Beyond Bulls & Bears

Perspectiva sobre las inversiones en 2015: Cinco razones por las que la zona euro puede sorprender a Naysayers

Esta entrada también está disponible en: Inglés Holandés Francés Italiano Alemán Polaco

La zona euro encajó  un  golpe económico en 2014 y muchos analistas no  creen que vaya a producirse una tregua importante para la región en 2015. Sin embargo, Philippe Brugere-Trelat,  Executive Vice President y gestor de carteras deFranklin Mutual Series®, no cree que todo vaya a ser malo para la  región en 2015. De hecho, argumenta en cinco puntos por qué tiene confianza en que la zona euro obtenga un mayor rendimiento del esperado en el año anterior y expone dónde está encontrando oportunidades de inversión en la región.

Philippe Brugere-Trelat
Philippe Brugere-Trelat

Philippe Brugere-Trelat
Executive Vice President, Gestor de Carteras
Franklin Mutual Series®

Para muchos analistas, la economía de la zona euro no estuvo a la altura de las expectativas  en 2014. Sin embargo, a pesar de las abrumadoras previsiones negativas sobre el crecimiento económico, creo que la zona euro puede sorprender positivamente a los inversores en 2015. Tengo cinco motivos por los que creer que es posible:

1. Puede  producirse el fin de la austeridad fiscal de la zona euro. Se podría  argumentar que  fueron necesarias medidas drásticas tras la crisis de deuda soberana en la región que comenzó hace ya casi cinco años, y que  los planes de austeridad que algunos países miembros  llevaron a cabo fueron muy severos.

Muchos países aumentaron los impuestos y redujeron el gasto público: los países que consiguieron planes de rescate de parte de la Unión Europea y del Fondo Monetario Internacional fueron obligados a tomar dichas medidas para recibir un rescate. En mi opinión, Irlanda, España y Portugal, que han sufrido reformas muy drásticas y han intentado resolver sus problemas, se han recuperado notablemente. El mejor ejemplo es que el crecimiento de sus respectivos productos interiores brutos (PIB) durante el segundo y el tercer trimestre de 2014  se situó a la cabeza, mientras que Alemania permaneció rezagada. Parece que a estos países les está yendo mejor.

De todas formas, la austeridad fue difícil de sobrellevar en general y estamos observando un movimiento en los países de la zona euro que se separa de dicha austeridad y se encamina hacia la inversión en el crecimiento del PIB.

2. La demanda global  de productos de la zona euro sigue resistiendo. La zona euro es el “hogar” de una gran variedad de industrias, desde los fabricantes de automóviles alemanes a los fabricantes de equipos electrónicos holandeses. Muchas de las marcas de prestigio que produce la zona euro siguen siendo objeto de demanda en todo el mundo. Aunque los mercados emergentes (concretamente, China) no están creciendo tanto como antes, aún parecen sentirse atraídos por los productos europeos.

3. Un euro más débil puede fomentar las exportaciones. El euro ha alcanzado su mínimo en casi nueve años frente al dólar estadounidense a principios de enero de 2015[1]. Generalmente, un euro débil es positivo para las exportaciones de la zona euro, ya que favorece que los bienes y servicios de la zona euro tengan precios mucho más competitivos en el mercado mundial[2]. Las exportaciones comprenden el 24% del PIB de la región. En comparación, la economía estadounidense está más centrada en el mercado nacional, ya que sus exportaciones sólo suman el 13% de su PIB[3].

Además, parece que se está llegando a un consenso entre los analistas del mercado acerca de que el euro tiene posibilidades de debilitarse más frente al dólar estadounidense en 2015. Yo no suelo estar de acuerdo con los consensos pero, esta vez, tengo que admitir que el impulso del euro parece ir en descenso. No puedo predecir si el euro acabará en 115, en 110 o al mismo nivel del dólar estadounidense pero, desde mi punto de vista, el euro se debilitará en 2015.

4. La bajada del precio del  petróleo puede resultar beneficioso para los bolsillos de los consumidores. Opino que la bajada del  petróleo  favorecerá a los consumidores de la zona euro incrementando su renta real disponible y reduciendo los costes de  de las empresas, lo que podría contribuir a la bajada de precios de bienes y servicios a largo plazo. Todos esos factores combinados pueden dar un buen impulso al crecimiento del PIB. Merece la pena señalar que suele existir un desfase temporal, normalmente alrededor de cuatro trimestres, antes de que los efectos de la bajada de precios del carburante se noten en el crecimiento del PIB, por lo que no notaremos un impacto inmediato.

5. El Banco Central Europeo (BCE) parece acercarse a una flexibilización cuantitativa completa. Considero  que existen señales suficientes de que el BCE  parece acercarse cada vez más a una flexibilización cuantitativa completa. Opino que el presidente del BCE, Mario Draghi, no podía haber sido más claro en su última declaración. La compra de deuda soberana en el mercado secundario está al acecho, simplemente porque puede ser el único modo de que el BCE aumente el tamaño de su balance con su objetivo anunciado de 1 billón de euros. En caso contrario, simplemente no hay suficiente deuda para comprar.

Más en Europa

Aunque existen ciertas preocupaciones sobre la estabilidad política en Grecia, los diferenciales en bonos soberanos del estado de Portugal, Italia y España han sido relativamente estables. Por lo que el contagio sistemático de un país a otro ha descendido, en mi opinión.

No obstante, lo que quizá es motivo de mayor preocupación es la inestable situación en Rusia. El país se está enfrentando a importantes desafíos como el precio del petróleo y la caída en picado de su moneda. Los costes de las empresas rusas de petróleo y gas están denominados en rublos casi en su totalidad, por lo que la debilidad del rublo ha contrarrestado en gran medida el impacto sobre el precio del crudo. El petróleo se comercia  principalmente en dólares americanos, lo que significa que los productores petroleros rusos pueden vender su producto  obteniendo ingresos basados en un dólar más fuerte mientras pagan sus gastos en el rublo devaluado. Hay que tener en cuenta que Rusia afrontó una situación muy perjudicial en 1998, cuando una crisis de deuda catastrófica devaluó mucho su moneda. Al final, la crisis se resolvió y el país siguió la senda de un fuerte crecimiento económico.  A pesar de que sigue habiendo mucha incertidumbre política en torno a Rusia, considero que los problemas en este país tienen fecha de caducidad.  Puede que pasen uno, dos o tres trimestres antes de que Rusia supere su actual crisis, no puedo asegurarlo, pero los problemas no son algo que considere estructural en este momento.

Buscar valor

En el actual entorno económico global, estamos buscando oportunidades de valor en empresas que consideramos beneficiarios directos de un euro debilitado. Estas oportunidades se encuentran en el sector industrial, así como en industrias de consumo como automóviles, ventas minoristas y ocio. También nos gusta el sector financiero, tanto las empresas de seguros como los bancos. Creemos que muchos bancos europeos no están valorados como se merecen y estamos buscando varios nombres de ese sector que sean particularmente atractivos. Las empresas financieras comparten características comunes, como una gestión sólida y fuertes posiciones en el mercado. También comercian con lo que consideramos son múltiplos de valor contable de lo más atractivos[4].

En este momento, no estamos buscando valor en sectores defensivos, como alimentación, bebida, tabaco y atención sanitaria, ya que estas acciones no tienen valoraciones especialmente altas. Esta tendencia comenzó en la primavera de 2014, cuando muchos inversores compraron tales acciones buscando refugio y rentabilidades más altas. Muchas de estas acciones ya no cuentan con una propuesta de valor, y opino que su perfil de riesgo se ha elevado dada la expansión realizada por muchas de esas empresas.

Como siempre, continuamos siguiendo un enfoque cauto, aunque nos atraen los atractivos principios básicos que vemos en los mercados de renta variable europeos. En muchos aspectos, las empresas europeas están trazando una imagen convincente que contrasta con la historia regional plasmada en muchos titulares. Como resultado, consideramos que nuestra perspectiva de inversión a largo plazo y orientada al valor, respaldada por  un análisis rigurosa, resulta idónea para descubrir oportunidades de inversión en Europa que proporcionen unos perfiles de  rentabilidad/riesgo atractivos.

Los comentarios, las opiniones y los análisis constituyen la opinión personal del administrador de inversiones, son para fines informativos e interés general solamente, y no deben considerarse asesoramiento para inversión individual ni recomendaciones ni invitaciones para comprar, vender o mantener cualquier título o adoptar cualquier estrategia de inversión. No constituyen asesoramiento legal o fiscal. La información proporcionada aquí es válida a la fecha de esta publicación, puede cambiar sin previo aviso y no es un análisis completo de cada hecho material en relación con ningún país, mercado regional o inversión.

Es posible que, en la preparación de este material, se haya utilizado información de fuentes de terceros y que Franklin Templeton Investments (“FTI”) no haya verificado, validado o auditado dicha información de forma independiente. FTI no asume responsabilidad alguna por la pérdida que surja del uso de esta información, y la confiabilidad en los comentarios, las opiniones y los análisis del material es a entera discreción del usuario. Es posible que los productos, los servicios y la información no estén disponibles en todas las jurisdicciones y que empresas asociadas a FTI o sus distribuidores los ofrezcan según lo permita la legislación y normativa local. Consulte a su asesor profesional para obtener información adicional acerca de la disponibilidad de productos y servicios en su jurisdicción.

Reciba más perspectivas de Franklin Templeton Investments en la bandeja de entrada de su correo electrónico. Suscríbase al blog Beyond Bulls & Bears.

Para conocer noticias de inversión oportuna, síganos en Twitter @FTI_Global y en LinkedIn.

¿Cuáles son los riesgos?

Toda inversión implica riesgos, incluida la posible pérdida de capital. El valor de las inversiones puede experimentar oscilaciones al alza o a la baja, y cabe la posibilidad de que los inversores no recuperen el capital total que invirtieron. Los precios de las acciones fluctúan, a veces de forma rápida y dramática, debido a factores que afectan a compañías individuales, industrias o sectores particulares, o a condiciones del mercado en general. Los riesgos especiales están relacionados con la inversión extranjera, incluidas las fluctuaciones de moneda, la inestabilidad económica y los desarrollos políticos. Las inversiones en mercados emergentes conllevan mayores riesgos relacionados con los mismos factores, además de los riesgos asociados con el tamaño menor de dichos mercados, su menor nivel de liquidez y su falta de marcos legales, políticos, empresariales y sociales establecidos con el fin de respaldar los mercados de valores.



[1] Fuente: Bloomberg LP, a 5 de enero de 2015.

[2] Fuente: Banco Central Europeo: “Estructura económica de la zona euro” de 2013.

[3] Ibídem.

[4] El valor contable es el valor liquidativo de una empresa, que se calcula restando los pasivos y los activos inmateriales, como la buena voluntad, de la totalidad de los activos.