Beyond Bulls & Bears

Equidad

Los smartphones y el software, claves para hacer realidad los «sueños de la era puntocom»

Cuando Internet irrumpió en la escena hace unos 20 años, algunos expertos en tecnología auguraron que la red pronto se infiltraría en todos los aspectos de nuestras vidas. Tardó casi dos décadas, pero Jonathan Curtis, vicepresidente y analista financiero, Grupo de Renta Variable Franklin, afirma que muchas de las promesas hechas durante la era de las puntocom finalmente se están cumpliendo. En este artículo habla de los avances que cree que han ayudado a hacer realidad esas promesas y explora una tecnología —la inteligencia artificial— que podría cambiar vidas en un futuro próximo.

Esta entrada también está disponible en: Inglés Chino simplificado Holandés Francés Italiano Alemán Polaco

Creemos que muchos de los sueños no realizados de la era puntocom se están cumpliendo finalmente a medida que la convergencia de unos consumidores hiperconectados y una tecnología y programas cada vez más sofisticados han permitido a las empresas prestar unos servicios que parecían imposibles hace tan solo 10 años. Estos cambios están creando oportunidades en muchos sectores como los de transporte, servicios financieros y agricultura, que normalmente no se considerarían como tecnológicamente avanzados.

Un ejemplo son las empresas de viajes compartidos. Los servicios que prestan solo son posibles con los avances de las tecnologías de GPS, de computación en la nube y de pagos que están disponibles en la actualidad, junto con la capacidad de los consumidores de utilizar los servicios a través de sus teléfonos inteligentes. Su éxito se debe en parte a su software intuitivo, que la mayoría de la gente encuentra fácil de usar.

En el área de los servicios financieros, los bancos ya no necesitan tanto las sucursales físicas, ya que los clientes realizan cada vez más transacciones en línea, especialmente desde sus smartphones. Con un clic de botón, los clientes pueden depositar cheques o transferir fondos de una cuenta a otra. Las transacciones bancarias mediante smartphone se ha impuesto tanto que la mayor parte de consumidores puede prescindir en gran medida de una sucursal bancaria; la mayoría de actividades pueden realizarse fácilmente desde el hogar, el trabajo o incluso desde un tren de cercanías.

Estos avances se han propagado hasta al sector agrícola, donde los productores utilizan tecnología para aumentar el rendimiento de sus cosechas y gestionar mejor sus actividades. Una aplicación para smartphone, por ejemplo, utiliza la tecnología GPS así como un software propio que recoge información sobre la elevación de una parcela, el clima y la geología para predecir la calidad del terreno, y puede interactuar con la temperatura del suelo y sensores de humedad para determinar el mejor momento para plantar.

La inteligencia artificial se convierte en realidad

Los datos de calidad de un terreno generados por un agricultor son, por supuesto, útiles para él, pero también podrían serlo para otros agricultores. ¿Y si la información recopilada —y otras series de datos sobre una multitud de aspectos en todo el mundo— pudieran recopilarse y analizarse fácilmente? Muchos gigantes tecnológicos han empezado a hacer exactamente esto con la ayuda de otra tecnología que ha mejorado considerablemente desde la era de las puntocom: la inteligencia artificial (IA).

En pocas palabras, la IA permite a los ordenadores ejecutar tareas que normalmente requieren la inteligencia humana, como el análisis de datos, el reconocimiento de voz, la toma de decisiones y la traducción. La tecnología de IA puede ayudar a analizar ingentes cantidades de datos para que los humanos puedan sacar partido de ellos.

En nuestra opinión, una de las áreas más importantes donde se está aplicando la IA es en la lucha contra el cáncer. Una gran empresa tecnológica, por ejemplo, está ayudando a los médicos a ofrecer a sus pacientes un tratamiento personalizado y efectivo contra el cáncer permitiendo acceder de manera intuitiva a la investigación sobre el cáncer disponible en Internet.

Una importante compañía de ventas minoristas por Internet está invirtiendo en tecnología de IA, y no solo para predecir qué productos es probable que compren los usuarios próximamente. La empresa está mejorando uno de sus productos, un altavoz controlado por voz que puede responder preguntas, reproducir música y leer las noticias, para entender mejor la intención de un comando dado por un usuario.

Creemos que esta y otras empresas podrían resultar beneficiadas cuando la tecnología de IA esté más profundamente integrada en los servicios que todos utilizamos hoy en día. Una mejor IA permitirá a nuestros dispositivos entender mejor para qué los utilizamos y realizar esas tareas con más eficacia.

Asimismo, los avances impulsados por la tecnología de IA seguramente estimularán la demanda de infraestructuras de computación en la nube, de pagos y de seguridad. Las empresas de seguridad son increíblemente importantes para el éxito de las actividades en torno a la IA. A medida que los consumidores se conviertan más a la economía digital, existan más datos sobre esos consumidores en lugares donde nunca antes se habían guardado y se realicen más transacciones por Internet, es probable que los ciberataques a consumidores aumenten de manera drástica. Creemos que los proveedores de infraestructuras de seguridad y las empresas de servicios de seguridad están bien posicionados para hacer frente a estos nuevos retos.

Consolidación en el ámbito de los semiconductores

Está claro que algunas áreas de la tecnología están más asentadas y no están experimentado unos cambios tan rápidos. El área los semiconductores, definitivamente madura, ha atravesado dificultades con la desaceleración del crecimiento de los mercados de ordenadores de sobremesa y teléfonos móviles. No obstante, el sector ha tenido últimamente unos mejores resultados. Si bien algunas tendencias interesantes podrían finalmente estimular más el crecimiento en el área de los semiconductores —el   y los coches de conducción automática, por ejemplo—, creemos que la mejora reciente del sector se ha debido a la consolidación en la industria.

En nuestra opinión, los inversores han estado recompensando a las empresas que han participado en esa consolidación, y prevemos que esta tendencia se mantenga. Frente a un entorno de crecimiento más lento, muchas empresas están emprendiendo operaciones estratégicas de fusiones y adquisiciones para reducir costes, aumentar la eficiencia u obtener acceso a un mercado de mayor crecimiento. Entre las áreas donde contemplamos un mejor potencial de crecimiento están las empresas de semiconductores con exposición a controladores integrados o convertidores de analógico a digital, dos tecnologías muy utilizadas en los dispositivos conectados mencionados más arriba.

En conjunto, creemos que las perspectivas de fusiones y adquisiciones en el sector tecnológico siguen siendo positivas. Los tipos de interés permanecen bajos y muchas grandes empresas cuentan con enormes reservas de tesorería. Creemos que los gigantes tecnológicos podrían estar tratando de expandir sus negocios mediante la adquisición de equipos de talento y/o tecnologías innovadoras.

Para recibir más perspectivas de Franklin Templeton Investments directamente en su bandeja de correo, suscríbase al blog Beyond Bulls & Bears.

Para acceder a novedades de inversión puntuales, síganos en Twitter @FTI_Global y en LinkedIn.

 Los comentarios, las opiniones y los análisis recogidos aquí son las opiniones personales expresadas por el gestor de inversiones y su finalidad es meramente informativa y de interés general, por lo que no deberá interpretarse como un asesoramiento de inversión individual ni como una recomendación o invitación para comprar, vender o mantener valor alguno o adoptar cualquier estrategia de inversión. Tampoco constituye asesoramiento jurídico o tributario. La información facilitada en este material se suministra a la fecha de su publicación y puede cambiar sin aviso previo y no pretende ser un análisis completo de cada hecho material en relación con cualquier país, mercado regional o inversión.

 Es posible que, en la preparación de este material, se haya utilizado información de fuentes de terceros y que Franklin Templeton Investments (“FTI”) no haya verificado, validado o auditado dicha información de forma independiente. FTI no asume responsabilidad alguna, sea del tipo que sea, por pérdidas resultantes del uso de esta información y, en su caso, el usuario confiará en los comentarios, las opiniones y los análisis contenidos en el material por su propia cuenta y riesgo. Los productos, los servicios y la información podrían no estar disponibles en todas las jurisdicciones y son ofrecidos por las filiales de FTI y/o sus distribuidores conforme lo permitan las leyes y los reglamentos locales. Consulte a su propio asesor profesional para obtener información adicional sobre la disponibilidad de dichos productos y servicios en su jurisdicción.

¿Cuáles son los riesgos?

 Todas las inversiones conllevan riesgos, incluida la posible pérdida de capital. El valor de las inversiones puede tanto subir como bajar y los inversores podrían no recuperar todo el capital invertido. Las cotizaciones de los títulos de estilo de crecimiento reflejan previsiones de beneficios o ingresos futuros y, por lo tanto, pueden bajar drásticamente si la empresa no logra cumplir esas previsiones. El sector tecnológico ha sido históricamente volátil debido al veloz ritmo de cambio de los productos y desarrollo en el sector. Las compañías tecnológicas pueden ser pequeñas y/o relativamente nuevas e inexpertas. Las pequeñas y medianas empresas, y aquellas que son relativamente nuevas o inexpertas, pueden ser especialmente sensibles a cambios en las condiciones económicas, por lo que sus perspectivas de crecimiento son menos seguras que las asociadas a empresas más grandes y consolidadas.