Beyond Bulls & Bears

Renta fija

El Reino Unido ha abandonado la UE. ¿Qué sucederá después del brexit?

Han pasado tres años y medio desde que el Reino Unido votó a favor de abandonar la Unión Europea (UE) y el proceso conocido como brexit no ha sido sencillo. Una vez transcurrido el plazo para abandonar la UE, ¿qué le depara el futuro al Reino Unido? ¿Y a Europa? Nuestro Director de Renta Fija Europea, David Zahn, dice que aunque no hay vuelta atrás, quedan todavía bastantes cuestiones por solucionar, entre otras, los indispensables acuerdos comerciales.

Esta entrada también está disponible en: Inglés Chino simplificado Francés Alemán

El 23 de junio de 2016 se les propuso un referéndum a los ciudadanos del Reino Unido en el que se planteaba una trascendental decisión: permanecer en la UE o abandonarla. Fue una votación muy reñida, pero la elección fue dejar la UE, y el proceso conocido desde entonces como brexit ha estado marcado por la controversia, la confusión y muchos retrasos.

Pero hemos llegado a la fecha límite para el brexit y ya no hay vuelta atrás. Ahora que el Reino Unido ha abandonado oficialmente la UE, muchos inversores de renta fija se preguntan qué va a pasar en las dos regiones y qué consecuencias tendrá para sus carteras.

Negociaciones comerciales: mucho que hacer en muy poco tiempo

Podría decirse que las negociaciones comerciales son la parte más importante de las tareas pendientes. La UE ha permitido la libre circulación de personas y bienes entre sus 28 Estados miembros. Ahora, los 27 países restantes y el Parlamento Europeo deben decidir cómo será la relación de los bienes y servicios con el Reino Unido una vez fuera de la UE.

En un primer momento, las preocupaciones más acuciantes tenían que ver con el bloqueo de las fronteras, que impediría la circulación de bienes hacia y desde el Reino Unido, junto con la posibilidad de una salida masiva de empresas multinacionales con sede en el Reino Unido hacia otros países. Si bien ha habido unos cuantos contratiempos, estos miedos no han llegado a materializarse.

Algunas empresas británicas han abandonado el país, y la confianza de empresas y consumidores se ha visto afectada negativamente durante el proceso del brexit. Por otra parte, algunas empresas nacionales se han beneficiado de la mayor debilidad de la libra esterlina, pues ha bajado el precio de las exportaciones para los compradores extranjeros.

El acuerdo del brexit negociado con la UE insta al Reino Unido a abandonar la unión aduanera. Aun así, Irlanda del Norte seguirá cumpliendo y aplicando muchas normas de la UE, lo cual podría crear ciertos puntos conflictivos en las fronteras o en medio del Mar de Irlanda.

Este es un problema fronterizo concreto. El Reino Unido afronta un período de transición que se extenderá hasta el 31 de diciembre de 2020, durante el cual debe concebir nuevas relaciones comerciales con otros países. Hasta entonces, seguirá las normas de la UE y las relaciones comerciales existentes. No somos los únicos que pensamos que 11 meses es un plazo muy agresivo para una tarea de proporciones tan colosales. Algunos países han tardado más de 10 años en cerrar acuerdos comerciales.

Por lo tanto, prevemos mucho ruido alrededor del comercio este año, pero el Primer Ministro británico, Boris Johnson, parece decidido a empezar las negociaciones comerciales cuanto antes.

Todavía es posible que el Reino Unido salga de la UE sin ningún acuerdo comercial a finales de año, pero eso representaría un acontecimiento sistémico que podría suponer un incumplimiento de las normas de la Organización Mundial del Comercio. Es posible que el Reino Unido solicite una ampliación en materia comercial con la UE, pero tendría que hacerlo en junio o julio.

Habría consecuencias para el comercio europeo si no hay un acuerdo comercial, pues registra un gran excedente con el Reino Unido. Dicho esto, al fin y al cabo, somos optimistas y creemos que el Reino Unido puede cerrar un acuerdo con la UE.

Debe prestarse atención al presupuesto y la política monetaria

Aparte de los acuerdos comerciales, el siguiente acontecimiento importante del que seremos testigos será el presupuesto del Reino Unido el 11 de marzo. Será importante porque Johnson expondrá su marco de criterios en cuanto a cómo pretende dirigir el país durante el mandato del Parlamento y, posiblemente, después de esta periodo.

En el futuro, analizaremos las medidas del gobierno para estimular una parte del crecimiento económico perdido durante la prolongada incertidumbre que generó el brexit. Prevemos un posible aumento del gasto fiscal en el norte de Inglaterra, donde Johnson ha recibido un gran apoyo, así como en Escocia y Gales. Es probable que el gasto fiscal tenga consecuencias en la demanda de títulos del Tesoro, pues el Reino Unido aumenta su deuda para financiarlo.

En lo que respecta política monetaria, el Banco de Inglaterra tendrá un nuevo gobernador a partir del 15 de marzo, Andrew Bailey, y no sabemos todavía si será intransigente o conciliador. El Banco de Inglaterra podría tener margen para mantener estables los tipos de interés cuando analice el presupuesto en marzo, si contiene un gran incentivo para el gasto. Pero como todavía hay una serie de interrogantes, creemos que el Banco de Inglaterra probablemente siga siendo flexible.

Con el apoyo de la parte monetaria y fiscal, la economía del Reino Unido debería contar con el respaldo necesario para superar su período de transición posterior al brexit.

En el continente, es probable que el Banco Central Europeo (BCE) siga siendo increíblemente flexible, en particular en el contexto de la amplia revisión de políticas que se está llevando a cabo. La presidenta del BCE, Christine Lagarde, ha anunciado un examen de toda la organización, así como de la forma en que aborda la inflación, mide el crecimiento, incorpora el cambio climático en sus políticas y se comunica con el público, entre otras cosas.

El mercado todavía está acostumbrándose a Lagarde y a cómo se comunica; hizo bien en no agitar las aguas en su primera conferencia. Por lo tanto, es probable que los tipos de interés permanezcan sin cambios por ahora. El BCE posiblemente siga con su programa de expansión cuantitativa en un futuro próximo, pero probablemente busque otros impulsos para estimular la economía.

Repercusión de la inversión

Tal y como se ha señalado, si no hay un acuerdo comercial con la UE sobre la mesa a finales de año, algunos inversores utilizarán títulos de deuda de nuevo como cobertura ante un brexit duro. La libra esterlina también será objeto de atención, pues la eliminación de la incertidumbre debería contribuir en parte a devolverle la fortaleza a la moneda.

Debería eliminarse también parte de la incertidumbre en lo que se refiere a los bonos empresariales británicos, que creemos que son relativamente baratos en comparación con otros a escala mundial. Por lo tanto, consideramos que deberíamos obtener resultados razonablemente buenos durante el próximo año.

Cuando el Reino Unido supere el acuerdo de transición, no tendrá acuerdos con nadie. Creemos que los países de la Commonwealth serán el primer objetivo para los nuevos acuerdos comerciales, porque ya tienen relaciones con el Reino Unido. Pero hay mucho trabajo por hacer y creemos que el gobierno ejercerá bastante presión y será agresivo, lo cual debería generar oportunidades para los inversores, en especial para los gestores activos.

Pasarán muchas cosas y probablemente haya obstáculos en el camino.

Tal y como hemos señalado, ahora los riesgos están vinculados principalmente con cuestiones comerciales en el Reino Unido, así como en Europa en general. Sin embargo, ahora que el presidente Trump ha concluido la primera fase de su acuerdo comercial con China, ¿desviará su atención hacia Europa?

Además, las elecciones presidenciales de EE. UU. en noviembre podrían tener consecuencias para los mercados de bonos europeos. Cuando sepamos quién será el candidato demócrata a la presidencia de los EE. UU., habrá que ver cómo van las cosas en lo que respecta a la política fiscal.

En resumen, la eliminación de parte de la incertidumbre relacionada con el brexit que hemos vivido los últimos años debería contribuir a la confianza de los inversores. Podría haber una ligera mejora en el crecimiento en el Reino Unido y en Europa en general en el contexto de una política fiscal y monetaria flexible, pero sigue pareciendo lenta. Esperamos que el rendimiento de los bonos europeos siga siendo bajo en 2020 y que los títulos del Tesoro del Reino Unido tengan un rendimiento inferior a los europeos.

Si bien el Reino Unido ha abandonado la UE oficialmente, solo es el principio del fin. Ahora empieza el verdadero trabajo.

 

Para recibir más perspectivas de Franklin Templeton directamente en su bandeja de correo, suscríbase al blog Beyond Bulls & Bears.

Para acceder a novedades de inversión puntuales, síganos en Twitter @FTI_Global y en LinkedIn.

Información legal importante

La finalidad de este material es satisfacer el interés general, por lo que no deberá interpretarse como un asesoramiento de inversión individual ni como una recomendación o invitación para comprar, vender o mantener valor alguno o adoptar cualquier estrategia de inversión. Tampoco constituye asesoramiento jurídico ni tributario.

Las opiniones expresadas son las del gestor de inversiones y los comentarios, opiniones y análisis se emiten a partir de la fecha de publicación (o de una fecha específica en algunos casos) y pueden cambiar sin previo aviso. La información facilitada en este artículo no pretende ser un análisis completo de cada hecho relevante en relación con cualquier país, región o mercado.

Es posible que, en la preparación de este material, se haya utilizado información de fuentes de terceros y que Franklin Templeton Investments («FTI») no haya verificado, validado o auditado dicha información de forma independiente. FTI no asume responsabilidad alguna, sea del tipo que sea, por pérdidas resultantes del uso de esta información y, en su caso, el usuario confiará en los comentarios, las opiniones y los análisis contenidos en el material por su propia cuenta y riesgo.

Los productos, los servicios y la información podrían no estar disponibles en todas las jurisdicciones y son ofrecidos fuera de Estados Unidos por las filiales de FTI o sus distribuidores conforme lo permitan las leyes y los reglamentos locales. Consulte a su propio asesor profesional o su contacto institucional de Franklin Templeton para obtener información adicional sobre la disponibilidad de dichos productos y servicios en su jurisdicción.

Emitido en EE. UU. por Franklin Templeton Distributors, Inc., One Franklin Parkway, San Mateo, California 94403-1906, (800) DIAL BEN/342-5236, franklintempleton.com. Franklin Templeton Distributors, Inc. es el distribuidor principal de los productos registrados en EE. UU. de Franklin Templeton Investments, que no están asegurados por FDIC, podrían perder valor, no cuentan con garantía bancaria y solo están disponibles en las jurisdicciones en las que esté permitida la oferta o solicitud de oferta de dichos productos en virtud de la legislación y la normativa aplicables.

CFA® y Chartered Financial Analyst® son marcas registradas propiedad de CFA Institute.

¿Cuáles son los riesgos?

Todas las inversiones conllevan riesgos, incluida la posible pérdida de capital. El valor de las inversiones puede tanto subir como bajar y los inversores podrían no recuperar todo el capital invertido. Los precios de los bonos generalmente varían en sentido opuesto a los tipos de interés. Por lo tanto, la cartera puede verse depreciada durante el proceso en que los bonos mantenidos en ella ajustan sus precios al aumento de los tipos de interés. La inversión en títulos extranjeros conlleva riesgos especiales, entre ellos el riesgo de fluctuaciones cambiarias, de inestabilidad económica y de acontecimientos políticos adversos.