Beyond Bulls & Bears

India no es un BRIC más

Esta entrada también está disponible en: Inglés Holandés Francés Italiano Alemán Polaco

Teniendo en cuenta el control al que se han visto sometidos los mercados emergentes (ME) durante los últimos meses, es importante recordar que no todos son iguales. Incluso dentro del grupo de las famosas economías BRICS en estados avanzados de desarrollo (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) abundan distintas fortunas. Sukumar Rajah, director ejecutivo y director de inversiones de Administración local de activos de Franklin, Renta variable asiática, opina que el entorno “favorable para el crecimiento” de India creado, en parte, gracias a varias reformas del gobierno, debería contribuir a orientar su historia de crecimiento, así como a proteger al país frente a posibles impactos en el mercado global.

Sukumar Rajah
Sukumar Rajah

Sukumar Rajah
Director ejecutivo y director de inversiones
Administración local de activos de Franklin, Renta variable asiática

No nos sorprende que, después de los conocidos temores acerca de la trayectoria de crecimiento de China, se hayan planteado preguntas acerca de las perspectivas de otros mercados emergentes, incluida India. En el caso de India, consideramos que muchos comentaristas están olvidando un detalle importante: India, como muchos otros países emergentes, no es una economía con grandes exportaciones. Su economía está más enfocada al sector nacional.

Dado que las exportaciones suman solo el 23,6 % del producto interior bruto (PIB)[1] de India, creemos que, si se produce un descenso del crecimiento mundial, es probable que afecte menos a su economía. En comparación con Rusia y Brasil, que dependen mucho de los precios de las materias primas y, por tanto, resultarían más perjudicados en caso de una recesión global, India, como importador neto, es un beneficiario fundamental en un entorno con precios de materias primas bajos.

Slide2En nuestra opinión, la caída de los precios de las materias primas y el posterior impacto en el coste de las importaciones podrían dejar a India en una buena posición para beneficiarse de las condiciones económicas actuales, al contrario que otras economías BRICS. India es el único país BRICS cuyo PIB ha crecido desde 2013−2014.[2]

Ya estamos viendo señales de la mejora de la economía india: los déficits gemelos (presupuesto nacional y comercio exterior) parecen estar controlados, la inflación ha caído de forma significativa desde 2014[3] y las reservas monetarias mejoradas[4] sugieren que la vulnerabilidad sería menor en caso de que inversores extranjeros retirasen capital. En nuestra opinión, mientras otras economías BRICS se enfrentan a sus propios problemas nacionales, el camino de India es levemente diferente.

Slide3

Reforzar la trayectoria del crecimiento, BRIC por BRIC

Creemos que una diferencia fundamental entre India y muchas otras economías globales (sobre todo en el sector de los mercados emergentes) es su potencial para mantener un alto crecimiento durante las próximas dos a tres décadas.

Hay cuatro factores, entre otros, que respaldan nuestra evaluación: la población en edad de trabajar, la productividad laboral, un aumento del gasto de capital como un porcentaje del PIB y la productividad del capital. En nuestra opinión, India tiene la oportunidad de seguir mejorando en los cuatro factores durante mucho tiempo para construir una trayectoria de crecimiento sostenible. Un estudio reciente de las Naciones Unidas (ONU) sugiere que India superará a la población de China en 2022,[5] seis años antes de sus previsiones anteriores. En 2022, se prevé que ambos países aumentarán sus respectivas poblaciones a 1.400 millones de habitantes, con India alcanzando nuevos máximos de 1.500 millones en 2030 y 1.700 millones en 2050, mientras que la población china se mantendrá constante a partir de 2030.[6]

Con el PIB per cápita de India a niveles similares a Brasil en 1983 y a China en 2004, los niveles de prosperidad de India están décadas por detrás de otros mercados emergentes, lo que deja un amplio margen para poder alcanzarlos. Además, la disponibilidad de medios de capital humano de alta calidad implica la buena posición de India para competir en el sector de servicios de comercialización y sectores de mayor valor añadido, como la tecnología de la información y las farmacéuticas.

Asimismo, se prevé que el índice de dependencia de edad de India (el índice de los miembros de la sociedad muy jóvenes o mayores considerados dependientes de la población con edad de trabajar, que suelen ser individuos de 15 a 64 años) caerá hasta 2040, mientras que muchas otras economías aumentarán sus índices de dependencia. Consideramos que esta tendencia aumentará el número de trabajadores, en comparación con muchos otros países,[7] que en última instancia deberán crear oportunidades para un crecimiento nacional y flujos minoristas sólidos, así como contribuir a un aumento de la población de la clase media, que alcanzará los 1.100 millones en 2030.[8]

Slide1La inversión extranjera directa, que dicta el porcentaje de una empresa india que puede ser propiedad de inversores extranjeros, es otro factor importante que tener en cuenta a la hora de considerar la resistencia de India, concretamente en sectores prometedores, como la industria ferroviaria, defensa y seguros. En julio de este año, el Primer Ministro indio, Narendra Modi, ayudó a estimular el gobierno indio a casi el doble del límite de inversión extranjera en empresas de seguros del 26% al 49%.[9]

Los flujos de entrada de la inversión extranjera directa alcanzaron máximos históricos en 2015[10] (en el ejercicio fiscal anterior, los flujos de entrada netos llegaron al 22,25%), mientras que la propiedad de los inversores de carteras extranjeros de acciones indias alcanzaron un máximo histórico, lo que consideramos como una señal de que las reformas de Modi se dirigen a buen puerto.

Mientras que la reciente volatilidad global ha provocado algunos flujos de salida de la inversión extranjera directa, los ajustes macroeconómicos de India en los últimos 18 a 24 meses han contribuido a equilibrar los ahorros nacionales. Como parte del ahorro familiar general, se ha producido un aumento de la asignación a inversiones financieras en India, principalmente en mercados de renta variable. Como resultado, los flujos de entrada a fondos de renta variable nacionales han aumentado enormemente, compensando así los flujos de salida por parte de los inversores extranjeros.

Aunque las inversiones en renta variable han aumentado, actualmente sólo el 2,3% de los ahorros familiares nacionales de India se encuentran invertidos en renta variable. Por tanto, creemos que una normativa más favorable para los inversores, junto con una demografía muy positiva, un entorno de crecimiento propicio y una mejor educación de los inversores, podría dar lugar a un fuerte aumento de los flujos de inversión nacionales en renta variable india de medio a largo plazo. Esto, por su parte, no sólo podría respaldar la clase de activos de renta variable nacional, sino también reducir la correlación de mercados de valores indios a mercados globales, lo que ayudaría a dominar la volatilidad.

Establecer operaciones en la oficina

Desde las elecciones de 2014, el gobierno indio ha adoptado muchas medidas para lograr soluciones sostenibles a largo plazo a varios problemas integrales de India, como la necesidad de simplificar las empresas, mejorar la productividad, reducir la corrupción y minimizar la burocracia. Los esfuerzos por la mejora colectiva han abarcado numerosas áreas, incluidas la producción de electricidad, la subasta de recursos como el carbón y el espacio electromagnético para el sector de telecomunicaciones, la reducción de las subvenciones para el gas licuado del petróleo (GLP) y la realización de servicios financieros a segmentos de la sociedad con pocos ingresos. Otra prioridad para el gobierno ha sido aumentar el gasto público para impulsar el crecimiento económico, en particular, el crecimiento orientado a la infraestructura, que puede ser un motor fundamental para mejorar la productividad y el crecimiento. Esto incluye proyectos como carreteras, ferrocarriles e infraestructura rural, en la que hay un gran margen para el progreso. A pesar de que India ha escalado 16 puestos hasta llegar al 55 en el “Informe de Competitividad Global” del Foro Económico Mundial (FEM) de 2015-2016, creemos que aún hay margen para subir puestos hacia una postura favorable para los negocios y el crecimiento e implacable con la corrupción. Por ejemplo, China se sitúa en el puesto 28 del FEM.

Modi ha consolidado el déficit fiscal de India a un 4% del PIB en 2015 (de un máximo del 6,5% en 2010) y ha introducido reformas laborales que consideramos que impulsarán la fabricación y crearán nuevos puestos de trabajo. También está en proceso de reducir el impuesto de sociedades.

India es una de las economías de crecimiento más rápido del mundo y está previsto que la tasa de crecimiento de su PIB supere la china en 2015.[11]

En nuestra opinión, India se encuentra en una posición envidiable en relación con muchas otras economías y cuenta con los catalizadores estructurales mencionados anteriormente y los impulsores cíclicos positivos para conseguir un crecimiento sostenible. Lo peor de la prolongada recesión de India parece estar en su espejo retrovisor: a corto o medio plazo, es posible que el crecimiento retroceda a tendencias a largo plazo, impulsado por el gasto en infraestructura y consumo urbano, pero también ayudado por un entorno de tipos de interés acomodado que ha obtenido el respaldo de las caídas de la inflación.

Por ésta y otras razones, consideramos que la historia de India no ha hecho más que empezar.

Los comentarios, las opiniones y los análisis de Sukumar Rajah son solamente para fines ilustrativos y no deben considerarse asesoramiento para inversión individual ni recomendaciones para invertir en cualquier título o adoptar cualquier estrategia de inversión. Debido a que el mercado y las condiciones económicas están sujetos a cambios rápidos, los comentarios, las opiniones y los análisis son válidos a la fecha de esta publicación y pueden cambiar sin previo aviso. El material no es un análisis completo de cada hecho material en relación con ningún país, región, mercado, industria, inversión o estrategia.

¿Cuáles son los riesgos?

Toda inversión implica riesgos, incluida la posible pérdida de capital. El valor de las inversiones puede experimentar oscilaciones al alza o a la baja, y cabe la posibilidad de que los inversores no recuperen el capital total que invirtieron. Los precios de las acciones fluctúan, a veces de forma rápida y dramática, debido a factores que afectan a compañías individuales, industrias o sectores particulares, o a condiciones del mercado en general. Los riesgos especiales están relacionados con la inversión extranjera, incluyendo las fluctuaciones de moneda, la inestabilidad económica y los desarrollos políticos. Las inversiones en los mercados en desarrollo suponen mayores riesgos relacionados con los mismos factores, además de los vinculados con su tamaño relativamente pequeño y su menor liquidez.

Reciba más perspectivas de Franklin Templeton Investments en la bandeja de entrada de su correo electrónico. Suscríbase al blog Beyond Bulls & Bears.

Para conocer noticias de inversión oportunas, síganos en Twitter @FTI_Global y en LinkedIn.

[1] Fuente: Banco Mundial, octubre de 2015.

[2] Fuente: Banco Mundial, octubre de 2015.

[3] Fuente: Banco Mundial, octubre de 2015.

[4] Fuente: Banco de la Reserva de India. Las reservas monetarias de India se situaron en 326.578 dólares, 39.186 dólares anuales más, a 25 de septiembre de 2015.

[5] Fuente: Naciones Unidas, Perspectivas de Población Mundial – Revisión de 2015. No hay garantía de que las estimaciones o previsiones se cumplan.

[6] Ibíd.

[7] Fuentes: Base de Datos Demográfica de las ONU (incluidas estimaciones), Investigación de Morgan Stanley. Datos de la OCDE, datos y previsiones demográficos históricos, de 1950 a 2050; datos recopilados el 4 de febrero de 2015. No hay garantía de que las estimaciones o previsiones se cumplan.

[8] Fuente: FactSet, Ministerio de Estadísticas e Implementación de Programas de India, marzo de 2015. No hay garantía de que las estimaciones o previsiones se cumplan. Para obtener más información visite www.franklintempletondatasources.com.

[9] Fuente: Gobierno de India, 16 de julio de 2015.

[10] Fuente: Banco Mundial, octubre de 2015.

[11] Fuente: Base de Datos del Panorama Económico Global del FMI, octubre de 2015.