Beyond Bulls & Bears

Optimismo, pesimismo y oportunidad

Esta entrada también está disponible en: Inglés Holandés Francés Alemán Polaco

Dado que el S&P 500 ha estado en racha desde 2008, registrando rentabilidades de dos dígitos en cinco de los últimos seis años, y que los tipos del Tesoro estadounidense se mantienen cerca de niveles mínimos históricos, muchos inversores están poniendo en duda sus perspectivas de rentabilidad total a largo plazo. Ed Perks, director de inversiones y gestor de carteras de Franklin Equity Group®, nos explica las razones por las que sigue siendo optimista con respecto a las perspectivas del mercado estadounidense, así como los lugares donde busca oportunidades de inversión a día de hoy.

Ed Perks
Ed Perks

Ed Perks, CFA
Director de Inversiones, Vicepresidente Ejecutivo, Gestor de Carteras
Franklin Equity Group®

Si nos fijamos en el contexto de inversión en general y en la temporada de ingresos corporativos más reciente, destacan algunos temas clave. Desde un punto de vista macroeconómico, un crecimiento más lento (especialmente en muchas regiones fuera de Estados Unidos), junto con la solidez del dólar estadounidense, ha afectado al rendimiento corporativo. Este ha sido el caso para varias empresas estadounidenses que recientemente han publicado ganancias trimestrales. La solidez del dólar estadounidense ha sido claramente un obstáculo para muchas empresas multinacionales, ya que, a medida que el dólar estadounidense se fortalece, esto puede perjudicar a las empresas nacionales con ingresos significativos procedentes del extranjero. En conjunto, hemos visto publicadas tasas de crecimiento de ingresos y ganancias bastante modestas hasta el momento, aunque con una amplia variedad de resultados en los diferentes sectores. Por ejemplo, hemos observado un crecimiento más fuerte en empresas de sectores como la tecnología, consumo discrecional y sanitario, especialmente la biotecnología y los servicios sanitarios.

Especialmente en nuestras estrategias orientadas al crecimiento, un ámbito en el que somos constructivos es la atención sanitaria, en particular medicamentos especializados y biotecnología. Seguimos viendo una gran innovación, así como resultados de investigación y desarrollo (I+D), lo cual ha impulsado una mejora en el desarrollo de fármacos y ha ayudado a respaldar las perspectivas de crecimiento de los ingresos y las ganancias a largo plazo. Además, el tema de fusiones y adquisiciones es muy importante en el sector y, para nosotros, esto va más allá de las inversiones de impuestos y el ahorro fiscal. Vemos una oportunidad de mejorar negocios ineficientes a través de una mejor ejecución de la gestión. Los avances en tecnología están mejorando las perspectivas del sector sanitario y creemos que este es un tema de inversión en el que es necesario seguir haciendo hincapié.

En tecnología, creemos que la proliferación de teléfonos inteligentes (smartphones) a nivel mundial y el aumento en el uso de informática móvil crean oportunidades de inversión a través de industrias y plataformas. Ejemplos de tales tecnologías incluyen dispositivos médicos de control de la diabetes, automatización industrial y aplicaciones de consumo relacionadas con viajes, juegos y redes sociales. En nuestra opinión, las valoraciones en el sector de la tecnología permanecen, en general, atractivas en relación con sus perspectivas de crecimiento a largo plazo. El tema de fusiones y adquisiciones también es predominante en este segmento; creemos que las fusiones y adquisiciones podrían servir para consolidar y fortalecer el sector de la tecnología en el futuro. Asimismo, hemos observado un aumento en empresas tecnológicas que devuelven efectivo a los accionistas a través de dividendos y programas de recompra de acciones. Todas estas condiciones contribuyen a nuestra perspectiva positiva de varios años para el sector de TI.

Perspectivas del mercado estadounidense

Para el año que viene, permanecemos relativamente constructivos en cuanto a las perspectivas para la economía y los mercados estadounidenses, teniendo en cuenta dos importantes dinámicas: la salud de los consumidores y el efecto de estímulo de unos costes de los insumos más bajos, especialmente el rápido y considerable descenso de los precios de la energía. Creemos que unos precios de la energía más bajos podrían tener un efecto de estímulo muy amplio en una gran variedad de sectores e industrias.

Con respecto al consumidor estadounidense, observamos algunas tendencias claramente positivas que parecen tener una tracción duradera, incluidos el crecimiento del empleo y el aumento de la confianza de los consumidores. Creemos que los incrementos generalizados en la utilización de capacidad en la economía deberían seguir proporcionando apoyo para estas medidas a lo largo de 2015. A pesar de que un crecimiento más lento y otros problemas en mercados fuera de Estados Unidos pueden generar titulares impactantes, es importante tener en cuenta que la economía estadounidense está orientada en gran medida al mercado nacional. Aunque no hay duda de que los mercados extranjeros son importantes para muchas empresas estadounidenses, el sector del consumo constituye aproximadamente el 68% del producto interior bruto de la economía estadounidense, mientras que las exportaciones apenas representan un 13%. Los consumidores estadounidenses están en una posición más saludable que la que ocupaban hace tan solo unos años; los balances del consumo han mejorado al mismo ritmo que las empresas estadounidenses y el gasto de los consumidores ha recuperado su impulso al alza. Unos precios de la energía más bajos proporcionan un impulso a los consumidores, ya que los dólares que se gastarían en gasolina pueden destinarse a otras áreas.Slide1

Slide2 Además de proporcionar un beneficio a los consumidores, los costes del consumo de energía más bajos, en nuestra opinión, deberían tener un efecto considerable sobre la actividad manufacturera y sobre una variedad de industrias que históricamente han mostrado correlaciones negativas con los precios de la energía, desde el transporte y la fabricación de automóviles hasta los plásticos y la maquinaria. Creemos que unos precios de las materias primas más bajos podrían beneficiar a algunos negocios centrados en el mercado nacional y permitirles diferenciarse de sus homólogos durante un periodo de crecimiento mundial incierto.

Volatilidad del sector energético: descubriendo oportunidades

La reciente agitación en el sector energético nos ha dado la oportunidad de centrarnos en descubrir inversiones atractivas vinculadas con lo que podría describirse como ventas indiscriminadas que tienden a producirse cuando un segmento del mercado experimenta un nivel de volatilidad como el que hemos observado en la energía recientemente. Podría decirse que la situación de las acciones del sector energético en los últimos meses se ha caracterizado por una mentalidad de manada en su peor forma. En nuestra opinión, se trata de identificar las buenas empresas a las que se está clasificando como malas, y este ha sido un punto de interés importante para nosotros durante los últimos meses.

En comparación con seis meses atrás, han surgido cada vez más oportunidades en el sector energético, en los ámbitos de servicios para yacimientos petroleros y equipamiento, donde hemos observado bajadas bastante significativas como consecuencia de las importantes reducciones en el gasto de capital ascendente. Aunque las perspectivas a corto plazo se han visto perjudicadas, las perspectivas a largo plazo para nosotros siguen siendo positivas para este segmento del mercado energético, en gran parte debido al mayor nivel de sofisticación técnica relacionado con muchos nuevos ámbitos de la producción, combinado con unos balances sólidos y dividendos atractivos. En nuestra opinión, esto hace de los servicios para yacimientos petroleros y el equipamiento un ámbito atractivo para los inversores a largo plazo.

Muchas empresas pueden ganar dinero con un precio del petróleo de 100 USD [por barril]; sin embargo, en un mundo de petróleo a 55-65 USD, creo que es mucho más importante entender la calidad de los activos y la capacidad de los equipos de gestión para disminuir los costes. Estos factores serán fundamentales para determinar el éxito de las inversiones en un entorno de precios del petróleo más bajos, de modo que la selección de valores será todavía más importante en el futuro. Es ahí donde, en nuestra opinión, una gestión activa puede añadir valor, en particular nuestro proceso de selección de valores ascendente, que es el sello distintivo de nuestras estrategias de renta variable e híbrida.

Slide3Posicionamiento de las carteras: opiniones sobre bonos corporativos y convertibles

El sólido rendimiento del mercado de renta variable que, por lo general, hemos observado durante el último año, ha proporcionado algunas oportunidades para obtener beneficios. Aunque seguimos creyendo en el potencial de la renta variable este año, en nuestras carteras híbridas hemos aumentado un poco más nuestro enfoque en los bonos corporativos, en gran medida debido a lo que ahora percibimos como un mejor conjunto de oportunidades, a pesar de los constantes tipos de interés a largo plazo más bajos. Hemos observado una mayor volatilidad en los diferenciales de crédito, lo cual, en nuestra opinión, ha sido en cierto modo impulsado por factores más técnicos, como el hecho de que algunos activos salieran del sector ocasionalmente. Esto hace que los diferenciales se amplíen y que la oportunidad de rendimiento mejore. En la segunda mitad de 2014, por ejemplo, vimos aumentar los rendimientos significativamente en el mercado de bonos corporativos de alto rendimiento en general. Observamos una oportunidad atractiva, pero seguimos centrados en nuestro esfuerzo de análisis de crédito fundamental con el fin de identificar lo que consideramos las oportunidades únicas del mercado. Otro punto a destacar se refiere a la oportunidad que vemos actualmente en los valores convertibles. El interés en la emisión de valores convertibles a inversores parece haberse acelerado recientemente, hecho que estamos observando y que, en nuestra opinión, podría presentar más oportunidades para nosotros en 2015.

Reciba más perspectivas de Franklin Templeton Investments en la bandeja de entrada de su correo electrónico. Subscríbase al blog Beyond Bulls & Bears.

Para conocer noticias de inversión oportuna, síganos en Twitter @FTI_Global y en LinkedIn.

CFA® y Chartered Financial Analyst® son marcas comerciales propiedad del CFA Institute.

Los comentarios, las opiniones y los análisis constituyen la opinión personal del gestor de inversiones, son para fines informativos e interés general solamente, y no deben considerarse asesoramiento para inversión individual ni recomendaciones ni invitaciones para comprar, vender o mantener cualquier título o adoptar cualquier estrategia de inversión. No constituyen asesoramiento legal o fiscal. La información proporcionada aquí es válida a la fecha de esta publicación, puede cambiar sin previo aviso y no es un análisis completo de cada hecho material en relación con ningún país, mercado regional o inversión.

Es posible que, en la preparación de este material, se haya utilizado información de fuentes de terceros y que Franklin Templeton Investments (“FTI”) no haya verificado, validado o auditado dicha información de forma independiente. FTI no asume responsabilidad alguna por la pérdida que surja del uso de esta información, y la confiabilidad en los comentarios, las opiniones y los análisis del material es a entera discreción del usuario. Es posible que los productos, los servicios y la información no estén disponibles en todas las jurisdicciones y que empresas asociadas a FTI o sus distribuidores los ofrezcan según lo permita la legislación y normativa local. Consulte a su asesor profesional para obtener información adicional acerca de la disponibilidad de productos y servicios en su jurisdicción.

¿Cuáles son los riesgos?

Todas las inversiones implican riesgos, incluida la posible pérdida de capital. El valor de las inversiones puede experimentar oscilaciones al alza o a la baja, y cabe la posibilidad de que los inversores no recuperen el capital total que invirtieron. Los precios de los bonos normalmente se mueven en dirección opuesta a los tipos de interés. Conforme los precios de los bonos de una cartera de inversión se ajustan a un aumento en los tipos de interés, el valor de la cartera podría disminuir. Los cambios en la fortaleza financiera de un emisor de bonos o de la tasa de crédito de un bono pueden afectar a su valor. Los precios de las acciones fluctúan, a veces de forma rápida y dramática, debido a factores que afectan a compañías individuales, industrias o sectores particulares, o a condiciones del mercado en general. Las inversiones en el sector energético conllevan riegos especiales, que incluyen la susceptibilidad a los acontecimientos económicos y normativos adversos que afectan al sector.