Beyond Bulls & Bears

Los principios básicos de Arabia Saudí a largo plazo: más allá de la volatilidad del precio del petróleo

Esta entrada también está disponible en: Inglés Chino simplificado Holandés Francés Italiano Alemán Polaco

La esperada apertura del mercado de valores saudí de cara a inversiones extranjeras directas ofrece a los inversores acceso al mercado de valores de la mayor economía de Oriente Medio en un momento de cambios decisivos para los mercados financieros de la región. Bassel Khatoun, director de inversiones de MENA Equities, Administración local de activos de Franklin, ofrece algunas razones por las cuales cree que Arabia Saudí puede sobrevivir al impacto del declive de los precios del petróleo y la reciente volatilidad de los mercados globales. Cree que el atractivo de Arabia Saudí como destino para inversiones tendrá importantes implicaciones en el universo del mercado emergente en su totalidad.

Bassel Khatoun
Bassel Khatoun

Bassel Khatoun
Director de Inversiones de MENA Equities
Administración local de activos de Franklin − MENA

El desplome de los precios del petróleo y las oscilaciones en los mercados emergentes han hecho mella en el recientemente liberado mercado de valores de Arabia Saudí (conocido como Tadawul), empujándolo a territorio de los mercados bajistas a finales de agosto tras llegar a su máximo en abril de 2015. En la superficie, las razones para la liquidación resultaban sencillas de discernir. Las preguntas acerca de si los precios más bajos del petróleo continuarán proporcionando flexibilidad al gobierno para hacer grandes gastos en la promoción de los sectores de la economía no relacionados con el petróleo y acerca de si tener una moneda nacional ha ayudado al mercado a continuar son claramente pares más desafiados de los mercados emergentes expuestos a materias primas.

El precio del petróleo es importante para la economía saudí, ya que abarca alrededor del 45% de su economía total y el 90% del ingreso público total.[1] Sin embargo, creemos que Arabia Saudí podría emerger de la volatilidad actual con una posición relativamente fuerte, independientemente de la caída de los precios del petróleo en los últimos meses. La población de Arabia Saudí es joven y está creciendo, con cerca del 60% por debajo de los 30 años[2], y sus gastos benefician a una amplia variedad de industrias, desde los servicios de telecomunicación a los servicios financieros. Aunque unos precios del petróleo más bajos significan que Arabia Saudí ha tenido que utilizar sus todavía inmensos 664 mil millones de dólares estadounidenses en reservas y aumentar la deuda para continuar su generalizado y anticíclico gasto fiscal, creemos que el país continúa comprometido con promocionar el crecimiento en los sectores no petroleros de la economía. Incluso los recortes recientemente debatidos son relativamente pequeños si se considera el gasto de capital de 105 mil millones de dólares estadounidenses que el país tiene en marcha.[3] Con la energía ocupando solo una pequeña parte del Tadawul en relación con la economía más amplia, el mercado de valores de Arabia Saudí puede proporcionar inversiones con exposición a estas áreas de rápido crecimiento, lo que creemos que lo hará destacar a largo plazo entre sus homólogos mercados emergentes que otorgan una mayor importancia a las materias primas.

Aunque el Tadawul ha permanecido cerrado para las inversiones extranjeras directas hasta hace bien poco, está reconocido como el mercado de valores más grande y con mayor liquidez de Oriente Medio dentro de los círculos de inversión regionales, ofreciendo la gama más amplia de oportunidades del sector, y comparable en tamaño e influencia con los mercados emergentes mejor establecidos, como Rusia y Sudáfrica. Ahora que Arabia Saudí se ha convertido en el último país del G20 en abrir su mercado de valores a los inversores extranjeros (aunque con restricciones), los inversores globales tienen acceso a lo que vemos como una de las historias más atractivas en inversiones a largo plazo en el mundo emergente y una puerta esencial a la mayor economía de Oriente Medio.

Creemos que la demografía favorable y los todavía fuertes gastos del gobierno son claves en el caso de inversión saudí. La necesidad de proporcionar una clase media en crecimiento representa un contexto atractivo para la demanda del crecimiento en varias áreas de la economía, desde los productos de consumo y atención médica a los servicios de telecomunicaciones.

El gobierno de Arabia Saudí también planea hacer gastos fuertes este año a pesar de la caída en los precios del petróleo, lo que demuestra su deseo de diversificar y abandonar la dependencia del petróleo y proporcionar un estímulo fiscal para una economía más ancha. De hecho, el presupuesto de 2015 destaca como un presupuesto récord a pesar de haber sido establecido en medio de la caída de los precios del petróleo. Esta política puede provocar que Arabia Saudí registre en 2015 su primer déficit de presupuesto de dos dígitos; sin embargo, debido a sus todavía bajos niveles de deuda e inmensas reservas, creemos que el país puede gestionar la brecha.

Las recientes ofertas de deuda para taponar la insuficiencia presupuestaria también subrayan que Arabia Saudí continúa comprometido con promover el crecimiento a pesar del derrumbe de los precios del petróleo y el impacto que ha ocasionado en sus reservas. Pero como porcentaje del producto interior bruto (PIB), la deuda pública de Arabia Saudí resulta excepcionalmente baja con solo 1,6% (a fecha de 2014), de acuerdo con la Agencia Monetaria de Arabia Saudí. De hecho, sus políticas de gasto han mostrado evidencias de éxito. La economía continúa creciendo mientras los sectores no petroleros lo hacen también de forma más robusta que la gran economía petrolera: se estima que el crecimiento del PIB no petrolero de 2015 alcance el 4,6% en comparación con el 0,9% estimado para el PIB del petróleo, de acuerdo con las estimaciones del Fondo Monetario Internacional.[4] Y al contrario que los compañeros exportadores de petróleo (Rusia, Irán, Venezuela y Nigeria), parece que la economía saudí camine sobre cimientos muy sólidos, de acuerdo con nuestro análisis.

Asimismo, con Arabia Saudí enfrentándose sin duda a grandes desafíos en los próximos años, la continua reforma del Tadawul podría ayudar a aligerar el peso en el estado si continúa con sus esfuerzos de diversificar la economía lejos de un exceso de confianza en el petróleo.

Además, al contrario que otros mercados de renta variable con dependencia en las materias primas, el Tadawul proporciona a los inversores una mayor exposición a lo que vemos como las áreas no relacionadas con la energía más atractivas de la economía saudí. El sector de energía está infrarrepresentado (1% del Tadawul) con relación a su posición en la economía general. En lugar de eso, las finanzas abarcan cerca del 28% del valor del mercado, de acuerdo con los datos extraídos del Tadawul, seguidos por los productos petroquímicos (23%) y las empresas de telecomunicación y relacionadas con los consumidores (20%).[5]

Creemos que cada uno de estos sectores tiene sus propios atractivos. Los bancos saudís se encuentran entre los de mejor capitalización del mundo, las empresas de infraestructura saudís se han beneficiado de los proyectos de gastos masivos por parte del gobierno en áreas como la educación, la energía y la salud, y las empresas relacionadas con los consumidores están siendo apoyadas por el aumento de la sociedad consumidora de Arabia Saudí y los esfuerzos del gobierno para fortalecer la renta disponible. Igual de importante, las empresas de distintos sectores cuentan con márgenes de beneficios que son la envidia de los mercados emergentes homólogos y operan en una economía que se beneficia de las tendencias demográficas subyacentes favorables.

En nuestra opinión, un aumento de los tipos de interés estadounidenses no afectaría a la economía saudí y al mercado de valores tanto como a otros mercados emergentes. El movimiento lento y firme de la Reserva Federal estadounidense hacia unas tasas de interés mayores apoya un dólar estadounidense más firme, y notaríamos que el vínculo entre el riyal saudí y el dólar estadounidense ayudaría a las rentas variables a evitar la antigua volatilidad de divisas experimentada por algunas otras economías de mercados emergentes con vulnerabilidades externas mayores. Aunque el vínculo limita la flexibilidad de Arabia Saudí (y se puso en duda tras la devaluación actual de China), ha estado vigente desde 1986. Creemos que es posible que esté bien defendida, sobre todo porque el petróleo está expuesto en dólares estadounidenses y ha permitido al país aprovecharse de un tipo de cambio extranjero estable y fijo.

Tras la liquidación de agosto cuando el Tadawul cayó un 17%, el mercado de renta variable saudí negocia ahora en lo que nosotros vemos como un atractivo 15 veces las ganancias de 2016 y ofrece un crecimiento de beneficios y unas perspectivas de rentabilidad de dividendos mejores que aquellas tanto en los mercados de valores desarrollados como en los emergentes.[6] Además, a pesar de que el Tadawul haya caído un 33% durante el último año, no ha caído con tanta fuerza como el desplome del 48% en los precios del petróleo.

De hecho, según nuestro análisis, la correlación histórica entre los valores saudís y los precios del petróleo ha sido históricamente mucho más débil. La correlación de cinco años de ganancias diarias se mantuvo en solo 0,09,[7] lo que refleja no solo la diversidad de los sectores del Tadawul y la mínima exposición energética, sino también la habilidad del gobierno de utilizar sus fuertes finanzas y amplias reservas para llevar a cabo medidas de gastos anticíclicas, como y cuando sea necesario, para apoyar el crecimiento.

Slide1

 

 Slide2

Una oportunidad para mejorar la disciplina y transparencia de mercado

Con el tiempo, creemos que permitir un mayor acceso de los inversores internacionales al Tadawul podría tener los beneficios añadidos de amortiguar la volatilidad en un mercado tradicionalmente dominado por los inversores minoristas locales y de proporcionar conocimientos técnicos al mercado financiero saudí. Además, la Dirección de Mercados de Capitales (CMA) cree que la apertura de empresas cotizadas a accionistas extranjeros podría fomentar la internacionalización y mejorar la gestión exponiendo empresas locales a disciplinas de mercado mucho mayores. Asimismo, es probable que permitir acceso directo de los inversores institucionales a los valores saudís añada liquidez y podría agregar sofisticación y madurez al mercado, lo que llevaría a un mayor número de ofertas públicas iniciales (OPI) con el tiempo y profundidad del mercado.

Esperamos la incorporación eventual de Arabia Saudí en los índices de renta variable globales para atraer cantidades sustanciales de capital extranjero con el tiempo. El proveedor del MSCI Index podría empezar a evaluar la elección de Arabia Saudí a través de negociaciones con los inversores en junio de 2016, con el Tadawul poniendo como objetivo su inclusión en el MSCI Emerging Market (EM) Index en 2017.

Si se incorpora, el peso del país en el MSCI EM Index estaría estimado en un 1,7%.[8] Nuestro análisis nos lleva a creer que la apertura del Tadawul podría crear una oportunidad potencial de 45 mil millones de dólares para nuevos fondos extranjeros o un incremento del flujo del fondo de 40 mil millones de dólares estadounidenses de los niveles actuales y, para los inversores, la oportunidad de ampliar y profundizar su exposición a la ponderosa perspectiva de crecimiento de la economía saudí. Esta afluencia potenciaría la economía saudí mientras lidia con el impacto de unos ingresos provenientes del petróleo más bajos y una flexibilidad fiscal más limitada.

Sin embargo, creemos que es posible que las afluencias extranjeras estén silenciadas a corto plazo. Obtener acceso a las enormes oportunidades que circulan por este mercado continúa siendo un desafío para los inversores externos, donde los participantes necesitaban recursos extensos para cumplir con los estrictos criterios de licencias. La naturaleza evolutiva del mercado garantiza una selección cuidadosa de un socio de inversión capaz de identificar los riesgos locales, así como las abundantes oportunidades que creemos que estarán finalmente disponibles para los inversores externos como resultado del desarrollo de este histórico mercado de capitales.

No obstante, debido al tamaño, crecimiento y ascendente sofisticación de la economía saudí y el mercado de valores en la región MENA, creemos que las esperadas afluencias extranjeras hacia el Tadawul serán sin lugar a dudas un catalizador principal a la hora de aumentar el perfil de los mercados regionales en general, especialmente si y cuando el acceso se libere todavía más. Como tal, una vez que la calma regrese a las clases de activos de los mercados emergentes de renta variable, creemos que los inversores globales se darán cuenta de que abrirse al mercado de renta variable de Arabia Saudí proporciona una oportunidad única para los inversores institucionales de participar en la creciente sofisticación del país, la región MENA y sus mercados.

Los comentarios, las opiniones y los análisis de Bassel Khatoun constituyen opiniones personales, son para fines informativos e interés general solamente, y no deben considerarse asesoramiento individual para inversión ni recomendaciones ni invitaciones para comprar, vender o mantener cualquier título o adoptar cualquier estrategia de inversión. Tampoco constituyen asesoramiento legal o fiscal. La información proporcionada aquí es válida a la fecha de esta publicación, puede cambiar sin previo aviso y no es un análisis completo de cada hecho material en relación con ningún país, región, mercado o inversión.

Es posible que, en la preparación de este material, se haya utilizado información de fuentes de terceros y que Franklin Templeton Investments (“FTI”) no haya verificado, validado o auditado dicha información de forma independiente. FTI no asume responsabilidad alguna por la pérdida que surja del uso de esta información, y la confiabilidad en los comentarios, las opiniones y los análisis del material es a entera discreción del usuario.  Es posible que los productos, los servicios y la información no estén disponibles en todas las jurisdicciones y que empresas asociadas a FTI y/o sus distribuidores los ofrezcan según lo permita la legislación y normativa local. Consulte con su propio asesor profesional para obtener más información sobre la disponibilidad de productos y servicios en la jurisdicción en la que se encuentra.

Reciba más perspectivas de Franklin Templeton Investments en la bandeja de entrada de su correo electrónico. Suscríbase al blog Beyond Bulls & Bears.

Para conocer noticias de inversión oportunas, síganos en Twitter @FTI_Global y en LinkedIn.

¿Cuáles son los riesgos?

Todas las inversiones implican un riesgo, incluida la posible pérdida de capital. El valor de las inversiones puede experimentar oscilaciones al alza o a la baja, y cabe la posibilidad de que los inversores no recuperen el capital total que invirtieron. Los riesgos especiales están relacionados con la inversión extranjera, incluyendo las fluctuaciones de los tipos de cambio, la inestabilidad económica y los desarrollos políticos. Las inversiones en mercados en desarrollo conllevan mayores riesgos relacionados con los mismos factores, además de los riesgos asociados con el tamaño menor de estos mercados, su menor nivel de liquidez y su falta de marcos legales, políticos, empresariales y sociales establecidos con el fin de respaldar los mercados de valores. La cotización de las divisas puede fluctuar de forma significativa en períodos cortos de tiempo y puede reducir las ganancias.

[1] Fuente: CIA World Factbook, estimación de 2014.

[2] Fuentes: Ministerio de Finanzas de Arabia Saudí y Organización Central de Estadísticas y Tecnologías de la Información, Ministerio de Economía y Planificación.

[3] Fuente: Bloomberg, “Saudi Arabia Is Seeking Advice on Cutting Billions from Its Budget in the Wake of the Oil Crash”, 25 de agosto de 2015.

[4] Fuente: FMI. No hay garantía de que las estimaciones o previsiones se cumplan.

[5] Fuentes: Bloomberg, Tadawul, a 31 de julio de 2015.

[6] Fuente: Bloomberg, a 31 de agosto de 2015. Los índices no son regulados y no se debe invertir directamente en uno. La rentabilidad pasada no es garantía de resultados futuros.

[7] Fuente: Bloomberg, a 1 de septiembre de 2015. La correlación mide en qué medida ambas inversiones se mueven al mismo ritmo. La correlación oscilará entre 1 (correlación positiva perfecta, en la misma dirección) y -1 (correlación negativa perfecta, en direcciones opuestas).

[8] Fuente: Informe HSBC Global Research “Saudi Arabia Revisited—Implications for Global Index Benchmarks”, 6 de febrero de 2015. La ponderación actual de Arabia Saudí en el momento de inclusión dependería de varios factores, incluidos los límites de propiedad extranjera y la liquidez de los valores individuales. Los índices no son regulados y no se debe invertir directamente en uno.