Beyond Bulls & Bears

El euro débil y una reforma estructural serían claves para la recuperación de la eurozona en 2015

Esta entrada también está disponible en: Inglés Holandés Francés Italiano Alemán Polaco

Las preocupaciones respecto al estancamiento y la deflación se han unido para crear una  mezcla de desconsuelo que se ha apoderado de la Eurozona en 2014. Mientras algunos analistas del mercado albergan dudas sobre la posibilidad de que la región se pueda recuperar de la crisis económica en la cual se encuentra sumida, Uwe Zoellner, director de Pan-European Equities y  gestor de cartera, señala que el debilitamiento del euro y las reformas estructurales bien implementados pueden ayudar a mejorar el porvenir financiero de la Eurozona. Expresa su perspectiva sobre las flaquezas de 2014 y los potenciales puntos fuertes para 2015.

Uwe Zoellner
Uwe Zoellner

Uwe Zoellner, CFA®
Director de Pan-European Equity
Gestor de cartera
Administración local de activos de Franklin

La Eurozona ha luchado este año en medio de una combinación de reformas estructurales tardías, economías en desarrollo más débiles y, lo que hasta hace poco, fue un euro relativamente fuerte. Sin embargoSin embaS, aún encuentro razones para mantenernos optimistas a largo plazo. Como es probable que el euro se siga debilitando, los principales exportadores de la región pueden volverse más competitivos. Además, cada país está diseñando su propio plan de reforma de su economía, y creo que los ingresos corporativos tienen espacio para crecer.

La fortaleza persistente del euro ha sido uno de los principales motivos de la debilidad reciente de la Eurozona. Cuando la crisis de la deuda soberana estalló en Europa en 2009 el euro era considerado por la mayoría como una moneda pobre, que no funcionaba y que estaba mal diseñada. Sin embargo, a pesar de estas inquietudes, el euro se mantuvo relativamente fuerte en los últimos dos años. Y, dado que la Eurozona depende tanto de las exportaciones, su fuerte moneda ha sido  un obstáculo para su crecimiento. Sin embargo, el Euro ha comenzado finalmente a debilitarse en contraposición con otras monedas principales y creemos que esta debilitación le dará un importante impulso a los exportadores de la eurozona, dentro de los cuales se encuentra no solo Alemania sino también Bélgica, los Países Bajos, Luxemburgo e Italia.

Creo que la reciente debilitación del euro puede ser atribuida en gran medida a los actos y la retórica del Banco Central Europeo (BCE). De hecho, creo que la debilitación del euro puede en definitiva demostrar ser el resultado más importante de los recientes actos realizados por el BCE. Aunque creo que el BCE ha hecho varias cosas bien en su esfuerzo por fomentar la recuperación de la eurozona, las consecuencias de dichas acciones podrían ser limitadas si los gobiernos regionales no llevan a cabo reformas estructurales. Creo que la expansión de la política monetaria es de gran ayuda, pero por sí sola no podrá resolver los problemas económicos actuales de la región.

Es probable que al fin y al cabo el BCE emprenda una verdadera flexibilización cuantitativa (FC) el año próximo, a pesar de la resistencia del banco central de Alemania, Bundesbank. Creo que el Bundesbank probablemente se oponga a toda FC, pero solo tiene un voto en el Consejo de Administración del BCE. La FC no será en definitiva de mucha ayuda dada la gran necesidad de reformas estructurales pero tampoco creo que sea dañina.

Lo que sí creo que necesita la Eurozona es no bajar las tasas de interés como sucedió cuando la Reserva Federal de EE.UU. emprendió su programa de FC en 2008. Creo que la Eurozona necesita que ingrese dinero real a la economía real, idealmente a pequeñas y medianas empresas que tienen dificultad para acceder a préstamos. Esto parece ser lo que busca alcanzar el BCE en este momento. Un efecto secundario de la creación de dinero adicional podría ser el de un euro aun más débil, lo que podría fortalecer a las exportaciones y ganancias corporativas.

Listos para la reforma

Los gobiernos de la Eurozona también han estado luchando por aprobar lo que yo creo son reformas estructurales muy necesarias con el fin de incrementar la competitividad y reducir los costos laborales. En general, los esfuerzos de los gobiernos han tenido un éxito ambivalente este año. No es estrictamente necesario que un país tenga que establecer una enorme reforma radical; por lo general son pequeñas cosas las que deben modificarse en una economía, pero han surgido temas clave. Por ejemplo, los mercados laborales europeos son mayoritariamente bastante rígidos. Es difícil para las compañías despedir empleados y no siempre tienen demasiada flexibilidad para ajustar los salarios cuando se encuentran en situaciones económicas complicadas. Los países también podrían determinar si sus procesos de emisión de permisos de trabajo o requisitos de habilitación son excesivamente pesados. En mi opinión, superar dilaciones y abordar estos asuntos ha sido uno de los motores de la recuperación en países que lo han logrado.

Slide0

Por otra parte, la desaceleración de los mercados emergentes ha causado daños en la Eurozona porque estos mercados son por lo general importantes para las exportaciones europeas, en particular las del norte de Europa. Países como Alemania pudieron escapar de la peor crisis económica y financiera reciente de la región porque pudieron continuar exportando bienes a China y a otras economías en desarrollo. Dado que algunas de estas economías emergentes se encuentran en período de desaceleración, las exportaciones se han estancado y el crecimiento económico junto con las ganancias corporativas han sufrido como consecuencia. No obstante, creo que la desaceleración reciente puede haber sido una bendición oculta. Alemania se ha vuelto un poco complaciente de más, en mi opinión. Definitivamente Alemania, quien ha sido un motor de crecimiento en Europa, ha hecho varias cosas bien para mantener su economía por el buen camino, pero también ha tenido la suerte de poder vender sus automóviles y sus maquinarias a clientes de mercados emergentes. La desaceleración reciente puede darle a Alemania el incentivo necesario para solucionar algunos de sus asuntos pendientes.

Balance

Las bolsas europeas según los mide el Índice MSCI europeo, están un 54% mejor que en los últimos tres años,[1] pero las ganancias por acción en realidad han bajado en el mismo período.[2] La brecha entre la cotización de la acción y la rentabilidad corporativa es una razón por la cual creemos que  hay más incertidumbre en torno a las perspectivas sobre las acciones europeas.

Considero que buena parte de esta reciente ansiedad puede ser inapropiada. Al final del último ciclo de valoración de 2011, los mercados parecían haber sido tasados durante el Armagedón, con un precio de las acciones europeas 8 veces mayor que el beneficio por acción,[3] lo que es extremadamente barato si se tiene en cuenta que las acciones estaban siendo negociadas en un promedio de aproximadamente 12 veces más que el beneficio por acción en los últimos diez años. 4 Parte del salto de los precios de las acciones en los últimos tres años significó un alejamiento de la visión demasiado pesimista sobre las perspectivas de futuro de Europa hacia una más sensata.

Sin embargo, en comparación con otras regiones, en particular con Estados Unidos, los mercados europeos aún me parecen relativamente baratos. Creo que una vez que las ganancias empiecen a mejorar,  la bolsa europea comenzará a desempeñarse mejor. Mientras que las ganancias a corto plazo pueden resultar poco estimulantes en los próximos 24 meses, con las ganancias corporativas europeas tan por debajo de los picos anteriores, yo espero que el potencial de recuperación sea importante.

Dada la incertidumbre económica renovada, los sectores defensivos tales como la salud y servicios públicos han tenido un buen rendimiento este año. Mientras que la salud forma parte del sector defensivo, me llamó la atención que los servicios públicos lo fueran. Tradicionalmente ese sector se ha considerado de refugio, pero dado todas las presiones regulatorias y el exceso de capacidad de producción de energía que vemos en grandes partes de Europa, no creo que este sector sea tan defensivo como solía serlo. Por otro lado, las áreas cíclicas del mercado, tales como el consumo discrecional, industria y materiales estuvieron dentro de los sectores que más decepcionaron del año.

Sector_chart_spa

Incluso en sectores cíclicos más débiles creo que la volatilidad reciente crea una oportunidad dado que el descuento de valoración en sectores más defensivos ha subido bastante.

Creo que la investigación fundamental en profundidad y una selección prudente de las acciones son elementos clave para identificar a aquellas compañías que van a prosperar una vez que se revierta la situación.

Para recibir las perspectivas de Franklin Templeton en su bandeja de entrada, subscríbase al blog Beyond Bulls & Bears.

Para conocer noticias de inversión oportuna, síganos en Twitter @FTI_Global y en LinkedIn.

CFA® y Chartered Financial Analyst® son marcas registradas del CFA Institute.

Los comentarios, las opiniones y los análisis constituyen la opinión personal del gestor de inversiones, son para fines informativos e interés general solamente, y no deben considerarse asesoramiento para inversión individual ni recomendaciones ni invitaciones para comprar, vender o mantener cualquier título o adoptar cualquier estrategia de inversión. No constituyen asesoramiento legal o fiscal. La información que se brinda en el presente material se adapta hasta la fecha de su publicación y puede variar sin previo aviso, y no pretende ser un análisis completo de todo hecho material con relación a cualquier país, región de mercado o inversión.

Es posible que, en la preparación de este material, se haya utilizado información de fuentes de terceros y que Franklin Templeton Investments (“FTI”) no haya verificado, validado o auditado dicha información de forma independiente. FTI no asume responsabilidad alguna por la pérdida que surja del uso de esta información y la confiabilidad en los comentarios, las opiniones y los análisis del material es a entera discreción del usuario.  Es posible que los productos, los servicios y la información no estén disponibles en todas las jurisdicciones y que empresas asociadas a FTI o sus distribuidores los ofrezcan según lo permita la legislación y normativa local. Consulte a su asesor profesional para obtener información adicional acerca de la disponibilidad de productos y servicios en su jurisdicción.

¿Cuáles son los riesgos?

Todas las inversiones implican riesgos, incluida la posible pérdida de capital. El valor de las inversiones puede experimentar oscilaciones al alza o a la baja, cabe la posibilidad de que los inversionistas no recuperen el capital total que invirtieron. Los precios de las acciones fluctúan, a veces de forma rápida y dramática, debido a factores que afectan a compañías individuales, industrias o sectores particulares, o a condiciones del mercado en general. El aumento del precio de las acciones refleja la proyección de futuras ganancias o ingresos y pueden por lo tanto bajar bruscamente si la compañía no alcanza dichas proyecciones. Las empresas más pequeñas, de porte medio o aquellas relativamente nuevas o no muy avezadas pueden ser especialmente sensibles a las condiciones económicas cambiantes, y sus posibilidades de crecimiento son menos seguras que las de las empresas de mayor tamaño o más consolidadas. Históricamente, estos valores han sufrido más volatilidad en sus precios que las acciones de compañías más grandes, especialmente a corto plazo.  En la medida que una cartera se enfoque en determinados países, regiones, industrias, sectores o tipos de inversión en particular, puede existir de vez en cuando mayores riesgos de evolución desfavorable en las áreas seleccionadas que una que invierta en una variedad más amplia de países, regiones, industrias, sectores o inversiones. Las inversiones extranjeras implican riesgos especiales, como las fluctuaciones de la divisa, la inestabilidad económica y los acontecimientos políticos. Las inversiones en mercados en desarrollo conllevan mayores riesgos relacionados con los mismos factores, además de los riesgos asociados con el tamaño menor de dichos mercados, su menor nivel de liquidez y su falta de marcos legales, políticos, empresariales y sociales establecidos con el fin de respaldar los mercados de acciones.



[1] Fuentes: Thomson Reuters (Markets) LLC: Datastream IBES Global Aggregates, Bank of America Merrill Lynch. Para obtener más información visite www.franklintempletondatasources.com. Solamente para fines ilustrativos. Los datos se basan en las rentas del Índice MSCI europeo por los 3 años culminados el 22 de setiembre de 2014. Los índices no son regulados y no se debe invertir directamente en uno. El rendimiento pasado no es garantía de resultados futuros.

[2] Ibid. Datos calculados por el período de 3 años que culminó el 22 de setiembre de 2014.

[3] Fuentes: FactSet; MSCI. Para obtener más información visite www.franklintempletondatasources.com. Los datos son del Índice MSCI europeo hasta el 30 de junio de 2014. El rendimiento pasado no es garantía de resultados futuros. La relación precio-beneficio o relación P/B es una valoración múltiple de las acciones que se define como precio de mercado por acción dividido las ganancias anuales por acción.

4 Ibid.