Beyond Bulls & Bears

Renta Variable

Elección en el Reino Unido: ¿La victoria de los tories atraerá a los inversores a las acciones del Reino Unido?

Como se esperaba ampliamente, el Partido Conservador salió victorioso en las elecciones generales del Reino Unido. Nuestro Colin Morton anticipa que los mercados de valores del Reino Unido darán la bienvenida al resultado, pero advierte que persisten algunas incertidumbres.

Esta entrada también está disponible en: Inglés Alemán

En las elecciones generales del Reino Unido, una victoria de los conservadores parece ser el resultado más fácil de digerir para los mercados de valores.

Aún así, durante los últimos períodos electorales nuestra experiencia ha sido que inmediatamente después de un resultado dado, los mercados han tendido a reaccionar de manera exagerada. Esperamos que en las próximas semanas ese tipo de reacción instintiva nos permita identificar algunas oportunidades potenciales.

Los mercados odian la incertidumbre, y el consenso general entre los analistas es que la victoria de los conservadores preservará el status quo. No esperamos ningún aumento en el impuesto sobre la renta o el impuesto al valor agregado, y los impuestos corporativos deberían permanecer estables. A la luz de este resultado, anticiparíamos un posible repunte en la libra esterlina. Creemos que las acciones nacionales del Reino Unido probablemente tendrán mejores resultados que los nombres internacionales que cotizan en el Reino Unido, ya que la fuerza de la libra tiende a pesar sobre las empresas multinacionales orientadas a la exportación.

Por cierto, esa es la tendencia que hemos visto desde que el primer ministro Boris Johnson acordó inesperadamente el acuerdo de retirada con la UE (Unión Europea) en octubre: un rendimiento superior de las acciones más orientadas a nivel nacional.

La incertidumbre del Brexit continúa

Este último resultado electoral aún presenta ciertas incertidumbres en torno a la resolución del Brexit. Sin embargo, gran parte de los inversores parecen tener una mejor comprensión de las implicaciones de una victoria de los tories, en comparación con una victoria laborista u otro «parlamento colgado» (una legislatura sin control absoluto).

Antes de las elecciones, Boris Johnson prometió que concluiría con éxito las negociaciones de libre comercio con la UE antes de fin de año.

La mayoría de las personas, incluidos nosotros, somos escépticos de que pueda cumplir con eso.

Algunos observadores creen que una fuerte mayoría conservadora podría llevar a Johnson a jugar duro con la UE mientras su Gobierno negocia un acuerdo comercial. En ese sentido, permanece sobre la mesa un Brexit sin acuerdo, una sombra probable sobre las perspectivas de mediano plazo del mercado.

Sin embargo, nuestra opinión es que la campaña electoral de Boris Johnson se centró en el acuerdo de retirada que negoció, por lo que para él sería difícil finalmente someterse a un acuerdo nulo a fin de año.

Hay un argumento en contra para aquellos que predicen que la gran mayoría de Johnson podría presagiar un Brexit sin acuerdo: sus fuertes números en el Parlamento significan que él ya no depende del apoyo de aquellos con opiniones más extremas. Es posible que pueda buscar una extensión del plazo sin sufrir demasiado daño a su capital político.

Una robusta economía británica

La economía doméstica del Reino Unido parece estar en bastante buena forma: las tasas de interés son muy bajas, las ganancias promedio están aumentando en un 3,5 % y la inflación se sitúa en el 1,5 %. Una libra esterlina en recuperación podría ejercer presión a la baja sobre la inflación.

Esta mayoría conservadora potencialmente aumenta los tipos de interés del Reino Unido un poco más si la economía mejora. Pero no esperamos grandes movimientos.

Sin embargo, sí esperamos que el gasto público crezca a un ritmo más rápido que el que ha tenido durante varios años, lo que podría impulsar la economía interna del Reino Unido.

En un entorno de mayor gasto fiscal, las acciones financieras podrían funcionar bastante bien. El sector financiero es bastante volátil, y tiende a verse afectado negativamente cuando la gente es «bajista» sobre las acciones en general.

Y por el contrario, creemos que a medida que la libra esterlina repunte y la gente sea más optimista, podría estar menos interesada en los nombres defensivos, y podríamos ver que este tipo de empresas terminan generando un rendimiento inferior.

¿Mayor interés de los inversores internacionales?

Según nuestro análisis, muchos inversores han sido lo que consideramos acciones infravaloradas del Reino Unido a la luz de la incertidumbre política. El resultado de esta elección podría provocar una reversión a una posición más neutral, y podríamos ver flujos sustanciales que ingresan a las acciones del Reino Unido tanto de inversores internacionales como de nacionales.

Aunque es probable que el repunte de la libra esterlina ejerza cierta presión sobre los trabajadores extranjeros, al mismo tiempo creemos que una proporción de los activos potenciales que vuelven al mercado del Reino Unido podría llegar a las compañías del índice FTSE 100 debido a la liquidez que tiene el índice históricamente ofrecido.1 

Por supuesto, los inversores del Reino Unido no pueden pasar por alto lo que está sucediendo en los demás países. Alrededor de dos tercios de las ganancias del Reino Unido provienen del extranjero, por lo que las maquinaciones políticas internacionales pueden tener un impacto significativo en el mercado general del Reino Unido.

La reciente escalada de la tensión comercial, no solo entre Estados Unidos y China sino también en otros países, está causando mucha incertidumbre.

El aprovechamiento de oportunidades

Antes del resultado de las elecciones en el Reino Unido, sabíamos que —cualquiera que fuese el resultado— habría una reacción inmediata en los mercados.

Recuerde que en 2016 los mercados reaccionaron de manera exagerada después del referéndum de la UE, y las ventas masivas en el mercado generaron bastantes oportunidades de inversión.

A los pocos días de la votación del Brexit, vimos la oportunidad de comprar acciones de construcción de viviendas que habían sufrido mucho debido a la expectativa de que la economía del Reino Unido se paralizaría. No sabíamos exactamente qué sucedería, pero sentimos que en el Reino Unido los constructores de viviendas ya estaban infravalorados, y consideraban este evento como una oportunidad para comprar.

Con la victoria conservadora, nuevamente consideraríamos usar una reacción instintiva como una oportunidad para optimizar nuestras carteras.

Por ejemplo, creemos que —además del reciente repunte que vimos en los meses previos a las elecciones— los constructores de viviendas podrían recuperarse bruscamente.

Muchas constructoras de viviendas tienen efectivo neto y pagan un dividendo atractivo, pero un aumento en las acciones nacionales del Reino Unido podría llevar los precios a un nivel en el que podríamos considerar vender a niveles atractivos.

Un enfoque neutral ante el Brexit

A lo largo de la incertidumbre política que ha dominado el discurso sobre la inversión en acciones del Reino Unido desde junio de 2016, hemos tratado de adoptar un enfoque «neutral» hacia el Brexit con nuestras carteras de acciones del Reino Unido.

Esperamos que este último resultado electoral provoque cierta dislocación en los mercados de renta variable del Reino Unido, pero en las próximas semanas seguiremos preparados y listos para identificar posibles oportunidades que puedan surgir como resultado.

Para recibir más perspectivas de Franklin Templeton Investments directamente en su bandeja de correo, Subscríbase al blog Beyond Bulls & Bears.

Para actualizaciones de inversión oportunas, síganos en Twitter @FTI_Global y en LinkedIn.


Información legal importante

Es posible que, en la preparación de este material, se haya utilizado información de fuentes de terceros y que Franklin Templeton Investments (FTI) no haya verificado, validado o auditado dicha información de manera independiente. FTI no asume responsabilidad alguna, sea del tipo que sea, por pérdidas resultantes del uso de esta información y, en su caso, el usuario confiará en los comentarios, las opiniones y los análisis contenidos en el material por su propia cuenta y riesgo. Los productos, los servicios y la información podrían no estar disponibles en todas las jurisdicciones y son ofrecidos por las filiales de FTI y/o sus distribuidores conforme lo permitan las leyes y los reglamentos locales. Consulte a su propio asesor profesional para obtener información adicional sobre la disponibilidad de dichos productos y servicios en su jurisdicción.

Los comentarios, las opiniones y los análisis recogidos aquí tienen carácter meramente informativo, por lo que no deben interpretarse como un asesoramiento de inversión individual ni como una recomendación para invertir en un valor o adoptar cualquier estrategia de inversión. Debido a la celeridad con la que pueden cambiar las condiciones económicas y de mercado, los comentarios, las opiniones y los análisis recogidos aquí son válidos solo en la fecha de su publicación y pueden variar sin previo aviso. Este artículo no pretende ser un análisis completo de cada hecho relevante en relación con cualquier país, región, mercado, sector, inversión o estrategia.

¿Cuáles son los riesgos?

Todas las inversiones conllevan riesgo, incluida la posible pérdida de capital. El valor de las inversiones puede tanto subir como bajar y los inversores podrían no recuperar todo el capital invertido. Los precios de las acciones fluctúan —a veces manera rápida y drástica— debido a factores que afectan a compañías individuales, industrias o sectores particulares, o condiciones generales del mercado. La inversión en el extranjero entraña riesgos especiales, entre ellos el riesgo de fluctuaciones cambiarias, de inestabilidad económica y de acontecimientos políticos adversos.


1. El FTSE 100 es un índice ponderado por capitalización compuesto por las 100 empresas con capitalización más alta cotizadas en la Bolsa de Valores de Londres. El FTSE 250 es un índice ponderado por capitalización compuesto por las 101 a 350 empresas más grandes en la Bolsa de Valores de Londres. Los índices no están gestionados y no puede invertirse directamente en ellos. No incluyen comisiones, gastos ni costes de suscripción. La rentabilidad pasada no es un indicador ni garantía de la rentabilidad futura.