Beyond Bulls & Bears

Alternativos

Perspectiva respecto a la estrategia hedge del primer trimestre: K2 Advisors

En su perspectiva del primer trimestre (1T) de 2018, los equipos de investigación y construcción de la cartera de K2 Advisors creen que la dispersión favorable ha creado razones para el optimismo en tres estrategias hedge principales: Renta variable larga y corta – Europa, valor relativo y estrategias macro discrecionales. Creemos que estas opiniones ayudarán a los inversores a entender mejor los razonamientos que subyacen a la tenencia de fondos mutuos que invierten en estrategias hedge.

Esta entrada también está disponible en: Inglés Francés Italiano Alemán Polaco

A medida que retrocede la marea de liquidez… ¿Necesitarán los inversores un barco diferente?

La expansión posterior a 2008 del balance general de la Reserva Federal (Fed) de alrededor de 900 000 millones de dólares estadounidenses a casi 4,5 billones de dólares estadounidenses en la actualidad ha sido una de las fuerzas más dominantes en la conformación del mercado durante la última década, una marea masiva de liquidez que ha levantado activos en todo el mundo (en algunos casos indiscriminadamente), influyendo al mismo tiempo en el comportamiento de los inversores. Además del hecho de que los rendimientos se dirigían hacia mínimos históricos y los mercados bursátiles hacia máximos históricos, muchos inversores emigraron hacia activos de mayor riesgo, mientras que el coste del capital se mantuvo reprimido artificialmente. Creemos que esta dinámica está a punto de cambiar.

Parece que la marea está retrocediendo. Mientras que la Fed ya se ha embarcado en su camino hacia la normalización de las tasas de interés, otros bancos centrales importantes en el mundo también parecen estar listos para comenzar a relajarse en 2018, con tonos cada vez más agresivos. Además, el crecimiento mundial ha restablecido las expectativas de inflación al alza, lideradas por la economía resistente de China.

En nuestra opinión, los inversores que no están preparados para este cambio de la era de la recuperación de la relajación monetaria a la era expansiva posterior a la expansión cuantitativa (QE) pueden estar expuestos a riesgos significativos. Los mercados podrían ver una mayor volatilidad y correcciones bruscas que recuerdan, por ejemplo, a la magnitud y velocidad de los ajustes en los rendimientos del Tesoro de los Estados Unidos («UST») que se dieron durante el cuarto trimestre de 2016.

Uno de los desafíos para los inversores en 2018 será que la tradicional relación de diversificación entre bonos y activos de riesgo que los inversores esperan puede que no se mantenga en esta nueva era, en particular si experimentamos el ciclo de reducciones del Tesoro de los Estados Unidos que anticipamos. Es muy posible que los activos de riesgo también disminuyan a medida que aumenta la tasa de interés libre de riesgos (rendimientos del Tesoro). Los mercados se han acostumbrado a tasas de descuento excepcionalmente bajas, un cambio más alto afectaría materialmente a la forma en que se calculan esas valoraciones.

Además, sentimos que se ha generado una actitud complaciente en todas las clases de activos, dado que los rendimientos del Tesoro y los rendimientos de activos de riesgo a menudo han tenido correlaciones positivas,[1] junto con un desempeño positivo, en los últimos tiempos. Sin embargo, los resultados positivos obtenidos en beneficio de la relajación monetaria extraordinaria pueden ocultar los riesgos subyacentes reales en esas categorías de activos. A medida que la relajación monetaria se desvanece, esas correlaciones positivas podrían continuar, pero con el efecto contrario: disminuciones simultáneas entre bonos, acciones y activos de riesgo globales a medida que salimos de una era sin precedentes de distorsiones de los mercados financieros. Se trata de los tipos de correlaciones y riesgos que procuramos reducir en 2018.

En resumidas cuentas, creemos que la enorme marea de dinero de bajo costo que levantaba todos los barcos y permitía navegar sin preocupaciones está retrocediendo. Los inversores que no estén preparados para este cambio pueden estar expuestos a riesgos significativos.

Tal vez sea el momento de intentar añadir otros barcos a la cartera, embarcaciones más adecuadas para navegar por los bancos de arena, las rocas y las aguas fangosas que creemos que probablemente surgirán en los próximos trimestres. Si bien estos acontecimientos pueden afectar de forma diferente a las estrategias hedge, el alfa[2] para el universo hedge se ha fortalecido históricamente en estos entornos de mayor dispersión y volatilidad, especialmente cuando los tipos de interés suben.

Renta variable larga y corta en Europa

Creemos que Europa está preparada para un mayor crecimiento económico con una fuerte confianza de los consumidores, mejorando la inflación y disminuyendo los niveles de desempleo. Si bien estos factores deberían repercutir en las ganancias, los mercados actualmente están fijando precios en un bajo crecimiento.

Las valoraciones de las acciones europeas parecen más favorables sobre una base relativa histórica. El ratio precio/valor contable entre Europa y Estados Unidos se mantiene en mínimos históricos (véase el gráfico siguiente).[3] Los acontecimientos recientes como el Brexit pueden dar lugar a una mayor bifurcación (es decir, empresas orientadas al mercado nacional frente a empresas con ventas internacionales) en Europa, creando así grupos claros de ganadores y perdedores.

Los inversores a corto y largo plazo dentro de la región pueden aprovechar esta dispersión. Creemos que un crecimiento desigual en toda la región dará lugar a una mayor dispersión de los valores, sectores o países que deberían ayudar a generar un alfa más alto. Al igual que en los Estados Unidos, el aumento de los tipos de interés impulsado por la relajación de los estímulos fiscales del Banco Central Europeo puede permitir a las empresas experimentar un empuje similar al que han experimentado las empresas estadounidenses.

 Estrategias macro discrecionales

Las políticas cambiantes de los bancos centrales, el cambio en el liderazgo del banco central, el potencial de inestabilidad geopolítica y otros factores de riesgo pueden servir para aumentar la volatilidad del mercado, y podrían proporcionar a los gestores macroeconómicos discrecionales una mejor oportunidad para negociar en los mercados de renta fija y de divisas.

Además, creemos que el calendario de eventos económicos y geopolíticos en 2018 debería ofrecer oportunidades de negociación atractivas para los gestores macroeconómicos discrecionales centrados en los mercados de renta fija y de divisas.

 Valor relativo/renta fija

Si bien las tasas de interés han permanecido más bajas durante más tiempo de lo que había anticipado originalmente el mercado, el riesgo de duración[4] sigue prevaleciendo en las carteras de muchos inversores de renta fija. Desde nuestro punto de vista, los mercados de alto rendimiento nunca habían sido tan sensibles a los tipos de interés como ahora.

Creemos que los gestores de renta fija con un valor relativo, como los gestores de crédito a largo y corto plazo, están bien posicionados, dada su cartera de menor duración, y deberían ser capaces de generar alfa a partir de una dispersión sectorial creciente.

Puede obtener más información sobre los tipos de estrategias hedge a las que se hace referencia aquí en nuestra publicación anterior, «Solidifying a Case for Liquid Alts».

 Para recibir más perspectivas de Franklin Templeton Investments directamente en su bandeja de correo, suscríbase al blogBeyond Bulls & Bears.

Para acceder a novedades de inversión puntuales, síganos en Twitter @FTI_Global y en LinkedIn.

Los comentarios, las opiniones y los análisis recogidos aquí son las opiniones personales expresadas por los gestores de inversiones y su finalidad es meramente informativa y de interés general, por lo que no deberá interpretarse como un asesoramiento de inversión individual ni como una recomendación o invitación para comprar, vender o mantener valor alguno o adoptar cualquier estrategia de inversión. Tampoco constituye asesoramiento jurídico o tributario. La información facilitada en este material se suministra a la fecha de su publicación y puede cambiar sin aviso previo y no pretende ser un análisis completo de cada hecho material en relación con cualquier país, mercado regional o inversión.

Es posible que, en la preparación de este material, se haya utilizado información de fuentes de terceros y que Franklin Templeton Investments («FTI») no haya verificado, validado o auditado dicha información de forma independiente. FTI no asume responsabilidad alguna, sea del tipo que sea, por pérdidas resultantes del uso de esta información y, en su caso, el usuario confiará en los comentarios, las opiniones y los análisis contenidos en el material por su propia cuenta y riesgo. Los productos, los servicios y la información podrían no estar disponibles en todas las jurisdicciones y son ofrecidos por las filiales de FTI y/o sus distribuidores conforme lo permitan las leyes y los reglamentos locales. Consulte a su propio asesor profesional para obtener información adicional sobre la disponibilidad de dichos productos y servicios en su jurisdicción.

¿Cuáles son los riesgos?

Todas las inversiones conllevan riesgos, incluida la posible pérdida de capital. El valor de las inversiones puede tanto subir como bajar y los inversores podrían no recuperar todo el capital invertido. La inversión en estos tipos de estrategias de fondos de gestión alternativa está expuesta a los riesgos de mercado propios de entidades que invierten en todo tipo de valores, incluida la volatilidad de mercado. No es posible garantizar que las estrategias de inversión empleadas por los gestores de fondos de gestión alternativa y fondos alternativos líquidos vayan a resultar rentables. Siempre existe la posibilidad de que cualquier operación genere una pérdida si las expectativas del gestor no son prósperas. Las perspectivas de las estrategias de cobertura se determinan en relación con otras estrategias de este tipo y no representan ninguna opinión en relación con el desempeño o riesgo absolutos esperados en el futuro de ninguna estrategia o subestrategia. La actitud sobre las convicciones determinada por K2 Advisors’ Research Group se basa en una serie de factores que se consideran pertinentes para el/los analista(s) que se ocupan de la estrategia o subestrategia y puede cambiar de vez en cuando, según el criterio exclusivo del analista.

[1] La correlación representa la relación lineal entre dos series de retornos. La correlación muestra la resistencia de la relación entre dos series de retornos. Cuanto mayor es la relación, más parecidos son los retornos.

[2] El alfa mide la diferencia entre los rendimientos reales de un fondo y sus rendimientos esperados dado su nivel de riesgo medido por su beta. Una cifra alfa positiva indica que el fondo ha tenido un mejor rendimiento en comparación con lo que podía predecir su beta. Por el contrario, un alfa negativo indica que un fondo ha tenido un rendimiento inferior, dadas las expectativas establecidas por la beta del fondo. Algunos inversores ven el alfa como una medición del valor añadido o restado por el gestor de un fondo.

[3] Fuentes: MSCI Europe Index, MSCI USA Index. El MSCI USA Index está diseñado para medir el rendimiento de los segmentos de gran capitalización y mediana capitalización del mercado estadounidense. El MSCI Europe Index captura la representación de gran capitalización y mediana capitalización en 15 países desarrollados de Europa. Los índices no están gestionados y no puede invertirse directamente en ellos. Tampoco reflejan las comisiones, costes o gastos de suscripción. La rentabilidad pasada no garantiza rentabilidades futuras.  MSCI no ofrece garantías ni asumirá responsabilidad alguna con respecto a cualquier dato de MSCI reproducido aquí. Queda prohibida la redistribución o uso ulterior de este documento. Este informe no está avalado ni ha sido elaborado por MSCI. La página www.franklintempletondatasources.com contiene avisos y condiciones importantes de los proveedores de datos.

El ratio precio/valor contable calcula el precio por acción de un título dividido por su valor contable (es decir, el patrimonio neto) por acción. En una cartera, el valor representa una media ponderada de sus títulos.

[4] La duración representa una medida de la sensibilidad del precio (el valor del principal) de una inversión de renta fija a una variación de los tipos de interés La duración se expresa como el número de años.