Beyond Bulls & Bears

Renta fija

Supervisión del brote epidémico en China y otras posibles perturbaciones del mercado

El equipo de Templeton Global Macro analiza la consecuencias del coronavirus en China, así como el posicionamiento ante posibles perturbaciones del mercado.

Esta entrada también está disponible en: Inglés Francés Italiano Alemán

Estamos vigilando atentamente las consecuencias que podría tener en los mercados financieros mundiales el brote de una nueva cepa del coronavirus en China y en otras partes del mundo. Por el momento, ya hemos observado una importante repercusión en varios activos de riesgo. Esto nos recuerda que en cualquier momento puede producirse un acontecimiento inesperado y que la diversificación de la cartera es fundamental cuando los mercados están valorados hasta el extremo.

Lo que sabemos en este momento es que el coronavirus parece ser menos letal (un 4 % de mortalidad según la Organización Mundial de la Salud [OMS]) que el SARS (síndrome respiratorio agudo grave) en 2003 (11 %), pero todavía se están registrando los primeros casos y no se sabe qué nivel de gravedad podrá alcanzarse. La OMS no considera que este brote represente una emergencia de salud pública de importancia internacional en este momento, pero sigue supervisando la situación. Por ahora, parece menos probable que el virus se convierta en una pandemia mundial como lo fue el SARS en 2003.

Para combatir el creciente número de casos, China ha prohibido los viajes en Wuhan, la ciudad de 11 millones de habitantes donde se originó el brote epidémico. En otras ciudades se han implantado medidas similares. Se han cancelado muchos actos públicos. Sin embargo, el brote del coronavirus apareció durante el Año Nuevo Lunar, un momento en que los desplazamientos y las reuniones públicas están en pleno apogeo, así como un punto álgido del año para la actividad económica. Estas circunstancias favorecen tanto la repercusión humana como las perturbaciones económicas, igual que sucedió con el brote del SARS, que también alcanzó su punto máximo durante el Año Nuevo Lunar en 2003.

Desde una perspectiva macroeconómica, es probable que los sectores de consumo y viajes de China sean los más afectados por el brote del virus, y es posible que la economía mundial perciba los efectos secundarios a través de la perturbación de la cadena de suministro y del comercio. Hemos vivido y supervisado acontecimientos de este tipo en el pasado, como el SARS en 2003 y la gripe porcina en 2009. El peligro real reside en que un virus presente tasas de transmisión y de mortalidad elevadas, algo que el actual coronavirus no ha alcanzado por el momento, según la OMS.

Sin embargo, la situación actual sigue siendo fluida y es posible que empeore a corto plazo. Si bien las consecuencias humanas y económicas de un brote epidémico pueden ser graves a corto plazo, los efectos suelen durar poco. No obstante, los efectos desencadenantes que puede tener sobre varias clases de activos sobrevaloradas pueden ser importantes.

En general, seguimos observando un nivel elevado de riesgos a nivel mundial y hemos posicionado nuestras estrategias para que no estén correlacionadas con las clases de activos sobrevaloradas que parecen vulnerables a un nivel elevado de riesgos indeseados. Los acontecimientos que se produjeron a principios de 2020 ya han mostrado los posibles focos de tensión en todo el mundo, entre otros, el aumento de las tensiones en Irán y Oriente Medio. Creemos que los inversores deben concentrarse en construir carteras que puedan no estar correlacionadas con los riesgos del mercado general.

Información legal importante

Este material refleja el análisis y las opiniones de los autores al 24 de enero de 2020, y puede diferir de las opiniones de otros gestores de cartera, equipos de inversión o plataformas en Franklin Templeton. Su finalidad es satisfacer el interés general, por lo que no deberá interpretarse como un asesoramiento de inversión individual ni como una recomendación o invitación para comprar, vender o mantener valor alguno o adoptar cualquier estrategia de inversión. Tampoco constituye asesoramiento jurídico ni tributario.

Las perspectivas expresadas y los comentarios, así como las opiniones y análisis, son válidos en el momento de su fecha de publicación y pueden cambiar sin previo aviso. La información facilitada en este artículo no pretende ser un análisis completo de cada hecho relevante en relación con cualquier país, región, mercado, sector o estrategia. Las opiniones expresadas son las del gestor de inversiones y los comentarios, las opiniones y los análisis son válidos en el momento de su fecha de publicación y pueden cambiar sin previo aviso. La información facilitada en este artículo no pretende ser un análisis completo de cada hecho relevante en relación con cualquier país, región o mercado.

Es posible que, en la preparación de este material, se haya utilizado información de fuentes de terceros y que Franklin Templeton Investments («FTI») no haya verificado, validado o auditado dicha información de forma independiente. FTI no asume responsabilidad alguna, sea del tipo que sea, por pérdidas resultantes del uso de esta información y, en su caso, el usuario confiará en los comentarios, las opiniones y los análisis contenidos en el material por su propia cuenta y riesgo.

Los productos, los servicios y la información podrían no estar disponibles en todas las jurisdicciones y son ofrecidos fuera de Estados Unidos por las filiales de FTI o sus distribuidores conforme lo permitan las leyes y los reglamentos locales. Consulte a su propio asesor profesional o su contacto institucional de Franklin Templeton para obtener información adicional sobre la disponibilidad de dichos productos y servicios en su jurisdicción.

¿Cuáles son los riesgos?

Todas las inversiones conllevan riesgos, incluida la posible pérdida de capital. El valor de las inversiones puede tanto subir como bajar y los inversores podrían no recuperar todo el capital invertido. La inversión en el extranjero entraña riesgos especiales, entre ellos el riesgo de fluctuaciones cambiarias, de inestabilidad económica y de acontecimientos políticos adversos. Las inversiones en mercados emergentes, de los cuales los mercados fronterizos constituyen un subgrupo, implican riesgos más altos relacionados con los mismos factores, aparte de los asociados a su tamaño relativamente más pequeño, su menor liquidez y la falta de estructuras jurídicas, políticas, empresariales y sociales consolidadas para respaldar los mercados de valores. Debido a que estas estructuras suelen estar aún menos desarrolladas en mercados fronterizos, así como a otros factores, entre ellos el mayor potencial de sufrir una volatilidad de precios extrema, la falta de liquidez, las barreras al comercio y los controles de cambio, los riesgos asociados a mercados emergentes se ven acentuados en los mercados fronterizos. Los precios de los bonos generalmente varían en sentido opuesto a los tipos de interés. Por lo tanto, la cartera puede verse depreciada durante el proceso en que los bonos mantenidos en ella ajustan sus precios al aumento de los tipos de interés.

La diversificación no garantiza unos beneficios ni protege frente al riesgo de pérdidas.