Beyond Bulls & Bears

Renta Variable

Reflexiones rápidas: La vida en los tiempos del COVID | Franklin Templeton

El coronavirus ha obligado a las sociedades de todo el mundo a adoptar una serie de cambios en su comportamiento, que afectan a la forma en que trabajamos, compramos e interactuamos con los demás. Nuestro director de renta variable, Stephen Dover, reflexiona sobre la repercusión del COVID-19 en las decisiones de los inversores. 

Esta entrada también está disponible en: Inglés Chino simplificado Francés Italiano Alemán Polaco

En estos momentos, nos encontramos a nivel mundial en la «era del coronavirus», ya que nunca antes habíamos asistido a un cambio en nuestra sociedad, nuestra cultura y nuestra economía como el que ha causado este virus. A continuación, enumeramos varias cuestiones que los inversores deben tener en cuenta:

  • Las carteras de los inversores se están viendo afectadas por la incertidumbre, más que por el riesgo: Los mercados han registrado una volatilidad diaria histórica. Al mismo tiempo, las variaciones de precios de las distintas clases de activos (a excepción de los valores del Tesoro de EE. UU.) han estado extremadamente correlacionadas porque los mercados se enfrentan a una gran incertidumbre. Es probable que la volatilidad del mercado disminuya una vez que se comprendan la duración y la magnitud del COVID-19.
  • Es un momento negativo, pero no es la Gran Depresión: Durante la Gran Depresión, los responsables políticos endurecieron la política monetaria, orientaron de manera incorrecta las ayudas fiscales, incrementaron las barreras al comercio, intentaron reducir el gasto fiscal y aumentaron la carga reglamentaria que pesaba sobre los bancos y la industria. Los responsables políticos han aprendido de esos errores; como mínimo, es menos probable que la actual respuesta mundial al coronavirus empeore la situación.
  • El efectivo es el rey para las empresas y los inversores: Se están vendiendo de forma indiscriminada inversiones de todos los tipos para aumentar el efectivo. Los activos y los flujos de los fondos del mercado monetario se encuentran en máximos históricos. Para sobrevivir a la caída en picado de sus ingresos y flujo de efectivo, las empresas están reforzando sus balances generales. Las empresas necesitarán balances más resistentes y los inversores particulares tendrán que disponer de mayores «cuentas de reservas para tiempos difíciles».
  • Previsiones de las ganancias empresariales en el fragor de la batalla: La mayoría de las empresas no pueden predecir las ganancias en este entorno de volatilidad. Las previsiones de ganancias actuales al menos para los dos trimestres siguientes están sobrevaloradas y se revisarán a la baja. Los inversores deberían pasar esto por alto y basar las valoraciones de las empresas en una perspectiva de ganancias más a largo plazo, en la fortaleza del balance general y en la calidad del flujo de caja.
  • Las recompras de acciones se ralentizarán en los EE.: La recompra de acciones aumenta las ganancias por acción de las empresas, ya que se reduce el número de acciones. Por lo tanto, probablemente veamos tasas de crecimiento de los beneficios por acción inferiores, así como flujos hacia los mercados de renta variable en los próximos años; las recompras de acciones representaron alrededor del 40 % de los flujos destinados al mercado de renta variable estadounidense en 2019. Preveo que habrá también una recesión en el crecimiento de los dividendos y es probable que se apliquen recortes en algunos de ellos.
  • Déficits fiscales en el horizonte: A escala mundial, el COVID-19 actúa como un catalizador de las políticas afines a la teoría monetaria moderna que no se preocupan por la envergadura de los déficits fiscales. El riesgo es que, una vez que se introducen estas políticas «provisionales», es probable que adquieran un carácter permanente. Cuando la economía empiece a recuperarse, posiblemente haya subidas de impuestos, incluidos los impuestos sobre plusvalías. Los inversores deben tener en cuenta al tomar decisiones respecto a sus carteras los bajos niveles de los tipos impositivos actuales y el posible aumento de los tipos en el futuro.

En un mundo donde los rendimientos de los bonos del Estado se han reducido a cero o, en algunos casos, a niveles inferiores, y donde hay un enorme gasto fiscal, la renta variable debería ofrecer un desempeño radicalmente superior en términos relativos. El reciente carácter indiscriminado de la caída de la renta variable ha dado lugar a focos de valor relativo para los inversores.

La renta variable asiática, y en especial la renta variable de China, ha ofrecido un desempeño superior al de muchos otros mercados este año, y gracias a la última subida del dólar estadounidense, las acciones extranjeras también resultan menos caras relativamente. Las empresas tecnológicas mundiales y las empresas de internet chinas deberían asistir a una mejora de su posicionamiento competitivo en el mercado, fortalecido por el confinamiento actual, ya que todo el mundo está aprendiendo a trabajar y vivir a distancia.

¿CUÁLES SON LOS RIESGOS?

Todas las inversiones conllevan riesgos, incluida la posible pérdida de capital. Los precios de los bonos generalmente se mueven en la dirección opuesta a los tipos de interés. Por lo tanto, a medida que los precios de los bonos se ajustan a una subida de los tipos de interés, el precio de las acciones puede bajar. Los movimientos de los tipos de interés podrían afectar al precio de las acciones y al rendimiento. Los bonos del Tesoro, si se mantienen hasta su vencimiento, ofrecen una tasa de rendimiento fija y un valor del principal fijo; sus pagos de intereses y capital están garantizados. Los precios de las acciones experimentan fluctuaciones, a veces rápidas y drásticas, debido a factores que afectan a empresas concretas, industrias o sectores específicos, o condiciones generales de mercado. Las inversiones en valores de títulos extranjeros conllevan riesgos especiales, como las fluctuaciones cambiarias, la inestabilidad económica y los acontecimientos políticos adversos. Las inversiones en países de mercados emergentes acarrean mayores riesgos relacionados con los mismos factores, además de otros asociados con el menor tamaño de estos mercados, la menor liquidez y la falta de marcos jurídicos, políticos, empresariales y sociales establecidos para respaldar los mercados de valores. Tales inversiones podrían experimentar una volatilidad de precios significativa en un año determinado.

INFORMACIÓN LEGAL IMPORTANTE

La finalidad de este material es satisfacer el interés general, por lo que no deberá interpretarse como un asesoramiento de inversión individual ni como una recomendación o invitación para comprar, vender o mantener valor alguno o adoptar cualquier estrategia de inversión. Tampoco constituye asesoramiento jurídico ni tributario. Las opiniones expresadas son las del gestor de inversiones y los comentarios, las opiniones y los análisis son válidos en el momento de su fecha de publicación y pueden cambiar sin previo aviso. La información facilitada en este artículo no pretende ser un análisis completo de cada hecho relevante en relación con cualquier país, región o mercado. Todas las inversiones conllevan riesgos, incluida la posible pérdida de capital. Es posible que, en la preparación de este material, se haya utilizado información de fuentes de terceros y que Franklin Templeton Investments («FTI») no haya verificado, validado o auditado dicha información de forma independiente. FTI no asume responsabilidad alguna, sea del tipo que sea, por pérdidas resultantes del uso de esta información y, en su caso, el usuario confiará en los comentarios, las opiniones y los análisis contenidos en el material por su propia cuenta y riesgo. Los productos, los servicios y la información podrían no estar disponibles en todas las jurisdicciones y son ofrecidos fuera de Estados Unidos por las filiales de FTI o sus distribuidores conforme lo permitan las leyes y los reglamentos locales. Consulte a su propio asesor profesional o su contacto institucional de Franklin Templeton para obtener información adicional sobre la disponibilidad de dichos productos y servicios en su jurisdicción. Emitido en EE. UU. por Franklin Templeton Distributors, Inc., One Franklin Parkway, San Mateo, California 94403-1906, (800) DIAL BEN/342-5236, franklintempleton.com. Franklin Templeton Distributors, Inc. es el distribuidor principal de los productos registrados en EE. UU. de Franklin Templeton Investments, que no están asegurados por FDIC, podrían perder valor, no cuentan con garantía bancaria y solo están disponibles en las jurisdicciones en las que esté permitida la oferta o solicitud de oferta de dichos productos en virtud de la legislación y la normativa aplicables.

CFA® y Chartered Financial Analyst® son marcas registradas propiedad de CFA Institute.