Beyond Bulls & Bears

La irracionalidad de los mercados tras el Brexit

Opportunities from Brexit

Esta entrada también está disponible en: Inglés Holandés Francés Italiano Alemán Polaco

ocos mercados habían puesto en precio la posibilidad de una victoria del Brexit en el referéndum del Reino Unido sobre la Unión Europea, lo cual significa que buena parte de la actividad que sobrevino poco después fue indiscriminada. En estas situaciones, en opinión de Robert Mazzuoli, gestor de cartera de Franklin Local Asset Management, renta variable europea, la tormenta a menudo da paso rápidamente a la calma, pero puede desvelar oportunidades para hallar chollos entre los sectores más afectados.

Robert Mazzuoli
Robert Mazzuoli

Robert Mazzuoli
Gestor de Cartera
Franklin Local Asset Management, Renta Variable Europea

La votación del Reino Unido para abandonar la Unión Europea (UE) cogió por sorpresa a los mercados. En los días previos a la votación sobre el «Brexit», los mercados habían descontado de forma creciente una decisión a favor de la permanencia. Por lo tanto, en los momentos iniciales cundió el pánico en el mercado con el resultado, pero a media mañana en el Reino Unido la situación pareció tranquilizarse un poco, al aumentar la liquidez en el mercado.

Ahora los inversores se preguntan qué consecuencias podría traer este resultado para la economía del Reino Unido y la de Europa en su conjunto. Sin ninguna duda esta decisión genera incertidumbre debido a la inexistencia de una hoja de ruta para que un país abandone la UE. Eso significa que el Reino Unido probablemente se enfrente a varios años de negociaciones antes de su salida, un proceso que deberá realizarse de manera ordenada, mediante el establecimiento de nuevos tratados entre el Reino Unido y la UE. Es probable que las negociaciones lleven su tiempo y generen incertidumbre, porque nadie sabe realmente en qué consiste la salida.

En el plano político, existen numerosos focos de incertidumbre. En otoño habrá un nuevo primer ministro en el Reino Unido; mientras eso sucede, han surgido incógnitas respecto a la cohesión del país, incluida la posibilidad de una segunda votación sobre la independencia de Escocia.

Para Europa continental se abre una incertidumbre similar. ¿Surgirán otros estados miembros de la UE que se planteen celebrar referéndums?

La incertidumbre nunca es buena para la economía, ya que erosiona la confianza. Las empresas podrían aplazar sus planes de inversión, y los consumidores podrían aplazar ciertos gastos relevantes al tener dudas sobre la seguridad su empleo. Es posible que asistamos a una ralentización de la actividad económica en todo el continente, y evidentemente eso no sería una buena noticia para los mercados.

Como hemos visto ocasionalmente en épocas pasadas, la experiencia de hoy muestra que el mercado a veces actúa de un modo irracional, ya que no castiga exclusivamente a los activos que parecen verse más directamente afectados o vinculados a un determinado suceso. Durante la sesión bursátil de hoy en Europa vimos que otros mercados europeos de hecho se estaban viendo mucho más afectados que sus homólogos del Reino Unido.

En estas situaciones, nosotros, como seleccionadores de acciones, tratamos de captar ciertas oportunidades que surgen en el mercado cuando pensamos que se ha producido una venta indiscriminada.

Hoy, por ejemplo, los valores / sectores con beta más alto[1] (generalmente bancos, compañías de seguros y el sector financiero) parecen ser los que han sufrido las mayores caídas poco después de conocerse la victoria del Brexit. Esto nos llevaría a examinar esos sectores para ver si podemos identificar títulos específicos que, a nuestro juicio, pueden haber quedado atrapados en esa vorágine de ventas sin motivo justificado.

Dado que nuestro enfoque de inversión está dominado o caracterizado por el análisis inductivo (bottom-up), normalmente no compramos valores para apostar por ciertas tendencias o eventos macro. Para invertir debemos estar convencidos de que un determinado valor o empresa alberga algo que tiene la calidad que buscamos y está valorado a un precio que nos parece atractivo.

Los días como el de hoy tradicionalmente han sido buenos para hallar nuevas oportunidades, ya que, cuando nos enfrentamos a un acontecimiento convulso, los inversores no suelen tener en cuenta las características de títulos concretos. Sin embargo, una vez que amaina la tormenta, el mercado suele regresar rápidamente a la diferenciación.

En nuestra condición de inversores a largo plazo, puede que examinemos con detalle la turbulencia momentánea de las Bolsas y nos preguntemos si algún título se ha visto excesivamente castigado por la decisión del Reino Unido de abandonar la UE. Si creemos que los perjuicios son limitados, tal vez asumamos la depreciación de ese título a corto plazo si vemos la posibilidad de vernos recompensados en un horizonte más lejano. Nos encanta actuar contracorriente. Cuando el pesimismo se vuelve extremo es el momento en que vemos la ocasión de seleccionar los títulos que han perdido el favor de los inversores.

Para recibir más perspectivas de Franklin Templeton directamente en su bandeja de correo, suscríbase al blog Beyond Bull & Bears.

Para acceder a novedades de inversión puntuales, síganos en Twitter @FTI_Global y en LinkedIn.

Los comentarios, las opiniones y los análisis recogidos aquí son las opiniones personales expresadas por el gestor de inversiones y su finalidad es meramente informativa y de interés general, por lo que no deberá interpretarse como un asesoramiento de inversión individual ni como una recomendación o invitación para comprar, vender o mantener valor alguno o adoptar cualquier estrategia de inversión. Tampoco constituye asesoramiento jurídico o tributario. La información facilitada en este material se suministra a la fecha de su publicación y puede cambiar sin aviso previo y no es un análisis completo de cada hecho material en relación con cualquier país, mercado regional o inversión.

Es posible que, en la preparación de este material, se haya utilizado información de fuentes de terceros y que Franklin Templeton Investments (“FTI”) no haya verificado, validado o auditado dicha información de forma independiente. FTI no asume responsabilidad alguna, sea del tipo que sea, por pérdidas resultantes del uso de esta información y, en su caso, el usuario confiará en los comentarios, las opiniones y los análisis contenidos en el material por su propia cuenta y riesgo. Los productos, los servicios y la información podrían no estar disponibles en todas las jurisdicciones y son ofrecidos por las filiales de FTI y/o sus distribuidores conforme lo permitan las leyes y los reglamentos locales. Consulte a su propio asesor profesional para obtener información adicional sobre la disponibilidad de dichos productos y servicios en su jurisdicción.

¿Cuáles son los riesgos?

Todas las inversiones conllevan riesgos, incluida la posible pérdida de capital. El valor de las inversiones puede tanto subir como bajar y los inversores podrían no recuperar todo el capital invertido. Los precios de las acciones experimentan fluctuaciones, a veces rápidas y drásticas, debido a factores que afectan a empresas concretas, industrias o sectores específicos, o condiciones de mercado generales. En la medida en que la cartera se concentre en países, regiones, industrias, sectores o tipos de inversión específicos en cada momento, puede estar expuesta a riesgos mayores por sucesos adversos acaecidos en esas áreas concretas en comparación con otra cartera que invierta en una variedad más amplia de países, regiones, industrias, sectores o inversiones. La inversión en el extranjero entraña riesgos especiales, entre ellos el riesgo de fluctuaciones cambiarias, de inestabilidad económica y de acontecimientos políticos adversos.

[1] Beta es un indicador que mide el riesgo de una inversión producido por su exposición a los movimientos generales del mercado.