Beyond Bulls & Bears

Activos Múltiples

Dos motivos por los que la renta variable estadounidense podría seguir creciendo en 2020

Hay un viejo dicho acerca de «escalar un muro de preocupaciones» que se utiliza para describir una situación en que los mercados siguen subiendo ante la incertidumbre. Es cierto que no hay poca incertidumbre hoy en día, pero las acciones estadounidenses han logrado abrirse camino y alcanzar nuevos máximos históricos. Grant Bowers, de Franklin Equity Group, reconoce que puede haber fisuras, pero afirma que todavía hay dos razones principales para ser optimistas acerca de la perspectiva, y cree que sigue habiendo margen para la renta variable estadounidense en 2020.

Esta entrada también está disponible en: Inglés Chino simplificado Alemán

Escuche nuestro último podcast «Talking Markets» para obtener más información de Grant acerca de la renta variable estadounidense, junto con Andrew Burkly, que habla sobre la perspectiva europea.

Al aproximarnos a 2020, hemos recibido preguntas de inversores con orientación al crecimiento, en particular acerca de si el mercado alcista de la renta variable estadounidense tiene margen de crecimiento en la próxima década. Es una preocupación comprensible, teniendo en cuenta que EE. UU. se encuentra en uno de los periodos de expansión económica más extensos de la historia, que se remonta a junio de 2009.1 Sin embargo, también ha sido muy superficial y lento en comparación con los últimos períodos de expansión económica. Esta desaceleración del ritmo de crecimiento es el resultado de la gravedad de la crisis financiera mundial de hace una década, y del entorno de baja inflación y bajos tipos de interés que se impuso después de ella.

Aunque los especialistas del mercado expresan preocupación por la duración del ciclo actual, la renta variable de EE. UU. sigue estando próxima a máximos históricos. Teniendo en cuenta los datos y lo que está sucediendo en el mercado, creemos que este periodo de ciclo tardío puede durar mucho más de lo que la gente espera. Según nuestro análisis, las valoraciones de las acciones estadounidenses, de acuerdo con la medición de la ratio de precio/beneficios a plazo del S&P 500 Index, sugieren que las valoraciones de la renta variable estadounidense son coherentes con las medias históricas.2

Aunque las acciones estadounidenses no son baratas, tampoco creemos que sean caras. Creemos que la decisión de la Reserva Federal de reducir los tipos de interés este año ha creado un contexto más favorable para el crecimiento de la renta variable estadounidense.

Incluso con una opinión razonablemente constructiva sobre el contexto económico, reconocemos que, en este punto del ciclo, la probabilidad de que se produzcan progresos significativos en el mercado podría seguirse reduciendo; también prevemos que esos acontecimientos vayan acompañados de niveles más altos de volatilidad. Por ese motivo, consideramos que la selección y la gestión activa son elementos importantes que los inversores deben tener en cuenta. Creemos que hay muchos temas de inversión atractivos en la actualidad; puede encontrar información sobre ello en una reciente publicación del blog.

Las dos principales fortalezas de la economía estadounidense: consumidores y empresas

En nuestra opinión, la economía de EE. UU. puede seguir creciendo en un rango del 2 % al 3 % al año durante mucho más tiempo que la gente cree.3 Nos basamos en dos factores principales: la fortaleza del consumo y los beneficios empresariales.

Los consumidores de EE. UU. se han beneficiado de un fuerte crecimiento del mercado laboral en su país durante muchos años y se sienten seguros para hacer compras importantes. También hemos observado un cierto crecimiento salarial en los dos últimos años, lo que ha resultado beneficioso para el gasto de consumo.

Seguimos analizando de cerca la fortaleza de los consumidores, porque es uno de los principales motores de la economía general de EE. UU., responsable de casi dos tercios del producto interior bruto del país.

También estamos supervisando los niveles de deuda de los consumidores, así como las ratios de deuda, que siguen siendo bajos frente a los promedios históricos. Si bien los consumidores han asumido más apalancamiento, no están gastando de la misma forma que en períodos anteriores de los ciclos económicos o en picos de la economía.

Aunque las ganancias en EE. UU. se han moderado un poco durante el último trimestre del año, el mercado ha ido más allá en las perspectivas para el cuarto trimestre y para 2020. Estamos observando signos que indican que la perspectiva de las ganancias empresariales es en general más positiva hoy en día que hace unos meses. Creemos que las ganancias podrían seguir mejorando en el futuro. Las empresas estadounidenses probablemente se beneficien de un repunte en el crecimiento mundial, teniendo en cuenta que alrededor de un 40 % de los beneficios de las empresas multinacionales proceden del exterior.

A medida que los beneficios aumentan, esperamos seguir viendo una recompra de acciones y aumentos de los dividendos, así como inversión en gasto de capital principal. Como inversores activos, tenemos la oportunidad de hablar con ejecutivos y gestores de una serie de empresas. Nos han dicho que están gastando en tecnologías como la inteligencia artificial y la analítica de datos para impulsar la productividad y aumentar las inversiones, frente a construir nuevas fábricas o comprar más maquinaria.

Mientras emergen esas inversiones y temas, creemos que sigue siendo un momento emocionante para los inversores centrados en el crecimiento. Esperamos descubrir nuevas oportunidades de inversión el año que viene.

Para recibir más perspectivas de Franklin Templeton directamente en su bandeja de correo, suscríbase al blogBeyond Bulls & Bears.

Para acceder a novedades de inversión puntuales, síganos en Twitter @FTI_Global y en LinkedIn.


Los comentarios, las opiniones y los análisis recogidos aquí tienen carácter meramente informativo, por lo que no deben interpretarse como un asesoramiento de inversión individual ni como una recomendación para invertir en un valor o adoptar cualquier estrategia de inversión. Debido a la celeridad con la que pueden cambiar las condiciones económicas y de mercado, los comentarios, las opiniones y los análisis recogidos aquí son válidos solo en la fecha de su publicación y pueden variar sin previo aviso. Este artículo no pretende ser un análisis completo de cada hecho relevante en relación con cualquier país, región, mercado, sector, inversión o estrategia.

¿Cuáles son los riesgos?

Todas las inversiones conllevan riesgos, incluida la posible pérdida de capital. El valor de las inversiones puede tanto subir como bajar y los inversores podrían no recuperar todo el capital invertido. Los precios de las acciones experimentan fluctuaciones, a veces rápidas y drásticas, debido a factores que afectan a empresas concretas, industrias o sectores específicos, o condiciones generales de mercado. La inversión en sectores de rápido crecimiento, entre los que se encuentra el tecnológico (que históricamente ha sido volátil), podría dar lugar a un aumento en la fluctuación de los precios, especialmente a corto plazo, debido al rápido ritmo de los cambios y al desarrollo de productos, así como a los cambios en la normativa estatal que se aplica a las empresas, que ponen de relieve el progreso científico o tecnológico. Los títulos de estilo valor puede que no se aprecien como se preveía o incluso podrían perder valor. Las cotizaciones de los títulos de estilo growth reflejan previsiones de beneficios o ingresos futuros y, por lo tanto, pueden bajar drásticamente si la empresa no logra cumplir esas previsiones.

 

1. Fuente: Oficina Nacional de Investigación Económica.

2. Fuentes: FactSet, MSCI. Los índices no están gestionados y no puede invertirse directamente en ellos. Tampoco incluyen comisiones, gastos ni costes de suscripción. La rentabilidad pasada no es un indicador ni garantía de la rentabilidad futura. MSCI no ofrece garantías ni asumirá responsabilidad alguna con respecto a cualquier dato de MSCI reproducido aquí. Queda prohibida la redistribución o uso ulterior de este documento. Este informe no está avalado ni ha sido elaborado por MSCI.

3. No hay garantías de que las estimaciones, previsiones o proyecciones vayan a cumplirse.