Beyond Bulls & Bears

Alternativos

Los cinco componentes básicos de la gestión eficaz del impacto

Todavía no ha surgido una política unificada de mejores prácticas para la inversión de impacto, y la proliferación de metodologías y métricas ha introducido un elemento de confusión. Simplemente puede ser un desafío navegar a través de todos los recursos de los que disponen los inversores de impacto. En la segunda publicación de esta serie de tres partes, nuestro equipo Franklin Real Asset Advisors —en colaboración con la firma de consultoría Tideline— nos guían a través de lo que ellos llaman los «cinco bloques de construcción» de la gestión eficaz del impacto.

Esta entrada también está disponible en: Inglés Chino simplificado Francés Alemán

A medida que se acelera la inversión de impacto, los inversores están refinando su enfoque desde un énfasis inicial en la medición del impacto (la práctica de cuantificar tanto los productos generados por el impacto como sus resultados) para enfocarse en la gestión del impacto, un enfoque proactivo que integra consideraciones de impacto en cada etapa del proceso de inversión. Este nuevo enfoque tiene como objetivo comprender el impacto de una inversión de manera más completa, y mejorar el desempeño social y ambiental a lo largo de la vida útil de un activo.

Los diferentes marcos y herramientas disponibles para los inversores de impacto pueden clasificarse en cinco grandes categorías: objetivos, estándares, certificaciones, metodologías y métricas. Estos bloques de construcción entran en juego en diferentes etapas del proceso de gestión del impacto. La siguiente tabla ilustra una selección de los ejemplos más destacados y ampliamente aceptados en cada categoría.

 

Objetivos

Las numerosas interpretaciones de los objetivos de impacto han planteado un desafío a los inversores y empresarios que buscan alinearse en torno a un conjunto de objetivos compartidos. Como una extensión de los Objetivos de Desarrollo del Milenio lanzados en el año 2000, la creación de los ODS (objetivos de desarrollo sostenible) de la ONU fue un paso significativo en la búsqueda de un marco universal. Estos objetivos han ayudado a alinear los sectores público, privado y filantrópico en torno a 17 prioridades sociales y ambientales ampliamente reconocidas.

Muchos propietarios y gerentes de activos están diseñando nuevas estrategias de inversión para respaldar los ODS o están destacando cómo las estrategias existentes están alineadas con esos objetivos. De los inversores que respondieron a la encuesta 2019 de Global Impact Investing Network (GIIN), el 60 % realiza un seguimiento del rendimiento de al menos algunas de sus inversiones de impacto en los ODS.1 Otro 15 % planea hacerlo en el futuro.2 

Sin embargo, para los inversores representa un desafío la falta de claridad sobre qué significa «estar alineado» con los Objetivos de Desarrollo Sostenible o «avanzar» hacia ellos. Se están realizando varios esfuerzos para explicar lo que esto significa en la práctica, incluido el mapa del mercado de los UNPRI (principios para la inversión responsable) de las Naciones Unidas, la Iniciativa Neerlandesa de Inversión en los ODS y el Impacto en los ODS del PNUD (Programa de Desarrollo de las Naciones Unidas), entre otros. Una definición más precisa ayudará a los inversores de impacto a comunicar más claramente sus objetivos, establecer mejores expectativas y fortalecer la responsabilidad.

Estándares

A la luz de los reclamos ante el «lavado verde» (la falsa ética medioambiental, los impactos sin fundamento), los estándares pueden ayudar a los inversores a tener más confianza en las prácticas sociales y ambientales que se esperan de ellos, e informar a la sociedad sobre qué esperar de los inversores de impacto.

El mercado ha estado ansioso por el establecimiento de un conjunto de mejores prácticas para toda la industria, y en 2018, la Corporación Financiera Internacional (CFI) lanzó los principios operativos para la gestión del impacto. Los principios se desarrollaron en asociación con más de 15 organizaciones para fomentar la autenticidad y la transparencia por parte de los inversores. Al seguir los principios de la CFI, los inversores pueden evaluar más fácilmente el impacto de sus estrategias. Sin embargo, como no se prescriben prácticas específicas, esto puede presentar algunos desafíos para los inversores.

Certificaciones

La inversión de impacto sigue siendo un espacio floreciente donde puede ser todo un desafío la identificación de empresas, activos o administradores de fondos de impacto. Los inversores pueden utilizar las certificaciones como indicadores valiosos en la detección y la diligencia debida, así como para demostrar e informar el rendimiento del impacto. Ayudan a verificar la calidad y la validez de los enfoques de impacto y a generar confianza entre las partes.

Las certificaciones de terceros van desde calificaciones específicas del sector hasta índices de referencia multisectoriales mucho más amplios. Incluyen estándares para industrias particulares, como el Método de Evaluación Ambiental de Building Research Establishment (BREEAM) para bienes inmuebles sostenibles y Aeris Impact Management Ratings en el desarrollo de la comunidad de Estados Unidos, así como amplias calificaciones como el Sistema de Calificación de Inversión de Impacto Global (GIIRS) para la industria de gestión de fondos y la Evaluación de Impacto B para certificar a las Corporaciones B, una clase de empresas que buscan el impacto.

A pesar de la proliferación de certificaciones, muchos propietarios de activos aún no cuentan con suficientes datos matizados para obtener comodidad en los administradores de activos y sus procesos de gestión de impacto. En los próximos años se deberán crear certificaciones más flexibles y sólidas para evaluar mejor y con mayor precisión las estrategias de gestión de impacto en todas las clases de activos.

Metodologías

Las metodologías universales como las dimensiones de impacto del Proyecto de Gestión de Impacto (qué, quién, cuánto, contribución y riesgo) están surgiendo como la mejor práctica para la industria y han sido adoptadas por un grupo variado de inversores y emprendedores. Sin embargo, todavía es común que los inversores personalicen la metodología del Proyecto de Gestión de Impacto o desarrollen la suya propia para satisfacer sus prioridades y necesidades únicas.

Métricas

Antes del desarrollo y la adopción de conjuntos de métricas estándar como los Estándares de Inversión de Informes de Impacto (IRIS) de la Red de Inversión Global de Impacto (GIIN), y las métricas de sostenibilidad desarrolladas por la Iniciativa de Informes Globales (GRI), algunas compañías e inversores midieron los impactos sociales y ambientales, pero fue imposible comparar el rendimiento.

Los enfoques sobre qué medir y cómo informar sobre el impacto variaron ampliamente. Como resultado, la credibilidad de la medición del impacto sufrió, lo que hizo que algunos se mostraran escépticos ante la inversión de impacto en general.

Beneficiándose de casi una década de uso y refinamiento desde que se introdujo por primera vez, los IRIS (Estándares de Inversión de Informes de Impacto) se han convertido en el marco más ampliamente reconocido y aplicado para las métricas entre los inversores de impacto. IRIS combina métricas de diferentes industrias en un solo sistema central.

Según la encuesta GIIN de 2018, el 59 % de los encuestados utiliza métricas IRIS en su práctica de gestión de impacto.3  Si bien a menudo es un recurso central, muchos inversores han encontrado beneficioso complementar las métricas IRIS con métricas patentadas, información cualitativa, o normas y marcos externos adicionales. Como tal, el enfoque más común para los inversores encuestados por el GIIN es utilizar una combinación de métricas estándar seleccionadas de todo el portafolio con otros indicadores, según corresponda.

Estos cinco componentes básicos permiten que la práctica de la gestión del impacto sea más eficiente, robusta y se implemente de manera coherente. Para comprender cómo se utilizan las herramientas en la práctica, en la tercera parte de esta serie exploraremos su uso en una estrategia particular.

Los sistemas robustos para la gestión del impacto que se integran de principio a fin en el proceso de inversión han desempeñado un papel central en la maduración del mercado de inversión de impacto. Basándose en un conjunto de herramientas y marcos —que van desde objetivos amplios hasta métricas de impacto precisas—, los inversores están cada vez más capacitados para comprender, gestionar y mejorar los resultados sociales y ambientales de sus inversiones.

 

Para recibir más perspectivas de Franklin Templeton directamente en su bandeja de correo, suscríbase al blog Beyond Bulls & Bears.

 Para acceder a oportunas novedades de inversión, síganos en Twitter @FTI_Global y en LinkedIn.

Información legal importante

 Este material está destinado a ser únicamente de interés general, por lo que no deberá interpretarse como un asesoramiento de inversión individual ni como una recomendación o invitación para comprar, vender o mantener valor alguno o adoptar cualquier estrategia de inversión. Tampoco constituye asesoramiento jurídico ni tributario.

 Las opiniones expresadas son las de los gestores de inversiones, y los comentarios, las opiniones y los análisis son válidos en el momento de su fecha de publicación (marzo de 2019) y pueden cambiar sin previo aviso. La información facilitada en este artículo no pretende ser un análisis completo de cada hecho relevante en relación con cualquier país, región o mercado.

Es posible que, en la preparación de este material, se haya utilizado información de fuentes de terceros y que Franklin Templeton Investments («FTI») no haya verificado, validado ni auditado dicha información de manera independiente. FTI no asume responsabilidad alguna, sea del tipo que sea, por pérdidas resultantes del uso de esta información y, en su caso, el usuario confiará en los comentarios, las opiniones y los análisis contenidos en el material por su propia cuenta y riesgo. Los productos, los servicios y la información podrían no estar disponibles en todas las jurisdicciones, y son ofrecidos fuera de los Estados Unidos por las filiales de FTI o sus distribuidores conforme lo permitan las leyes y los reglamentos locales.

Consulte a su propio asesor profesional para obtener información adicional sobre la disponibilidad de dichos productos y servicios en su jurisdicción.

¿Cuáles son los riesgos?

 Todas las inversiones conllevan riesgos, incluida la posible pérdida de capital. El valor de las inversiones puede tanto subir como bajar y los inversores podrían no recuperar todo el capital invertido. Las estrategias gestionadas de manera activa podrían sufrir pérdidas si la opinión del gestor de inversiones sobre los mercados, los tipos de interés o el atractivo, los valores relativos, la liquidez o las posibles revalorizaciones de determinadas inversiones realizadas en una cartera resulta incorrecta. No puede garantizarse que las técnicas o las decisiones de inversión del gestor de inversiones vayan a generar los resultados deseados.

 


1. Fuente: Encuesta anual 2019 de inversores de impacto de Global Impact Investing Network (GIIN). Este informe captura datos de 266 inversores de impacto recopilados a través de una encuesta distribuida durante enero y febrero de 2019.

2. Ibídem.

3. Ibídem.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *