Beyond Bulls & Bears

Apuntes sobre los aspectos positivos de la medida de la Fed para la renta fija

Esta entrada también está disponible en: Inglés Chino simplificado Holandés Francés Italiano Alemán Polaco

Ahora que la Reserva Federal estadounidense ha puesto en marcha su primera subida de tipos en casi una década, puede que los inversores de renta fija se pregunten cómo afectará todo esto a sus carteras. Chris Molumphy, del Grupo de renta fija Franklin Templeton, realiza un análisis retrospectivo sobre anteriores ciclos de endurecimiento monetario y el comportamiento del mercado de deuda pública mientras comparte su opinión sobre los aspectos positivos que observa en este momento.

Christopher Molumphy
Christopher Molumphy

Christopher Molumphy, CFA

Director de inversión

Grupo de renta fija Franklin Templeton

La Reserva Federal finalmente tomó la decisión de subir los tipos de interés y, aunque cabe esperar que esto acarree cierta volatilidad momentánea en el mercado de renta fija, nuestro análisis sugiere que a medio-largo plazo los efectos sobre los tipos para vencimientos intermedios y largos deberían tener un carácter moderado.

En particular, nuestro análisis sobre anteriores ciclos de subidas de tipos, unido a nuestras perspectivas sobre la actual situación económica, sugiere que los tipos de interés a largo plazo (incluidos los que se emplean, por ejemplo, para establecer los tipos hipotecarios) puede que ya reflejen el impacto de esta última subida de tipos de la Fed predicha desde hace tiempo, siendo posible que se atenúe rápidamente una vez disipada la reacción inicial a las noticias de esta semana procecentes de la Fed.

En general, la decisión de la Fed de subir los tipos de interés nos parece positiva para el mercado porque ahora se han despejado las incógnitas y, además, se ha consolidado la idea, tras las declaraciones que acompañaron a esta decisión, de que cualquier subida de tipos posterior tenderá a ser comedida y gradual. Este es nuestro argumento clave: que los tipos tenderán a mantenerse bajos durante bastante tiempo.

El camino hacia el “liftoff” de la Fed

Tras concluir la reunión del Comité del Mercado Abierto Federal, celebrada los días 15-16 de diciembre, los responsables de política de la Fed anunciaron su decisión de subir el tipo de referencia para préstamos a corto plazo (el tipo de los fondos federales) por primera vez desde 2006. El tipo de los fondos fed se elevó del 0,25% al 0.50%, lo cual es significativo ya que supone un cambio de rumbo monetario, aunque a efectos prácticos podría considerarse un ajuste muy poco relevante.

En lo más profundo de la crisis financiera de 2008-2009 y de recesión económica estadounidense, la Fed adoptó algunas medidas extraordinarias expansivas al reducir a cero el tipo de los fondos fed. Desde entonces, la economía ha remontado y parece evidente que estas medidas extraordinarias ya no son necesarias.

Aunque los mercados venían descontando desde hacía tiempo un aumento de los tipos, el detonante parece que fue el informe de empleo relativo a diciembre, en el cual se declaraba que el número de asalariados ajenos al sector agrario se había disparado a 211.000 en noviembre, lo cual vino acompañado de revisiones al alza de las cifras correspondientes a septiembre y octubre. Este aumento de personas que han entrado en el mercado laboral pareció ser la última variable clave que estaba buscando la Fed.

Sin embargo, algo quizás más importante que la propia subida de tipos es el pronóstico que se facilitó respecto a la trayectoria que podrían seguir los tipos de interés durante los próximos uno o dos años. La Fed ha actuado con acierto al transmitir al mercado sus expectativas sobre el tipo de los fondos fed, así como su valoración sobre la economía. En una de sus intervenciones declaró que probablemente adopte un enfoque de “ritmo lento”, lo cual debería diferir bastante respecto a la última ocasión en que se embarcó en un ciclo de endurecimiento monetario desde 2004.spanish3

Aunque la inflación en Estados Unidos no ha alcanzado todavía el objetivo informal de la Fed, situado en el 2%, sí tiende a quedarse rezagada y, por tanto, creemos que la mejora continua del mercado laboral debería redundar en tímidos repuntes de los datos de inflación de aquí en adelante.

También conviene observar que, a pesar de la influencia directa que ejerce la Fed sobre los tipos de interés a corto plazo, su influencia en los tipos a largo plazo es más limitada. Por ejemplo, la rentabilidad de los pagarés del Tesoro a 10 años (que en gran medida sirve de referencia para los tipos hipotecarios) viene determinada por la dinámica del mercado y por factores macroeconómicos, entre ellos las expectativas de crecimiento y de inflación, no solo en Estados Unidos sino a escala mundial. En nuestra opinión, aunque los tipos a largo plazo deberían tender a aumentar más allá del nivel que han alcanzado dada la situación de la economía estadounidense, podrían mantenerse bajos durante más tiempo debido a la existencia de factores que influyen en ellos.

Los “liftoffs” de la Fed y las rentabilidades de la renta fija

 Si examinamos anteriores ciclos de endurecimiento monetario de la Fed y el comportamiento del mercado del Tesoro durante los últimos 30 años, vemos que un aumento del tipo de los fondos fed no produce generalmente un aumento paralelo de las rentabilidades a largo plazo de forma simultánea o de la misma magnitud. El gráfico adjunto abajo muestra donde se situaban las rentabilidades del Tesoro a cinco y diez años con anterioridad a una medida previa de endurecimiento monetario de la Fed, y la trayectoria que siguieron después a lo largo de varios meses. Como puede verse, las rentabilidades a largo plazo efectivamente subieron, pero lo que llama la atención es que el grueso del movimiento alcista tendió a producirse cinco o seis meses antes de la primera subida de tipos de la Fed (denominado “liftoff”), no después. Una vez que la Fed inició su ciclo de endurecimiento, al cabo de cuatro o cinco meses, las rentabilidades del Tesoro a cinco y diez años se habían vuelto a instalar cerca del nivel en que se hallaban cuando comenzó el “liftoff”, siendo en ocasiones incluso más bajas. Creemos que esta evidencia del modo en que los mercados descuentan las actuaciones anteriores de la Fed podría ayudarnos a anticipar lo que podría suceder en estos momentos.[1] spanish1

Divergencia de la política monetaria mundial: un tema clave para 2016

Se podría aducir que los sucesos que acontecen actualmente en los mercados mundiales probablemente mantengan a raya a los tipos de interés a largo plazo en el transcurso del nuevo año en Estados Unidos. Diversos bancos centrales de todo el planeta siguen empleando medidas expansivas, incluido el Banco Central Europeo (BCE), que recientemente anunció la decisión de ampliar su programa de expansión cuantitativa hasta marzo de 2017. En nuestro análisis para 2016 todo parece apuntar que esta acusada divergencia de política monetaria se extenderá en el tiempo.

El siguiente gráfico muestra las expectativas del mercado respecto a las rentabilidades a 10 años, usando como referencia los datos del mercado de futuros estadounidense. Los participantes del mercado estiman que los tipos a largo plazo se moverán al alza, pero solo de forma moderada durante el próximo año. Esto permite confirmar nuestra tesis de que existen diversos factores que podrían presionar a la baja los tipos de interés a largo plazo durante más tiempo.spanish2

Las entidades estadounidenses en general parecen capaces de resistir una subida de tipos moderada

En este contexto de “tipos más bajos durante más tiempo”, la solidez del consumo estadounidense debería resultar positivo para las empresas estadounidenses. Ante el esperado endurecimiento de la Fed, esta solidez del consumo interior debería ayudar a las entidades que están lidiando con adversidades para la exportación como consecuencia de la revalorización del dólar. Aunque el abaratamiento de las materias primas podría plantear problemas a algunos sectores más expuestos a materias primas en 2016, creemos que otros sectores deberían verse beneficiados en términos netos de unos costes de los insumos más bajos. Con unos niveles de liquidez suficientes en el balance, la mayoría de las empresas estadounidenses nos siguen pareciendo bien posicionadas en general, y capaces de soportar una subida moderada de los tipos de interés. También creemos que las condiciones técnicas o la volatilidad coyuntural podrían brindar oportunidades para afinar nuestro posicionamiento basado en las valoraciones relativas.

De cara a 2016, parece que por fin hemos entrado en este entorno de subidas de tipos tan esperado. Sin embargo, probablemente su ritmo será lento y comedido, desde luego muy lejos de cualquier hecho que pudiera provocar graves desajustes en las carteras de los inversores de renta fija.

Los comentarios, las opiniones y los análisis recogidos aquí tienen carácter meramente informativo, por lo que no deben interpretarse como un asesoramiento de inversión individual ni como una recomendación para invertir en un valor o adoptar cualquier estrategia de inversión. Debido a la celeridad con que pueden cambiar las condiciones económicas y de mercado, los comentarios, las opiniones y los análisis recogidos aquí son válidos sólo en la fecha de su publicación y pueden variar sin previo aviso. Este artículo no pretende ser un análisis completo de cada hecho relevante en relación con cualquier país, región, mercado, sector, inversión o estrategia.

 Es posible que, en la preparación de este material, se haya utilizado información de fuentes de terceros y que Franklin Templeton Investments (“FTI”) no haya verificado, validado o auditado dicha información de forma independiente. FTI no asume responsabilidad alguna, sea del tipo que sea, por pérdidas resultantes del uso de esta información y, en su caso, el usuario confiará en los comentarios, las opiniones y los análisis contenidos en el material por su propia cuenta y riesgo. Los productos, los servicios y la información podrían no estar disponibles en todas las jurisdicciones y son ofrecidos por las filiales de FTI y/o sus distribuidores conforme lo permitan las leyes y los reglamentos locales. Consulte a su propio asesor profesional para obtener información adicional sobre la disponibilidad de dichos productos y servicios en su jurisdicción.

Para recibir más perspectivas de Franklin Templeton Investments directamente en su bandeja de correo, suscríbase al blogBeyond Bulls & Bears.

Para acceder a novedades de inversión puntuales, síganos en Twitter @FTI_Global y en LinkedIn.

 ¿Cuáles son los riesgos?

Todas las inversiones conllevan riesgos, incluida la posible pérdida de capital. El valor de las inversiones puede tanto subir como bajar y los inversores podrían no recuperar todo el capital invertido. Los precios de los bonos generalmente varían en sentido opuesto a los tipos de interés. Por lo tanto, la cartera puede verse depreciada durante el proceso en que los bonos mantenidos en ella ajustan sus precios al aumento de los tipos de interés.

Aviso legal sobre hipervínculos

Los enlaces pueden llevarle a páginas web o medios de terceros que ofrezcan información y servicios no revisados o avalados por nosotros. Le instamos a examinar las políticas de privacidad, seguridad, condiciones de uso y otras aplicables de cada página que visite, ya que no tenemos control sobre ellas ni asumimos responsabilidad u obligación legal alguna en ellas.

CFA® y Chartered Financial Analyst® son marcas registradas propiedad de CFA Institute.

[1] La rentabilidad pasada no es garantía de rendimientos futuros.