofrecen las características equilibradas a las que damos preferencia. Por lo tanto, solemos tener una mayor exposición a los títulos convertibles estadounidenses que muchos de nuestros pares.

Repercusión de la inversión

El universo mundial de títulos convertibles también se inclina hacia sectores de crecimiento más alto como la tecnología de la información, la atención sanitaria y el consumo discrecional. Afortunadamente, observamos factores de crecimiento atractivos para los próximos años en todos estos sectores.

Consideramos que la tecnología se está convirtiendo en un gasto indiscrecional para un grupo amplio de empresas y sectores. En particular, nos interesan determinados títulos convertibles en el contexto de los temas de crecimiento, como el software a demanda. Con frecuencia, muchas empresas carecen de los conocimientos especializados, el personal y los recursos necesarios para desarrollar esta tecnología internamente, lo cual crea oportunidades para las empresas del sector de la computación en la nube y el software como servicio.

En otros ámbitos, seguimos viendo oportunidades entre las empresas que presentan niveles altos de innovación en el espacio de la atención sanitaria. Con organismos reguladores más flexibles y nuevos objetivos y métodos de administración de medicamentos, observamos una oleada constante de innovación en la esfera sanitaria.

Recuadro: Tres buenas razones para valorar la posibilidad de invertir en títulos convertibles

  1. Potencial de diversificación adicional. Tradicionalmente, los bonos convertibles han mostrado una correlación baja con respecto a la renta fija y una correlación imperfecta con las acciones.  Esto genera el potencial de aumentar la diversificación de la cartera de los inversores, así como de disminuir la volatilidad y mejorar el perfil de riesgo general de la cartera. La diversificación no garantiza beneficios ni protege frente a los riesgos o pérdidas.
  2. Potencial atractivo para el retorno ajustado de las inversiones a largo plazo. Los críticos señalan que el valor de los títulos convertibles no aumenta tan rápidamente como el de las acciones en los mercados alcistas y que su protección contra caídas no es equivalente a la de los bonos si se produce un declive de los mercados. Sin embargo, históricamente han ofrecido un rendimiento atractivo ajustado al riesgo a largo plazo en comparación con las acciones y los bonos.
  3. Conjunto de oportunidades amplio y diverso. La naturaleza flexible de los títulos convertibles los hace atractivos para una amplia gama de inversores. Como grupo, los convertibles han presentado tradicionalmente un perfil de riesgo/beneficio atractivo, si bien dentro de dicho grupo existe una variedad considerable de niveles de riesgo, sensibilidad a las fluctuaciones de precios de las acciones subyacentes y un potencial participación alcista. Los valores convertibles están diversificados en función de las calificaciones del crédito, los sectores, la capitalización del mercado y las características de la inversión.

 

Es posible que, en la preparación de este material, se haya utilizado información de fuentes de terceros y que Franklin Templeton Investments (FTI) no haya verificado, validado o auditado dicha información de forma independiente. FTI no asume responsabilidad alguna por las pérdidas que pudieran derivarse del uso de esta información y el usuario se servirá de las observaciones, opiniones y análisis contenidos en este material bajo su propio criterio. Los productos, los servicios y la información podrían no estar disponibles en todas las jurisdicciones y son ofrecidos por las filiales de FTI y/o sus distribuidores conforme lo permitan las leyes y los reglamentos locales. Consulte a su propio asesor profesional para obtener información adicional sobre la disponibilidad de dichos productos y servicios en su jurisdicción.

Para recibir más perspectivas de Franklin Templeton Investments directamente en su bandeja de correo, Suscríbase al blog Beyond Bulls & Bears.

Para acceder a novedades de inversión puntuales, síganos en Twitter @FTI_Globaly en LinkedIn.

CFA® y Chartered Financial Analyst® son marcas registradas propiedad de CFA Institute.

¿Cuáles son los riesgos?

Todas las inversiones conllevan riesgos, incluida la posible pérdida de capital. El valor de las inversiones puede tanto subir como bajar y los inversores podrían no recuperar todo el capital invertido. De modo general, las que ofrecen rentabilidad más alta están acompañadas por un mayor nivel de riesgo. Los precios de las acciones fluctúan, a veces rápida y dramáticamente, debido a factores que afectan a empresas individuales, industrias o sectores particulares, o a las condiciones generales del mercado. Las inversiones en industrias de rápido crecimiento, como el sector de la tecnología (que tradicionalmente ha sido volátil), podrían generar un aumento de la fluctuación de los precios, especialmente a corto plazo. Los precios de los bonos generalmente varían en sentido opuesto a los tipos de interés. Por lo tanto, la cartera puede verse depreciada durante el proceso en que los bonos mantenidos en ella ajustan sus precios al aumento de los tipos de interés. El alto rendimiento refleja el mayor riesgo crediticio asociado a estos valores de clasificación inferior y, en algunos casos, los menores precios de mercado de estos instrumentos. Los títulos convertibles están sujetos a los riesgos de las acciones cuando el precio de la acción subyacente es alto en relación con el precio de conversión (porque el valor del título depende en gran medida de su opción de conversión), y de los títulos de deuda cuando el precio de las acciones subyacentes es bajo en relación con el precio de conversión (porque la opción de conversión tiene menos valor). Un título convertible no es tan sensible a los cambios en los tipos de interés como un título de deuda similar no convertible y, generalmente, tiene menos posibilidades de obtener beneficios o pérdidas que las acciones subyacentes. La diversificación no garantiza unos beneficios ni protege frente al riesgo de pérdidas.