Beyond Bulls & Bears

Conectando con el “Internet de las cosas”

Esta entrada también está disponible en: Inglés Holandés Francés Italiano Alemán Polaco

Mientras muchos consumidores aún se están acostumbrando a llevar un ordenador en su bolsillo o bolso, los innovadores tecnológicos guardan más ases bajo la manga. Grant Bowers y JP Scandalios, de Franklin Equity Group, creen que la tendencia más novedosa, el “Internet de las cosas”, está cambiando la forma de vivir de las personas. Debaten por qué consideran que el movimiento es importante y analizan otras oportunidades dentro del sector tecnológico.

JP Scandalios
JP Scandalios
Grant Bowers
Grant Bowers

Grant Bowers
Vicepresidente, Analista
Gestor de carteras
Franklin Equity Group

JP Scandalios
Vicepresidente, Analista
Gestor de carteras
Franklin Equity Group

La tecnología siempre ha sido un sector de progresos rápidos y actualmente nos estamos adentrando en una nueva y emocionante etapa de avances tecnológicos. Creemos que la culminación de los últimos 15 a 20 años de desarrollo está llevando muchas tendencias de alta tecnología fascinantes a un nivel de futuro uso comercial, y muchas tienen posibilidades de cambiar drásticamente nuestras vidas.

En nuestra opinión, una de estas atractivas tendencias es el “Internet de las cosas”. La expresión abarca varios conceptos, pero su referencia más básica aborda la integración de ordenadores y la interconexión de dispositivos de uso diario a través de una red inalámbrica de Internet. Durante los últimos años, hemos podido ver una propagación de los famosos dispositivos “inteligentes” o “smart”, en los que se han integrado sensores y procesadores y han mejorado sus funciones considerablemente. Actualmente observamos una tendencia en la que los dispositivos inteligentes pueden conectarse entre sí y compartir datos, permitiéndoles realizar nuevas y fascinantes tareas. Consideramos que la explosión de este tipo de dispositivos conectados cambiará drásticamente el comportamiento diario tanto de individuos como de empresas.

Un dispositivo con el que la mayoría de la gente está familiarizada que entraría en esta categoría son las pulseras de actividad que se utilizan para hacer un seguimiento de la actividad física. El dispositivo, que suele llevarse en una muñequera, registra, entre otras cosas, cuántos kilómetros diarios ha caminado. Se puede acceder a las estadísticas recogidas en el dispositivo con un ordenador o un teléfono inteligente. Otro dispositivo sería un termostato inteligente, el cual, en lugar de tener un programa estático de calefacción y refrigeración del hogar, aprende sus costumbres con el tiempo y se ajusta a ellas automáticamente.

Mobile devices_spa

Gran parte de la emoción deriva de la interacción de estos dispositivos. Por ejemplo, si permite la comunicación entre los dos dispositivos anteriores, la pulsera de actividad que registra sus movimientos podrá saber, según su actividad, si se ha levantado antes de lo normal y entonces programar el termostato para que comience a calentar o enfriar la casa. Además, la pulsera de actividad podría comunicar al termostato cuándo no se encuentra en casa, lo que daría lugar a un ahorro energético. Si ampliamos esto para abarcar todos los dispositivos del hogar conectados, como las luces y las cerraduras, podría controlar su casa con una aplicación desde su teléfono inteligente y ver cómo las posibilidades no dejan de aumentar.

Los productos inteligentes conectados también pueden ofrecer otras posibles ventajas. Los fabricantes pueden utilizar los dispositivos para reunir información sobre cómo los usan los consumidores y ofrecerles actualizaciones para mejorar la funcionalidad y la experiencia del usuario según sus necesidades. Un cambio de vender productos individuales a un modelo más orientado al servicio beneficia tanto a fabricantes, que pueden desarrollar constantes flujos de ingresos, como a consumidores, que siempre podrán contar con la última versión de un producto, en lugar de comprar las actualizaciones. Ya hemos visto este cambio en el software, con una transformación hacia un software como servicio (SaaS, por sus siglas en inglés) en lugar de productos empaquetados, y consideramos que la transición de esta tendencia hacia los bienes físicos tendrá las mismas ventajas.

Coches conectados

Otro dispositivo de uso diario que está experimentando rápidas mejoras tecnológicas es el automóvil. Los sensores integrados en los automóviles pueden registrar si la presión de los neumáticos es baja, si el motor está demasiado caliente, lo rápido que va conduciendo o los frenazos bruscos. Al permitir a los coches transmitir y recibir estos datos, se podrán conseguir coches que reaccionen con más velocidad que los conductores humanos ante los cambios y, por ejemplo, configurar los frenos para evitar colisiones. En conjunto, esta información también puede utilizarse para una mejor regulación del tráfico, si se integra en sistemas que transmitan información sobre el tráfico a otros conductores o incluso a los sistemas que controlan los semáforos. Estos son los precursores de los coches totalmente autónomos, algo que veremos en los próximos cinco años.

Es evidente que la época en la cual los viajeros podrán leer un libro mientras conducen hacia el trabajo aún es muy lejana, aunque consideramos que en ciertas zonas, especialmente aquellas limitadas en entornos cerrados, como complejos industriales y empresariales, podrán beneficiarse de esta nueva tecnología relativamente pronto. La misma tecnología implicada en vehículos sin conductor también tiene aplicaciones para gestión de almacenes e inventario, en los cuales vehículos autónomos pueden transportar la mercancía equipada con sensores. Creemos que, a corto plazo, las aplicaciones empresariales serán el mayor mercado objetivo del Internet de las cosas, impulsando mejoras de productividad y servicio al cliente, así como reducción de costes.

Oportunidades de inversión basadas en datos

Como inversores, miramos más allá de los dispositivos individuales y nos centramos en la tecnología que les permite funcionar o en las ramificaciones de su crecimiento. Aunque es posible que no sea tan emocionante como los coches sin conductor o los dispositivos inteligentes para el hogar, creemos que hoy en día los sensores especializados, los semiconductores y las comunicaciones inalámbricas contribuyen a desarrollar firmes oportunidades de inversión. Conforme va expandiéndose el mundo de los dispositivos conectados, las empresas con propiedad intelectual única y protegida en estos sectores deberían beneficiarse.

De hecho, los datos son la clave de lo que hace que los dispositivos conectados sean fascinantes. A medida que estos dispositivos acumulan grandes cantidades de datos para analizar, por ejemplo, mejoras en la productividad o ahorro energético, va aumentando la importancia de la seguridad cibernética para protegerlos, dada su naturaleza sensible y personal. Creemos que la seguridad de los datos será otro sector de crecimiento secular en el sector de la tecnología, tanto por esta como por otras razones.

Reciba más perspectivas de Franklin Templeton Investments en la bandeja de entrada de su correo electrónico. Suscríbase al blog Beyond Bulls & Bears.

Para conocer noticias de inversión oportunas, síganos en Twitter @FTI_Global y en LinkedIn.

Los comentarios, las opiniones y los análisis constituyen la opinión personal de los gestores de inversiones, son para fines informativos e interés general solamente, y no deben considerarse asesoramiento para inversión individual ni recomendaciones ni invitaciones para comprar, vender o mantener cualquier título o adoptar cualquier estrategia de inversión. Tampoco constituyen asesoramiento legal o fiscal. La información brindada en este material representa información hasta la fecha de publicación y puede cambiar sin aviso. Esta tampoco pretende ser un análisis completo de cada hecho material sobre cualquier país, mercado regional o inversión.

Es posible que, en la preparación de este material, se haya utilizado información de fuentes de terceros y que Franklin Templeton Investments (“FTI”) no haya verificado, validado o auditado dicha información de forma independiente. FTI no asume responsabilidad alguna por la pérdida que surja del uso de esta información, y la confiabilidad en los comentarios, las opiniones y los análisis del material es a entera discreción del usuario. Es posible que los productos, los servicios y la información no estén disponibles en todas las jurisdicciones y que empresas asociadas a FTI y/o sus distribuidores los ofrezcan según lo permita la legislación y normativa local. Consulte con su propio asesor profesional para obtener más información sobre la disponibilidad de productos y servicios en la jurisdicción en la que se encuentra.

¿Cuáles son los riesgos?

Todas las inversiones implican riesgos, incluida la posible pérdida de capital. El valor de las inversiones puede experimentar oscilaciones al alza o a la baja, y cabe la posibilidad de que los inversores no recuperen el capital total que invirtieron. Todas las inversiones implican riesgos, incluida la posible pérdida de capital. El aumento del precio de las acciones refleja la proyección de futuras ganancias o ingresos y pueden por lo tanto bajar bruscamente si la compañía no alcanza dichas proyecciones. El sector de la tecnología siempre ha sido volátil debido al rápido ritmo de cambio y desarrollo de productos dentro del sector. Las empresas tecnológicas pueden ser pequeñas y/o relativamente nuevas e inexpertas. Las empresas más pequeñas, de porte medio o aquellas relativamente nuevas o no muy avezadas pueden ser especialmente sensibles a las condiciones económicas cambiantes, y sus posibilidades de crecimiento son menos seguras que las de las empresas de mayor tamaño o más consolidadas.