Beyond Bulls & Bears

Panorama del Foro de Inversiones de Asia Pacífico 2015

Esta entrada también está disponible en: Inglés Holandés Francés Alemán Polaco

Ya sea por el renacimiento del optimismo en la zona Euro o por el hecho de que Australia se enfrenta a las consecuencias del ritmo de crecimiento más lento en China, se perciben cambios en distintos mercados de todo el mundo. Los profesionales de Franklin Templeton Investments analizaron la evolución del clima de inversión global en el Foro de Inversiones de Asia Pacífico 2015: Ideas de inversión para un mundo cambiante, celebrado el mes pasado en Sídney, Australia. A continuación se muestran algunas de sus aportaciones.

Michael Hasenstab
Michael Hasenstab

Dr. Michasel Hasenstab, Vicepresidente Ejecutivo, Director de Inversiones, Gestor de Carteras, Templeton Global Macro

Sobre Grecia y el crecimiento potencial de la zona Euro:

Grecia es la protagonista constante de los titulares. Todos creemos que Grecia tiene tres opciones: incumplir el pago de su deuda, abandonar la zona Euro o permanecer bajo el subsidio constante de los alemanes. Hasta ahora, los alemanes les han estado presionando. Y eso les está desgastando. Por tanto, ahora nos inclinamos más hacia las otras dos suposiciones: el abandono de la zona Euro o el impago. No sé qué va a ocurrir, pero confío en que el sistema financiero europeo sea mucho más sólido y que pueda lidiar con cualquiera de estos resultados. Si Grecia incumple el pago, la liquidez del sistema bancario —principalmente, la delimitación del resto de la zona Euro— es fuerte, por lo que dudo que el default de Grecia sea sistemático. Pueden venderse algunos activos de riesgo si Grecia incumple el pago o abandona la zona Euro, pero es improbable que se produzca la crisis sistemática que hubiese sido un riesgo hace dos, tres o cuatro años.

En nuestra opinión, el acontecimiento más importante ocurrido en Europa es el programa de flexibilización cuantitativa (QE) del Banco Central Europeo. Mientras que la QE ha tenido cierto efecto estimulante en las inversiones, su resultado más importante hasta ahora ha sido el descenso del valor del Euro, en mi opinión. La zona Euro está muy orientada hacia las exportaciones. Con la depreciación del Euro, es probable que las exportaciones alemanas repunten y, a su vez, la inversión y el crecimiento de la zona Euro crezcan. En este momento, el mercado parece estar muy convencido de que la zona Euro es un completo desastre y de que el crecimiento de su producto interior bruto (PIB) podría ser inferior al 1% este año. Nosotros tenemos una opinión diferente. Nuestra previsión es que la zona Euro obtendrá mejores resultados, pero no porque todos los problemas de la región se vayan a resolver este año. Francia e Italia siguen necesitando reformas y aún no se ha producido una integración fiscal y política. A corto plazo –y por corto plazo nos referimos a un año– podría producirse una sorpresa positiva en el crecimiento de la zona Euro. Creemos que los datos de la exportación alemana mejorarán, por lo que aumentará la producción industrial alemana.

 

Chris Siniakov
Chris Siniakov

Chris Siniakov, Director Ejecutivo, Renta Fija, Franklin Templeton Investments Australia

Sobre los efectos de las tendencias globales en la economía australiana:

El crecimiento del PIB chino se ha ralentizado, por lo que se aleja de una economía guiada por las inversiones hacia una economía equilibrada entre las inversiones y el consumo. Esto no supone una previsión positiva para Australia, que ha tenido un buen recorrido en exportación de materias primas a China durante el auge de la construcción de los 15 años anteriores. Como respuesta, el Banco de la Reserva de Australia ha intentado impulsar la economía australiana rebajando los tipos de interés y el dólar australiano. El tipo de referencia actual del Banco de la Reserva del 2,25% se traduce en un tipo hipotecario variable medio de alrededor de un 5%, lo más bajo que muchos de nosotros hemos visto jamás.

Hasta la fecha, los tipos de interés más bajos no parecen haber estimulado la economía nacional australiana. Consideramos que es probable que el Banco de la Reserva tenga que esforzarse más y, por tanto, creemos que los rendimientos continuarán cayendo, así como el dólar australiano.

El mercado australiano también se ha visto afectado por otros factores globales, particularmente los programas de QE de Europa y Japón. El excedente de liquidez generado por los planes de QE está buscando un hogar y los rendimientos australianos siguen siendo relativamente atractivos. Incluso al 2%, el rendimiento de los bonos australianos a 10 años es mayor que los tipos europeos, algunos de los cuales están ahora en valores negativos. De modo que observamos que las asignaciones en Australia continúan, mientras que la búsqueda global de rendimiento sigue adelante.

Cindy Sweeting
Cindy Sweeting

Cindy Sweeting, CFA, Presidenta, Consejo de Templeton Investment, Directora de Gestión de Carteras, Templeton Global Equity Group

Sobre el programa de QE de Japón y un yen en declive:

Japón continúa siendo un rompecabezas para los inversores, que han visto muchos “falsos amaneceres” en el país durante los últimos 25 años. Así pues, siempre surge la misma duda: ¿será distinto esta vez? En nuestra opinión, el gigantesco programa de QE japonés, junto con la degradación de la moneda, no es una solución independiente para los infortunios económicos de Japón. De las tres famosas “flechas” del plan del gobierno japonés para estimular el crecimiento (conocido como “Abenomics”, por el Primer Ministro, Shinzo Abe), sólo se ha aprobado la política monetaria. La reforma fiscal y la reforma estructural no han terminado de implementarse.

Por supuesto, una moneda de menos valor debería ayudar a las exportaciones japonesas, pero Japón ya no tiene una economía orientada hacia las exportaciones. Las exportaciones solamente suman el 16% del PIB japonés.[1] Hoy en día, la economía japonesa está impulsada por el consumo. Una moneda con menos valor ha impulsado los precios de las importaciones en un mayor grado de lo que ha ayudado a las exportaciones. El aumento de los precios supone un impuesto adicional para los ingresos disponibles de los consumidores, salvo que los salarios aumenten lo suficiente para compensar la subida de precios. Hasta este momento no ha sido así y la capacidad de compra de los consumidores ha caído. El deterioro de la capacidad de compra ha contribuido a la reducción del ahorro japonés. Quizá la gente aún piensa que Japón es una economía con muchos ahorros, pero no es así. De hecho, la tasa de ahorros de Japón ha alcanzado valores negativos, en parte porque un gran porcentaje de la población es mayor de 65 años y han dejado de ahorrar. El impacto de una población envejecida, que ha sido una especie de caída libre a cámara lenta que hemos observado durante 20 o 30 años, ha empezado a notarse.

Michael Materasso
Michael Materasso

Michael Materasso, Vicepresidente Sénior, Copresidente, Comité de Política de Renta Fija, Franklin Templeton Fixed Income Group

Sobre los tipos de interés y el ciclo económico de EE. UU.:

Si se miran los tipos de interés estadounidenses del Tesoro estadounidense por separado, podría llegarse a la conclusión de que Estados Unidos se enfrenta a graves problemas económicos. ¿Cómo es posible que un título del Tesoro estadounidense a 2 años esté por debajo del 0,60%, un título a 10 años esté por debajo del 2% y el rendimiento de los bonos a 30 años esté ligeramente por debajo del 2,50%?[2] Desde un punto de vista histórico, estos rendimientos bajos no parecen tener ningún sentido, dado el contexto económico positivo de Estados Unidos.

Opino que nos hemos adentrado lo suficiente en el ciclo económico actual, que comenzó al final de la recesión, en junio de 2009, como para que la Reserva Federal estadounidense (Fed) adopte una política monetaria más neutral. Considero que una política más neutral es un tipo de fondos federales –la tasa interbancaria a la que una institución depositaria presta fondos mantenidos en la Fed a otra institución depositaria– de entre un 3% y un 3,5%. Y, con más probabilidad, los tipos aumentarían a dicho nivel de forma gradual, probablemente en un plazo de 18 meses a dos años.

Si la Fed adopta una política neutral y continúa aumentando los tipos, dicha fase de ajuste podría durar un par de años más. Así pues, es posible que este ciclo económico en Estados Unidos, que comenzó a mediados de 2009, se extienda hasta 2019 o 2020. Creo que esto es importante, ya que si el ciclo económico va a durar tanto, aún nos queda mucho por andar. A mi juicio, es importante determinar cuándo es probable que termine un ciclo económico, ya que suele ser cuando se produce una alteración.

La duración media de una expansión económica estadounidense es de unos seis años, aunque creemos que esta expansión podría ser más larga –quizás de unos 10 años– por varias razones. Debido a la destrucción masiva provocada por la crisis financiera de 2007-2009, comenzamos este ciclo con una hoja en blanco. Los bancos redujeron o cancelaron importantes cantidades de deuda y, al mismo tiempo, aumentaron importantes cantidades de capital. El entorno regulador más estricto desde entonces ha obligado a los bancos a mantener balances más saludables. Los consumidores se encontraban en una situación similar. Redujeron su deuda, ya fuese pagándola o incumpliéndola. Cuando el ciclo actual se deteriore, podrían ser los inversores quienes lo dirijan, en lugar de los bancos. También creemos que las presiones inflacionistas necesitarán tiempo para aumentar.

Esperamos que este año los tipos de interés a corto plazo aumenten en Estados Unidos, aunque, al mismo tiempo, no esperamos una trayectoria alcista absoluta en la curva de rendimiento del Tesoro. Consideramos que tal crecimiento, mientras se mantenga por encima de la tendencia, irá acompañado de un aumento gradual de la inflación subyacente, que es uno de los aspectos que la Fed toma en consideración a la hora de determinar el aumento de los tipos de interés. Un aumento de la liquidez global provocará que los inversores extranjeros continúen comprando valores estadounidenses, especialmente valores a largo plazo, puesto que ofrecen rendimientos mucho más altos que los de sus mercados locales. Tales factores, junto con un dólar estable y sólido, deberían derivar en un efecto de amortiguamiento en el aumento de los tipos de interés, en nuestra opinión.

Peter Wilmshurst
Peter Wilmshurst

Peter Wilmshurst, CFA, Vicepresidente Ejecutivo, Gestor de Carteras, Analista, Templeton Global Equity Group

Sobre si su equipo está buscando oportunidades de valor en los mercados globales de renta variable:

Como inversores de valores, buscamos acciones y mercados rechazados. DDesde una perspectiva por sectores, que es la forma en la que observamos el mundo, encontramos oportunidades de valor en tres ámbitos: productos financieros, productos farmacéuticos, y energía.

Los productos financieros ya no tienen los valores del nivel de la crisis de hace unos años, ya que han repuntado ligeramente. Pero al comparar las valoraciones actuales con las medias a largo plazo, aún se observa un descuento significativo. Además, se han reconstruido las relaciones de capital.

Hemos observado valor en productos farmacéuticos durante los pasados cinco o seis años, aunque la trayectoria ha cambiado recientemente. Cuando las empresas farmacéuticas más importantes del mundo se negociaban a 10 veces las ganancias, pensamos que era un argumento convincente que nos reservásemos para momentos más difíciles a corto plazo, ya que muchos ingresos –y beneficios– que generaban los fármacos se quedaron sin la protección de las patentes, aunque las acciones sufrieron un enorme descuento y, más tarde, los beneficios resistieron. El sector de los productos farmacéuticos se está negociando a 17 veces las ganancias, puesto que la industria ha crecido durante estos últimos años.[3] El aumento de la riqueza ha dado pie a un mayor gasto en la atención sanitaria y la población mundial cada vez más envejecida impulsa el gasto en este sector.

EL sector ha atravesado un periodo de desarrollo de nuevos fármacos con una Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés) más severa. No obstante, en los últimos tiempos hemos observado un mayor nivel de aprobaciones por parte de la FDA. Las empresas están distribuyendo nuevos fármacos en el mercado que están satisfaciendo necesidades que antes no estaban cubiertas, lo que podría derivar en mayores ingresos. Opinamos que aún hay crecimiento, por lo que aún hay valor para los accionistas.

También encontramos valor en el sector energético. Las oportunidades que nos brinda la energía son muy amplias, aunque nos hemos centrado en el segmento de los servicios petroleros. Aunque hay menos plataformas, está aumentando el comercio de petróleo y consideramos que actualmente es una oportunidad para el sector a valoraciones atractivas.

Los comentarios, las opiniones y los análisis constituyen la opinión personal de los gestores de inversiones, son para fines informativos e interés general solamente, y no deben considerarse asesoramiento para inversión individual ni recomendaciones ni invitaciones para comprar, vender o mantener cualquier título o adoptar cualquier estrategia de inversión. Tampoco constituyen asesoramiento legal o fiscal. La información proporcionada aquí es válida a la fecha de esta publicación, puede cambiar sin previo aviso y no es un análisis completo de cada hecho material en relación con ningún país, región, mercado o inversión.

Es posible que, en la preparación de este material, se haya utilizado información de fuentes de terceros y que Franklin Templeton Investments (“FTI”) no haya verificado, validado o auditado dicha información de forma independiente. FTI no asume responsabilidad alguna por la pérdida que surja del uso de esta información y la confiabilidad en los comentarios, las opiniones y los análisis del material es a entera discreción del usuario. Es posible que los productos, los servicios y la información no estén disponibles en todas las jurisdicciones y que empresas asociadas a FTI y/o sus distribuidores los ofrezcan según lo permita la legislación y normativa local. Consulte con su propio asesor profesional para obtener más información sobre la disponibilidad de productos y servicios en la jurisdicción en la que se encuentra.

Reciba más perspectivas de Franklin Templeton Investments en la bandeja de entrada de su correo electrónico. Suscríbase al blog Beyond Bulls & Bears

Para conocer noticias de inversión oportuna, síganos en Twitter @FTI_Global y en LinkedIn.

CFA® y Chartered Financial Analyst® son marcas comerciales propiedad del CFA Institute.

¿Cuáles son los riesgos?

Todas las inversiones implican un riesgo, incluida la posible pérdida de capital. El valor de las inversiones puede experimentar oscilaciones al alza o a la baja, y cabe la posibilidad de que los inversores no recuperen el capital total que invirtieron. Los precios de las acciones fluctúan, a veces de forma rápida y dramática, debido a factores que afectan a compañías individuales, industrias o sectores particulares, o a condiciones del mercado en general. Los cambios en los tipos de interés afectarán al valor de una cartera, así como a su rentabilidad. Los precios de los bonos normalmente se mueven en dirección opuesta a los tipos de interés. Por consiguiente, a medida que los precios de los bonos en una cartera se ajustan a un alza en los tipos de interés, la rentabilidad de la cartera puede caer. Los riesgos especiales están relacionados con la inversión extranjera, incluyendo las fluctuaciones de moneda, la inestabilidad económica y los desarrollos políticos. Las inversiones en los mercados en desarrollo suponen mayores riesgos relacionados con los mismos factores, además de los vinculados con su menor tamaño y liquidez.



[1] Fuente: Banco Mundial, 2013.

[2] Fuente: Bloomberg LP, 1 de abril de 2015.

[3] Fuente: FactSet. Para obtener más información visite www.franklintempletondatasources.com.