Beyond Bulls & Bears

Perspectivas de 2015 para la inversión: Renta variable global y las oportunidades entre los retos de invertir respetando la sharía

Esta entrada también está disponible en: Inglés Holandés Francés Italiano Alemán Polaco

Con prácticamente todos los mercados de renta variable del mundo para elegir, es realmente complejo determinar cuáles son las mejores oportunidades de inversión individuales de una cartera. Alan Chua, vicepresidente ejecutivo y gestor de carteras de Templeton Global Equity Group, no solo debe seleccionar las inversiones en todo el mundo que considera que tienen buen potencial, sino que además tiene la tarea añadida de garantizar que dichas inversiones cumplan determinados principios de la sharía, cuando se trata de gestionar carteras que cumplan la sharía. Ofrece, junto a su equipo, sus puntos de vista sobre oportunidades en renta variable a principios de 2015 de forma general y la manera en que el proceso de selección de acciones difiere dentro de los matices de una cartera de renta variable que es respetuosa con la sharía.

Alan Chua
Alan Chua

Alan Chua, CFA
Executive Vice President, Gestor de carteras y Analista
Templeton Global Equity Group™

Como gestores de Renta Variable Bottom-Up, consideramos que, aunque es importante tener en cuenta los datos macroeconómicos de una determinada región o país, es incluso más relevante examinar cada sector y cada empresa individualmente para determinar las distintas fuentes de sus ingresos. Al observar el año 2014 de forma general, queda claro que la renta variable europea no ha estado entre las favoritas. Las valoraciones de la zona euro se encuentran entre las más baratas actualmente en el mundo, resultado de la crisis financiera europea de hace unos años y de una comunidad inversora generalmente adversa a cualquier riesgo, cuya tendencia ha sido la de rehuir Europa durante el año pasado debido a unos fundamentales económicos generalmente pobres. Sin embargo, muchas empresas europeas siguen siendo relevantes y competitivas a nivel mundial, con diversos ingresos desde el punto de vista geográfico y un apalancamiento altamente operativo. En comparación con sus homólogos de mercados desarrollados, Europa también  dispone de las mayores posibilidades de nuevos estímulos monetarios y fiscales adicionales. Por este motivo, Europa es una zona central para nosotros y un lugar donde buscamos constantemente nuestras oportunidades.

Creemos que hoy en día en Europa, y especialmente en nuestro enfoque en las carteras respetuosas con la sharía, destaca el sector sanitario, que dispone de valoraciones razonables y de buen potencial a largo plazo. Si miramos atrás, a finales de los 90 y principios del año 2000, el sector sanitario se negociaba  con altos múltiplos, por encima de 30 veces las ganancias. Desde entonces, las valoraciones  caido  y tocaron fondo en los años 2009-2010 hasta llegar a niveles  por debajo de los dos dígitos debido a una tormenta perfecta compuesta por el incremento de las normativas, una menor productividad en investigación y desarrollo y la competencia de los genéricos. Optamos por una visión más constructiva e identificamos un mayor potencial en los recortes de gastos, la reestructuración y el desarrollo de  nuevos conductos en determinadas empresas. Más recientemente, consideramos que el sector ha mostrado un vigor renovado, ya que se están aprobando más medicamentos nuevos en el mercado que en otros tiempos, y el gasto sanitario en los mercados emergentes ha seguido fomentando las ganancias en muchas empresas relacionadas con el sector sanitario.

También hemos encontrado oportunidades selectivas entre un grupo ecléctico de empresas sanitarias, fuera de la industria tradicional farmacéutica, que consideramos que ofrecen oportunidades de crecimiento infravaloradas (y a menudo sin relación) para inversores de largo plazo. Según nuestra opinión, este tipo de empresas también representan  oportunidades de adquisición atractivas para las grandes farmacéuticas y empresas de biotecnología que buscan diversificarse más allá de los productos que dependen de patentes. De hecho, en el año 2014 se ha batido el récord de actividad en fusiones y adquisiciones en el sector farmacéutico.

También estamos buscando valor en los sectores más perjudicados, incluido el sector energético, al que estamos dedicando más tiempo de investigación ya que las valoraciones han caído debido al colapso sufrido en los precios de las materias primas. Nosotros creemos que intentar predecir los precios del petróleo a corto plazo no es un ejercicio constructivo, pues es prácticamente imposible. A largo plazo, dado que extraer y procesar el petróleo no es rentable con precios  tan bajos, es muy probable que  se reduzca la capacidad y presenciemos un mecanismo autocorrectivo que seguramente proporcionará un nivel mínimo de referencia. En cuanto mejore el crecimiento global, la demanda de petróleo debería crecer también, pues estamos bastante convencidos de que el riesgo de incremento de los precios del petróleo de tres a cinco años vista sea posiblemente mayor que el riesgo de un mayor descenso de los precios.

Determinados mercados emergentes también se han convertido en algo más interesante para nosotros después de dos años de rendimiento inferior frente a sus homólogos del mundo desarrollado. Hemos encontrado valor selectivo en China para nuestras carteras, aunque el medioambiente sigue siendo un reto, debido a los significativos desequilibrios económicos y a un entorno empresarial altamente politizado. Nuestra visión en China se centra en encontrar empresas con balances sólidos y disciplina de capital. No obstante, no se pueden poner todos los mercados emergentes a la misma altura; hay que hacer los deberes de forma individual.

Perspectivas para Japón

En nuestra opinión, el valor parece escasear en Japón, donde muchas grandes empresas son conglomerados con posiciones secundarias en sectores que no consideramos atractivos. Tradicionalmente, las empresas japonesas han priorizado a los depositarios frente a los accionistas, cosa que ha afectado al rendimiento de la renta variable y ha convertido al país en un multiplicador precio/valor contable garantizado relativamente bajo. Consideramos que, ante todo, lo que Japón necesita son reformas estructurales, normativas y empresariales que fomenten un mayor rendimiento de la renta variable, del consumo y de los gastos de capital. Somos de la opinión de que la única palanca sobre la cual el gobierno japonés tiene control total es la política monetaria. El estímulo fiscal está limitado por los niveles de deuda nacional y la dificultad de incrementar la recaudación fiscal y la reforma estructural. Incluso si se maximiza y se implementa totalmente, seguramente tardará un tiempo en mostrar resultados. No nos sorprende que el Banco de Japón aplicara una mayor flexibilización cuantitativa en 2014.

Será complicado introducir reformas estructurales en Japón, dado que es muy probable que existan reticencias tanto políticas como por parte de las partes interesadas, que se verían  en desventaja por las reformas estructurales. Creemos que la “Abenomics” está funcionando parcialmente, pues se está produciendo una flexibilización monetaria, pero consideramos que los estímulos fiscales no serán suficientes debido a las presiones citadas. Opinamos que las reformas estructurales son cruciales para obtener éxito a largo plazo, pero las medidas anunciadas hasta el momento no son suficientemente contundentes y todavía requieren de la “cooperación” de las empresas y del mercado laboral para reformarse por completo.

Estamos observando que algunas empresas japonesas con visión de futuro están introduciendo cambios, cosa que nos anima. También resultan positivos los esfuerzos que está realizando el gobierno al incrementar su  conciencia estableciendo un índice compuesto por las empresas con mayor rentabilidad financiera (ROE, por sus siglas en inglés). Consideramos que todos estos son signos positivos, y que el gobierno es consciente de que incrementar la rentabilidad de los accionistas es importante. El fondo Government Pension Investment Fund (GPIF) de Japón posiblemente confiará menos en la rentabilidad de los bonos y más en la rentabilidad de renta variable para la viabilidad a largo plazo del sistema de pensiones. Sin embargo, el cambio a escala global no será inmediato porque la gestión directiva debe creer que una ROE baja en relación con comparaciones globales es un problema.

Las oportunidades entre los retos de invertir respetando la sharía

La selección de inversiones para nuestras carteras respetuosas con la sharía sigue el mismo proceso de selección de acciones Bottom-Up. Además, nuestra visión general sobre las inversiones es un reflejo de la visión de nuestras carteras más amplias. Sin embargo, debemos considerar ciertos aspectos únicos. Por ejemplo, la estructura del balance de una empresa no debería incluir demasiados activos líquidos ni demasiada deuda. Además, una empresa no debería centrarse en sectores denominados “haram” (prohibidos), como los del alcohol, el tabaco y el juego, así como en alimentos considerados “no halal”.

Puesto que conocemos los límites de la renta variable según la sharía, es decir, un máximo del 5% de empresas no halal y un 33% de capital en deudas e intereses obtenidos del flujo de caja libre, podemos componer una selección de acciones adecuada. Debido a estos requisitos, consideramos que el gestor del fondo tiene que examinar las acciones a fondo, lo que permitirá construir una cartera de gran convicción. Los asesores de la sharía, considerados unos expertos en la ley islámica, forman parte del proceso de selección y revisión de las inversiones. Además, nuestras carteras se someten a revisiones y aprobaciones independientes del Amanie International Shariah Supervisory Board, que goza de gran reconocimiento por su amplio y exhaustivo consejo de miembros de la sharía y con gran experiencia técnica.

Cuando el universo de las acciones está sujeto a filtros más estrictos (debido a los requisitos de cumplimiento de la sharía), es normal que la elección sea más reducida, y una cartera respetuosa con la sharía puede acabar con una ponderación de una acción en particular mayor que nuestras carteras convencionales. Debido a esta elevada concentración de la acción/sector en una cartera, ésta se somete a un examen en profundidad desde el punto de vista de la gestión de riesgos. Al mismo tiempo, consideramos que este examen en profundidad nos ayuda a fundamentar nuestras convicciones alrededor de lo que consideramos las mejores oportunidades potenciales.

Estamos orgullosos de poder decir que somos un gestor de fondos de renta variable global genuino en el ámbito de la sharía gracias a la presencia de Templeton Global Equity Group sobre el terreno en el mundo entero.

Los comentarios, las opiniones y los análisis constituyen la opinión personal del gestor de inversiones, son para fines informativos e interés general solamente, y no deben considerarse asesoramiento para inversión individual ni recomendaciones ni invitaciones para comprar, vender o mantener cualquier título o adoptar cualquier estrategia de inversión. No constituyen asesoramiento legal o fiscal. La información proporcionada aquí es válida a la fecha de esta publicación, puede cambiar sin previo aviso y no es un análisis completo de cada hecho material en relación con ningún país, mercado regional o inversión.

Es posible que, en la preparación de este material, se haya utilizado información de fuentes de terceros y que Franklin Templeton Investments (“FTI”) no haya verificado, validado o auditado dicha información de forma independiente. FTI no asume responsabilidad alguna por la pérdida que surja del uso de esta información y la confiabilidad en los comentarios, las opiniones y los análisis del material es a entera discreción del usuario.  Es posible que los productos, los servicios y la información no estén disponibles en todas las jurisdicciones y que empresas asociadas a FTI o sus distribuidores los ofrezcan según lo permita la legislación y normativa local. Consulte a su asesor profesional para obtener información adicional acerca de la disponibilidad de productos y servicios en su jurisdicción.

Reciba más perspectivas de Franklin Templeton Investments en la bandeja de entrada de su correo electrónico. Suscríbase al blog Beyond Bulls & Bears.

Para conocer noticias de inversión oportuna, síganos en Twitter @FTI_Global y en LinkedIn.

¿Cuáles son los riesgos?

Todas las inversiones implican un riesgo, incluida la posible pérdida de capital. El valor de las inversiones puede experimentar oscilaciones al alza o a la baja, y cabe la posibilidad de que los inversores no recuperen el capital total que invirtieron. Los precios de las acciones fluctúan, a veces de forma rápida y dramática, debido a factores que afectan a compañías individuales, industrias o sectores particulares, o a condiciones del mercado en general. Es posible que las posiciones de valor no incrementen su precio según lo previsto o incluso que baje su valor. Los riesgos especiales están relacionados con la inversión extranjera, incluidas las fluctuaciones de moneda, la inestabilidad económica y los desarrollos políticos. Las inversiones en mercados emergentes, cuyos mercados fronterizos son un subconjunto, conllevan mayores riesgos relacionados con los mismos factores, además de los riesgos asociados con el menor tamaño de dichos mercados, su menor liquidez y su falta de marcos legales, políticos, empresariales y sociales establecidos con el fin de respaldar los mercados de valores. Dado que estos marcos están incluso menos desarrollados en los mercados fronterizos, así como otros factores como el mayor potencial de volatilidad extrema de los precios, la falta de liquidez, las barreras comerciales y los controles de cambio, los riesgos asociados con los mercados emergentes se incrementan en los mercados fronterizos.

 

CFA® y Chartered Financial Analyst® son marcas registradas del CFA Institute.