Beyond Bulls & Bears

Una visión macro de la reciente volatilidad de mercado

Esta entrada también está disponible en: Inglés Chino simplificado Holandés Francés Italiano Alemán Polaco

Los mercados globales han experimentado una elevada volatilidad de mercado vinculada con varios factores, incluidas las preocupaciones sobre China y las expectativas sobre el futuro aumento de los tipos de interés en los Estados Unidos. Michael Hasenstab y Sonal Desai de Templeton Global Macro desglosan los factores que creen que están influenciando la confianza de los inversores en este momento, y ofrecen algunas perspectivas sobre su posicionamiento, a menudo opuesto, durante los períodos en los que dicha confianza parece llegar a su punto más álgido.

Michael Hasenstab
Michael Hasenstab

Michael Hasenstab
Vicepresidente Ejecutivo, Gestor de Carteras, Director de Inversiones
Templeton Global Macro

Sonal Desai
Vicepresidenta Senior, Gestora de Carteras, Directora de Análisis
Templeton Global Macro

Preocupaciones sobre China

Sonal Desai
Sonal Desai

La reciente devaluación de la divisa de China ha suscitado muchas preguntas y, como resultado, hemos visto una respuesta cercana al pánico en los mercados financieros. Sin embargo, no creemos que la depreciación del renminbi sea algo que debería suponer una gran sorpresa para los mercados globales.

Mientras que el renminbi se ha depreciado cerca del 5% en un período corto de tiempo, creemos que el ritmo se mantendrá relativamente controlado a medida que el gobierno comience a moverse de forma gradual hacia un entorno dirigido por el mercado. Cabe destacar que no creemos que este movimiento sea una señal de una futura depreciación masiva.

Además, a pesar de que la decisión de depreciar el renminbi resultó en un aumento de la volatilidad a corto plazo, no creemos que haga aumentar la depreciación de divisas en Asia o en las divisas de los mercados emergentes a largo plazo. Los países asiáticos vecinos, como Japón, Corea del Sur, Indonesia, Malasia y Singapur, ya han experimentado grandes caídas de sus divisas, mientras que el nivel del renminbi se ha mantenido relativamente fuerte incluso durante su reciente depreciación. Por lo tanto, no esperamos que la reciente devaluación de China llegue a erosionar la competitividad de los países vecinos o sus exportaciones.

Cuando observamos el pánico que se ha apoderado de los mercados, uno podría tener la impresión de que China se dirige a toda velocidad hacia una profunda recesión. Esa no es nuestra opinión. A pesar de que esperamos una moderación en el crecimiento de China, continuamos viéndolo como una saludable y unainevitable normalización para una economía de semejante tamaño. La razón por la que invertimos en Asia continúa siendo la misma: esperamos que el crecimiento económico de China se modere, pero no que experimente un aterrizaje forzoso.

Temor entre los mercados emergentes

Ante las preocupaciones sobre China y la posible subida de los tipos de interés en los Estados Unidos, los miedos de los inversores respecto a los mercados emergentes han vuelto a aflorar, aunque creemos que ciertos países han sido castigados de forma indiscriminada. Una parte central de nuestra tesis global continúa estando posicionada alrededor del afianzamiento de la economía de los Estados Unidos, un emplazamiento clave para muchas de las exportaciones de los mercados emergentes. Esperamos que el fuerte mercado laboral proporcione un impulso al progreso del consumidor estadounidense, el cual ha sido un motor tradicional para el crecimiento global y un apoyo para los mercados que exportan a los Estados Unidos, incluidos Malasia y México.

Malasia es un ejemplo de lo que creemos ha sido una negatividad excesiva por parte de los inversores. Se continúa viendo a Malasia a través de un prisma de exportador de materias primas, cuando en realidad cuenta con una canasta de exportaciones bien equilibrada que incluye productos de electrónica, algo que podría tener el apoyo del resurgimiento del consumidor estadounidense. Además, Malasia mantiene un saludable superávit por cuenta corriente y protege una gran parte de las reservas internacionales suficiente como para cubrir más de siete meses de importaciones del país. A pesar de este trasfondo, el ringgit malayo se negocia actualmente cerca de unos niveles que no se veían desde la crisis financiera asiática de finales de los años noventa.

México es otro ejemplo de país en el que la divisa se negocia en unos niveles de debilidad sin precedentes. El peso mexicano se negocia actualmente a su nivel más bajo desde la Crisis del Efecto Tequila a mediados de los años noventa. No obstante, creemos que el país ha sido injustamente penalizado por ser un exportador de materias primas (a saber, petróleo) a pesar de tener menos del 10% de sus exportaciones relacionadas con el petróleo. Además, México se beneficiaría de una mejora en el entorno económico de los Estados Unidos. Aproximadamente el 80% de las exportaciones de México se envían al norte de la frontera, incluidos algunos bienes manufacturados como el caso de los automóviles, algo que debería lograr beneficios una vez el consumidor estadounidense empiece a aumentar sus gastos.

El hecho de que continuemos optimistas respecto a las perspectivas de México y Malasia destaca el modo en que nuestras estrategias son, con frecuencia, contrarias. Si no obtuviéramos peores resultados que el mercado o que nuestros competidores durante un período dado, significaría que no utilizamos opiniones opuestas ni tomamos esa clase de decisiones que van en contra de la confianza predominante del mercado. En última instancia, creemos que esos períodos serán transitorios debido a que todas las posiciones que poseemos están basadas en unas convicciones profundas y unas opiniones fundamentalmente determinadas.

El aumento de los tipos estadounidenses: una cuestión de tiempo

Mirando hacia el futuro, anticipamos divergencias significativas en las políticas monetarias a nivel global, ya que esperamos políticas monetarias más flexibles por parte del Banco Central Europeo, el Banco de Japón y el Banco de la Reserva de Australia. Por otro lado, continuamos esperando que la Reserva Federal estadounidense (Fed) aumente los tipos de interés en la segunda mitad de 2015, a pesar de no estar obsesionados con el momento exacto en el que la Fed aumente su política del tipo. En el caso de que no veamos un aumento del tipo este año, creemos que el mercado pagará por el retraso de la Fed ante la mejora de los datos económicos, y es posible que la curva de rentabilidad se eleve. Tenemos confianza en nuestra perspectiva constructiva para la economía estadounidense y creemos que el mercado se anticipará a la Fed, independientemente de la retórica blanda, tal y como ha hecho históricamente.

Comprendemos que los períodos de volatilidad, como el que acabamos de sufrir, no son cómodos para los inversores. Reiteramos que estos son los períodos en los que nuestro equipo ha sido capaz de iniciar los posicionamientos de mayor convicción con el objetivo de un posterior período extendido de rentabilidad superior. Lo que vemos actualmente en los mercados es prácticamente un rebobinado del “taper tantrum” que vimos hace dos años, cuando Ben Bernanke estaba al mando de la Fed e insinuó un cambio en la política de cara al futuro. Como tal, continuamos manteniendo una duración muy corta y viendo las oportunidades del actual período de volatilidad.

Escuche más sobre la acción de mercado de mano de Michael Hasenstab en el breve vídeo a continuación:

Para obtener un análisis detallado de la situación de China, así como de otros mercados del mundo, eche un vistazo a “Global Macro Shifts”, un informe de investigación sobre las economías globales que incluye el análisis y la opinión del Dr. Michael Hasenstab y los miembros senior de Templeton Global Marco. El Dr. Hasenstab y su equipo gestionan las estrategias de bonos a nivel mundial de Templeton, incluida la renta fija ilimitada y la macroeconomía en el mercado global y de divisas. Este equipo económico, formado en algunas de las universidades líderes del mundo, integra el análisis macroeconómico mundial con el análisis exhaustivo por país para ayudar a identificar desequilibrios a largo plazo que se traduzcan en oportunidades de inversión.

Los comentarios, las opiniones y los análisis constituyen la opinión personal del gestor de inversiones, son para fines informativos e interés general solamente, y no deben considerarse asesoramiento para inversión individual ni recomendaciones ni invitaciones para comprar, vender o mantener cualquier título o adoptar cualquier estrategia de inversión. Tampoco constituyen asesoramiento legal o fiscal. La información proporcionada en el presente material es válida a la fecha de su publicación y puede variar sin previo aviso, y no pretende ser un análisis completo de todo hecho material en relación con ningún país, mercado regional o inversión.

Es posible que, en la preparación de este material, se haya utilizado información de fuentes de terceros y que Franklin Templeton Investments (“FTI”) no haya verificado, validado o auditado dicha información de forma independiente. FTI no asume responsabilidad alguna por la pérdida que surja del uso de esta información, y la confiabilidad en los comentarios, las opiniones y los análisis del material es a entera discreción del usuario. Es posible que los productos, los servicios y la información no estén disponibles en todas las jurisdicciones y que empresas asociadas a FTI y/o sus distribuidores los ofrezcan según lo permita la legislación y normativa local. Consulte con su propio asesor profesional para obtener más información sobre la disponibilidad de productos y servicios en la jurisdicción en la que se encuentra.

Para recibir las perspectivas de Franklin Templeton Investments en su bandeja de entrada, subscríbase al blog Beyond Bulls & Bears.

Para conocer noticias de inversión oportunas, síganos en Twitter @FTI_Global y en LinkedIn.

¿Cuáles son los riesgos?

Todas las inversiones implican riesgos, incluida la posible pérdida de capital. El valor de las inversiones puede experimentar oscilaciones al alza o a la baja, y cabe la posibilidad de que los inversores no recuperen el capital total que invirtieron. Los precios de los bonos normalmente se mueven en dirección opuesta a los tipos de interés. Conforme los precios de los bonos de una cartera de inversión se ajustan a un aumento en los tipos de interés, el valor de la cartera podría disminuir. Los riesgos especiales están relacionados con la inversión extranjera, incluyendo las fluctuaciones de moneda, la inestabilidad económica y los desarrollos políticos. Las inversiones en mercados en desarrollo, de los cuales los mercados fronterizos son una subcategoría, conllevan mayores riesgos relacionados con los mismos factores, además de los riesgos asociados con el tamaño menor de dichos mercados, su menor nivel de liquidez y su falta de marcos legales, políticos, empresariales y sociales establecidos con el fin de respaldar los mercados de valores.