Beyond Bulls & Bears

Renta Variable

Por qué la transformación digital debería seguir siendo resistente en 2020

Jonathan Curtis, de Franklin Equity Group, explica por qué cree que las empresas necesitarán invertir una cantidad considerablemente mayor en tecnología digital en los próximos años para entender mejor a sus clientes, prestarles un servicio mejorado y reducir costes.

Esta entrada también está disponible en: Inglés Chino simplificado Holandés Francés Alemán Polaco

Con el inicio del año 2020, parece que algunos inversores de renta variable albergan preocupaciones con respecto a las valoraciones de los títulos tecnológicos. Estas preocupaciones son comprensibles teniendo en cuenta que el sector de la tecnología de la información (TI) ofreció el mejor perfil de crecimiento en el S&P 500 Index durante los tres últimos años y que, en 2019, superó a los otros diez sectores de renta variable por un amplio margen.

Pese a que siempre hay industrias dentro del sector de la TI que están sobrevaloradas o infravaloradas, en nuestra opinión, no nos encontramos en una burbuja como en el año 1999–2000. Por el contrario, creemos que el sector de la TI en general presenta unas valoraciones adecuadas al buen crecimiento y la calidad que ofrece. Desde nuestro punto de vista, el sector de la TI cuenta con muchas empresas bien consolidadas que generan efectivo y ganancias. También es importante reconocer que nos encontramos en un período de transición, dado que están apareciendo importantes motores de crecimiento nuevos en forma de internet de las cosas, macrodatos e inteligencia artificial. A lo largo de la próxima década, esperamos que se pongan en funcionamiento cientos de miles de millones de «dispositivos de periferia de la red», todo un auge de la generación de datos, y que nuevos enfoques informáticos procesen y creen valor de manera sostenible a partir de todos los datos disponibles.

Dicho esto, mostramos un mayor optimismo con respecto a las posibilidades a largo plazo de determinadas empresas del sector de la TI que a las de otras. En particular, nos entusiasman las perspectivas de aquellas empresas que posibilitan la transformación digital que se está produciendo en todos los sectores.

Adopción de la transformación digital

En nuestra opinión, es probable que determinadas empresas que posibilitan la transformación digital ofrezcan un rendimiento superior al de sus competidoras en los próximos años. Según la compañía de investigación IDC, está previsto que las inversiones mundiales en la transformación digital se acerquen a los 7,1 billones de dólares estadounidenses, sobre la base de una tasa de crecimiento anual compuesta del 17,5 % para el período de cuatro años comprendido hasta 2023.1 

Para la transformación digital, es esencial la capacidad de reunir y usar datos para entender mejor a los clientes y, después, utilizar software y tecnologías en la nube para prestarles un servicio mejorado con un coste más reducido. Si bien se cierne sobre algunas de las mayores plataformas de internet el riesgo de que las normativas limiten sus capacidades de reunión y utilización de datos, consideramos que esas empresas podrán seguir trabajando solo con pequeños volúmenes de datos en caso de que sea necesario.

Además, dichas empresas no se basan únicamente en los datos que recopilan. Funcionan porque reúnen la atención de los usuarios por medio de búsquedas interesantes, redes sociales y servicios de entretenimiento. A continuación, utilizan los datos recopilados para segmentar y generar información sobre las audiencias que han conformado, y ponen dichas audiencias a disposición de los anunciantes de forma anónima. Sus negocios funcionan bien porque hacen lo correcto en toda la cadena de valor, no solo porque recopilen y combinen datos.

Temas tecnológicos al margen de la transformación digital

A nuestro juicio, el futuro no pinta tan bien para las empresas incluidas en las categorías tecnológicas tradicionales, como los ordenadores personales y la infraestructura de centros de datos «en las instalaciones». Aunque es posible que algunas de estas compañías se coticen con múltiplos de valoración más bajos, creemos que tienen menos perspectivas de crecimiento y que es probable que se enfrenten a dificultades en esta época caracterizada por la transformación digital.

Otro aspecto preocupante es el aumento de las expectativas de los inversores en ciertas partes de la industria del software. En 2019, las valoraciones de muchas empresas de software crecieron de un modo significativo, a pesar de los indicios cada vez mayores de debilidad económica en Europa y de debilidad general en el gasto en TI de las empresas tradicionales tras un 2018 particularmente sólido.

A pesar de que hemos ajustado nuestras posiciones de software a fin de reflejar nuestras preocupaciones acerca de las valoraciones, seguimos siendo optimistas en lo que respecta a las perspectivas del sector a largo plazo. En cambio, vemos mejores perspectivas en la industria de los semiconductores y entre las empresas de internet de EE. UU. y China, donde las valoraciones se han vuelto más interesantes para nosotros.

Posibles riesgos para nuestra perspectiva

A lo largo del tiempo, en el sector de la TI han tenido lugar episodios de volatilidad a corto plazo. De cara al futuro, prevemos una volatilidad continuada en el sector de los semiconductores, especialmente mientras el conflicto comercial entre EE. UU. y China siga sin resolverse.

Aunque Estados Unidos y China han llegado a la primera fase del acuerdo comercial, en nuestra opinión cabe la posibilidad de que haya obstáculos arancelarios para las empresas estadounidenses de hardware de TI, algunas de las cuales fabrican hardware en China con destino a EE. UU. También vigilamos atentamente la forma en que podría cambiar el contexto normativo para muchas de las principales empresas de internet estadounidenses.

Según nuestro criterio, si una empresa tecnológica cuenta con un modelo empresarial sólido con un apalancamiento intrínseco, una buena gestión y algunas ventajas competitivas viables y significativas, entonces puede crecer de manera sostenible durante un período prolongado siempre que se encuentre en un mercado lo suficientemente grande.

Con relación a las valoraciones, dado que somos inversores a largo plazo, nuestro trabajo siempre se centra en la situación de las empresas en la fecha de vencimiento, no en cómo valora el mercado sus resultados en materia de ingresos, sus flujos de efectivo o sus ganancias a corto plazo. Creemos que los procesos de inversión que se centran exclusivamente en estos parámetros de medición a corto plazo no logran reflejar los beneficios sustanciales del crecimiento compuesto y sostenible de los ingresos y el apalancamiento operativo.

 

Para recibir más perspectivas de Franklin Templeton directamente en su bandeja de correo, suscríbase al blog Beyond Bulls & Bears.

Para comentar o publicar una pregunta sobre este tema, síganos en Twitter @FTI_Global y en LinkedIn.

Información legal importante

Los comentarios, las opiniones y los análisis presentados aquí tienen carácter meramente informativo, por lo que no deben interpretarse como un asesoramiento de inversión individual ni como una recomendación para invertir en un valor o adoptar cualquier estrategia de inversión. Debido a la celeridad con la que pueden cambiar las condiciones económicas y de mercado, los comentarios, las opiniones y los análisis recogidos aquí son válidos solo en la fecha de su publicación y pueden variar sin previo aviso. Este artículo no pretende ser un análisis completo de cada hecho relevante en relación con cualquier país, región, mercado, sector, inversión o estrategia.

Es posible que, en la preparación de este material, se haya utilizado información de fuentes de terceros y que Franklin Templeton Investments («FTI») no haya verificado, validado o auditado dicha información de forma independiente. FTI no asume responsabilidad alguna, sea del tipo que sea, por pérdidas resultantes del uso de esta información y, en su caso, el usuario confiará en los comentarios, las opiniones y los análisis contenidos en el material por su propia cuenta y riesgo. Los productos, los servicios y la información podrían no estar disponibles en todas las jurisdicciones y son ofrecidos por las filiales de FTI y/o sus distribuidores conforme lo permitan las leyes y los reglamentos locales. Consulte a su propio asesor profesional para obtener información adicional sobre la disponibilidad de dichos productos y servicios en su jurisdicción.

¿Cuáles son los riesgos?

Todas las inversiones conllevan riesgos, incluida la posible pérdida de capital. El valor de las inversiones puede tanto subir como bajar y los inversores podrían no recuperar todo el capital invertido. Los precios de las acciones experimentan fluctuaciones, a veces rápidas y drásticas, debido a factores que afectan a empresas concretas, industrias o sectores específicos, o condiciones generales de mercado. La inversión en sectores de rápido crecimiento, entre los que se encuentra el tecnológico (que históricamente siempre ha sido volátil), podría dar lugar a un aumento en la fluctuación de los precios, especialmente a corto plazo, debido al rápido ritmo de los cambios y al desarrollo de productos, así como a los cambios en la normativa estatal que se aplica a las empresas que hacen hincapié en el progreso científico o tecnológico o la aprobación normativa para la comercialización de nuevos fármacos y productos médicos.


1. Fuente: International Data Corporation (IDC), Worldwide Digital Transformation 2020 Predictions, octubre de 2019. No hay garantía de que las estimaciones, previsiones o pronósticos vayan a cumplirse.