Beyond Bulls & Bears

Conociendo al Gestor: Philippe Brugere-Trelat

Esta entrada también está disponible en: Inglés Holandés Francés Alemán Polaco

Como si de una flor se tratase, una oportunidad de valor a veces puede tardar más de lo esperado en florecer. Así que, en calidad de ávido jardinero y seleccionador de acciones, Philippe Brugere-Trelat es un experto en tener paciencia. Aprendió sobre la importancia de ser un inversor metódico gracias a los pioneros del valor Max Heine y Michael Price durante los primeros años de su carrera en Mutual Shares. Actualmente vicepresidente ejecutivo y gestor de carteras de Franklin Mutual Series®, Brugere-Trelat ha puesto a prueba su paciencia a través de una gran variedad de condiciones de mercado. En una entrevista con Beyond Bulls & Bears, Brugere-Trelat reflexiona sobre esos altibajos económicos y admite que, tanto en su jardín plantando árboles como visitando empresas, le gusta “ensuciarse las manos”.

Philippe Brugere-Trelat
Philippe Brugere-Trelat

Philippe Brugere-Trelat
Vicepresidente Ejecutivo
Gestor de carteras
Franklin Mutual Series

Beyond Bulls & Bears: ¿Cuándo empezó a interesarse en la industria de los fondos mutuos?

Philippe Brugere-Trelat: En 1984 conocí a Max Heine, el fundador de Mutual Series, por aquel entonces llamada Mutual Shares, y a Michael Price (quien después se convirtió en presidente y director de Mutual Series). Yo venía de la banca privada francesa y estaba viviendo en Londres en aquel momento, pero me apetecía vivir y trabajar en Estados Unidos. Conocí a Michael a través de un amigo en común. Michael y Max, por aquel entonces, no estaban manejando una gran cantidad de dinero, tal vez cerca de 500 millones de dólares, pero ya contaban con una trayectoria excelente y una muy buena reputación. Ambos eran personas con mucha curiosidad. Max siempre estaba buscando nuevos ángulos para descubrir valor. En ese momento, estaban tratando de determinar si podían encontrar oportunidades de inversión en Europa que fuesen similares a las que estaban encontrando en Estados Unidos. Un día me presenté en la puerta de su despacho. Francés, habiendo vivido en Londres y con conexiones bastante buenas en la ciudad de Londres; el resto es historia.

Beyond Bulls & Bears: ¿Qué aprendió de Max y Michael?

Muy fácil. De Max y Michael lo he aprendido todo. Aprendí cómo ser opositor, meticuloso, paciente, cómo mantener mis emociones bajo control. En realidad, de ellos lo aprendí todo sobre la inversión de valor. Lamentablemente, Max falleció unos años después de haberme unido a la compañía, pero, cuando Michael tomó el mando, fue todo igual. Tuve dos fantásticos profesores.

Beyond Bulls & Bears: ¿Cómo definiría su enfoque como gestor de carteras?

Philippe Brugere-Trelat: Valor y selección de acciones. Tanto si el valor está de moda, es popular y moderno como si no, en Mutual Series solo hemos hecho una cosa (valor) desde 1949, cuando la compañía aún se conocía como Mutual Shares. Esto es lo que conocemos, es en lo que creo que somos buenos y es algo que practico todas las mañanas.

Con valor quiero decir que buscamos acciones que creemos que parecen baratas desde un punto de vista, por ejemplo, de precio-beneficio[1]. Al mismo tiempo, buscamos catalizadores en el momento de la decisión de inversión que puedan reducir o eliminar ese descuento. Es sencillo en teoría, pero a veces es más difícil llevarlo a cabo en la práctica.

Beyond Bulls & Bears: Se le ha citado diciendo que usted no es un inversor activista, pero que “vale la pena ser un poco franco con una cartera”. ¿Qué quiso decir con esto?

Philippe Brugere-Trelat: La mayor parte del tiempo tenemos muy buenas relaciones con el equipo de administración de las empresas en las que invertimos. Nunca invertimos en una empresa si no nos hemos reunido con la administración. Una vez que hemos realizado la inversión, una de las partes clave de nuestro proceso de inversión es mantener un contacto cercano con la administración de la empresa. Como seleccionadores de valores, construimos una historia de la cartera de la empresa mediante la historia de la misma. El contacto con la administración es absolutamente clave en nuestro proceso. La mayoría del tiempo, gozamos de una excelente relación con la administración, pues saben que somos inversores a largo plazo. Ellos saben que hemos hecho nuestros deberes y que se supone que debemos hacer las preguntas difíciles.

Cuando creemos que la administración no está haciendo lo que debería para el beneficio de los accionistas, no nos quedamos callados. Les decimos lo que creemos que deberían estar haciendo. Podemos hacerlo con distintos formatos, incluso con cartas públicas y batallas indirectas, con el objetivo de cambiar la gestión. Esto ha ocurrido no solo en Norteamérica, sino también, de forma más ocasional, en Europa, donde hemos sido fundamentales impulsando una gestión de mejor calidad y más amigable con los accionistas.

Beyond Bulls & Bears: ¿Cuál es la parte más dura o frustrante de su trabajo?

Philippe Brugere-Trelat: Yo diría que la parte más dura es vender una tenencia. Para mí, es más fácil comprar una acción valorada de forma atractiva que vender una acción que ha tenido un buen rendimiento. Los inversores tienden a enamorarse de sus posiciones, especialmente de aquellas que tienen un muy buen rendimiento. Pero intentamos ser disciplinados. Intentamos vender cuando se ha alcanzado nuestro objetivo de valor razonable y no hay ninguna razón especial para cambiarlo, pero a veces es difícil. Vender es mucho más difícil que comprar.

¿La parte frustrante de mi trabajo? ¡Todos los días son frustrantes! Pero también muy emocionantes. La parte bonita del negocio de fondos mutuos, el negocio de la inversión, es que siempre es diferente. Todos los días aprendes algo nuevo. Cuando llegue el día que ya no esté aprendiendo, me daré cuenta de que habrá llegado la hora de irme. Pero creo que es el mejor trabajo del mundo. Conoces gente inteligente. Un día te encuentras en la cima y al día siguiente estás abajo del todo, pero siempre se trata de algo nuevo y emocionante.

Beyond Bulls & Bears: ¿Cuál es el periodo de mercado más desafiante o memorable que ha afrontado durante su carrera en la gestión de inversiones?

Philippe Brugere-Trelat: He pasado por unos cuantos. En 1987, cuando el mercado de valores cayó un 20% en un día y, de repente, parecía que el mundo estaba llegando a su fin. Lo que es interesante es que, si se observa ese período en una gráfica a largo plazo, no fue algo tan importante. Ha habido muchas más situaciones de crisis como aquella desde entonces. La burbuja de Internet a finales de los 90 fue otra. También viví el default ruso de 1998 y, más recientemente, la crisis de las hipotecas subprime en Estados Unidos. Las crisis me han enseñado la virtud de la paciencia. Tienes que dar un paso atrás, tratar de no emocionarte de ningún modo ni para vender ni para comprar. Si esperas que las cosas se pongan un poco en orden y esté todo más claro, entonces puedes comenzar a hacer tu trabajo con una actitud más tranquila y menos impulsada por las emociones.

Beyond Bulls & Bears: ¿Hay algún consejo que haya recibido durante su carrera en el que aún confíe en la actualidad?

Philippe Brugere-Trelat: Ser paciente. Ser opositor está bien, mientras tengas paciencia, y mientras tus inversores también la tengan. Siempre recuerdo a John Maynard Keynes y su frase “Los mercados pueden mantener su irracionalidad más tiempo del que tú puedes mantener tu solvencia”. Pero con nuestro tipo de estrategia en Mutual Series y el tipo de accionistas que tenemos, creo que tenemos un buen poder de permanencia. Y creo que esto es lo que nos ha permitido tomar decisiones complicadas o impopulares que, en nuestra opinión, proporcionan acceso a abundantes oportunidades de valor real.

Beyond Bulls & Bears: ¿Qué le interesa o con qué está involucrado fuera del trabajo?

Philippe Brugere-Trelat: Me gusta jugar al tenis. También me gusta viajar siempre que puedo, por placer, para descubrir países nuevos, gente nueva y modos de vida nuevos. Pero si en otra vida tuviera otro trabajo, creo que me gustaría ser arquitecto de paisajes. Me gusta diseñar jardines. Tengo un espacio al aire libre en Long Island y me gusta poner las manos en el suelo y plantar. Para mí, esto es una terapia buenísima. Y, al igual que invertir, requiere paciencia para ver cómo las cosas realmente florecen y crecen.

Los comentarios, las opiniones y los análisis constituyen la opinión personal del gestor de inversiones, son para fines informativos e interés general solamente, y no deben considerarse asesoramiento para inversión individual ni recomendaciones ni invitaciones para comprar, vender o mantener cualquier título o adoptar cualquier estrategia de inversión. No constituyen asesoramiento legal o fiscal. La información proporcionada aquí es válida a la fecha de esta publicación, puede cambiar sin previo aviso y no es un análisis completo de cada hecho material en relación con ningún país, mercado regional o inversión.

Es posible que, en la preparación de este material, se haya utilizado información de fuentes de terceros y que Franklin Templeton Investments (“FTI”) no haya verificado, validado o auditado dicha información de forma independiente. FTI no asume responsabilidad alguna por la pérdida que surja del uso de esta información, y la confiabilidad en los comentarios, las opiniones y los análisis del material es a entera discreción del usuario. Es posible que los productos, los servicios y la información no estén disponibles en todas las jurisdicciones y que empresas asociadas a FTI y/o sus distribuidores los ofrezcan según lo permita la legislación y normativa local. Consulte a su asesor profesional para obtener información adicional acerca de la disponibilidad de productos y servicios en su jurisdicción.

Reciba más perspectivas de Franklin Templeton Investments en la bandeja de entrada de su correo electrónico. Subscríbase al blog Beyond Bulls & Bears.

Para conocer noticias de inversión oportuna, síganos en Twitter @FTI_Global y en LinkedIn.

¿Cuáles son los riesgos?

Toda inversión implica riesgos, incluida la posible pérdida de capital. El valor de las inversiones puede experimentar oscilaciones al alza o a la baja, y cabe la posibilidad de que los inversores no recuperen el capital total que invirtieron. Los precios de las acciones fluctúan, a veces de forma rápida y dramática, debido a factores que afectan a compañías individuales, industrias o sectores particulares, o a condiciones del mercado en general. Los riesgos especiales están relacionados con la inversión extranjera, incluidas las fluctuaciones de moneda, la inestabilidad económica y los desarrollos políticos. Las inversiones en mercados emergentes conllevan mayores riesgos relacionados con los mismos factores, además de los riesgos asociados con el tamaño menor de dichos mercados, su menor nivel de liquidez y su falta de marcos legales, políticos, empresariales y sociales establecidos con el fin de respaldar los mercados de valores.



[1] Una relación precio-beneficio es una relación de valoración del precio por acción actual de una empresa en comparación con sus beneficios por acción.