Beyond Bulls & Bears

Renta Variable

La pandemia de coronavirus desvía la atención hacia los criterios ESG

La pandemia de coronavirus ha puesto de relieve la importancia de los riesgos del mercado financiero relacionados con los factores ambientales, sociales y de gobernanza, en particular, la preparación ante los desastres y riesgos sanitarios. Maarten Bloemen, de Templeton Global Equity Group, explica que los criterios ESG comentados últimamente cobrarán más importancia para los inversores y que, probablemente, otras cuestiones que pasaron a un segundo plano debido al coronavirus (como el cambio climático) recuperen el protagonismo, pues se trata de problemas estructurales a largo plazo que deberán abordarse. Expone su opinión sobre el estado de la inversión con criterios ESG y dónde cree que está el valor.

Esta entrada también está disponible en: Inglés Chino simplificado Francés Italiano

Los mercados mundiales de renta variable se desmoronaron en el primer trimestre de 2020, mientras los inversores intentaban valorar la repercusión de una paralización de la economía mundial sin precedentes como consecuencia de la propagación de la pandemia de coronavirus. La pandemia puso de relieve la importancia de los factores ambientales, sociales y de gobernanza (ESG), pues existen pruebas que demuestran que las empresas que están mejor preparadas para afrontar estos riesgos están soportando mejor la crisis. Por ejemplo, una buena preparación ante los desastres, incluida la gestión de la cadena de suministro y la planificación de la continuidad empresarial, ha sido un distintivo en la crisis.

La inversión con criterios ESG ha adquirido popularidad en los últimos años. Creemos que la crisis del coronavirus podría atraer incluso más atención hacia este espacio y más flujos hacia los fondos basados en factores ESG.

En Franklin Templeton, consideramos que el análisis de los criterios ESG debe ser una parte esencial del proceso de análisis y la toma de decisiones de inversión. Creemos que la intersección de las medidas financieras tradicionales con las medidas de sostenibilidad proporciona una valiosa herramienta para diferenciar a las empresas y sectores que son vulnerables a las perturbaciones de las que deberían prepararse mejor para adaptarse a las crisis.

Aunque hay distintos planteamientos del análisis de los factores ESG, creemos que la supervisión de estos problemas puede ofrecer datos muy útiles que los balances u otros parámetros financieros no revelan y ayuda a identificar los posibles riesgos o vulnerabilidades. La crisis actual ha puesto de relieve algunos de estos factores.

En el gráfico que se muestra a continuación se recogen algunos factores relacionados con cada elemento ESG que los inversores deben tener en cuenta.

Problemas de salud y seguridad

El coronavirus ha puesto en primer plano varias cuestiones de la categoría «S» de los criterios ESG, entre otros, la estabilidad social, el empleo, la infraestructura, la seguridad de los datos y la necesidad de mantener a empleados y clientes a salvo, con independencia de la interacción física. Los inversores se darán cuenta de que la fortaleza de las prácticas ESG en este ámbito es algo que deben tener en cuenta no solo al enfrentarse a la situación actual, sino también pensando en otras crisis futuras.

Es lógico que muchos estén buscando oportunidades de inversión en el sector sanitario como consecuencia de la crisis, por ejemplo, en la carrera a contrarreloj por desarrollar una vacuna, y las cuestiones ESG desempeñan un importante papel también en este aspecto. Mis compañeros Stephen Dover, director de Renta Variable de Franklin Templeton, y Evan McCulloch, gestor de carteras de Franklin Equity Group, han compartido sus reflexiones sobre esta cuestión recientemente, así como las oportunidades que ellos vislumbran. Para obtener más información, consulte «La biotecnología avanza en la lucha contra el coronavirus, pero requiere tiempo», y «COVID-19: What Can Science Tell Us, and What Are the Implications?”

Las iniciativas de lucha contra el cambio climático se han retrasado, pero no fracasado

El cambio climático representa otra gran crisis mundial para la que las empresas deben prepararse. Se ha hablado mucho sobre los posibles retrasos o fracasos de las iniciativas sobre el cambio climático debido a la crisis del coronavirus y el importante gasto público para luchar contra las consecuencias económicas del confinamiento mundial. Si bien, inevitablemente, algunas de estas iniciativas sufrirán retrasos, creemos que, en general, los gobiernos renovarán y aumentarán sus compromisos una vez amortiguada la crisis actual. E incluso podrían asignar fondos de estímulo ante el coronavirus para garantizar una economía más sostenible a largo plazo. Los esfuerzos para luchar contra el cambio climático podrían impulsar los sectores de la fabricación y la construcción, con lo cual se crearían nuevos puestos de trabajo.

Como inversores activos, hemos observado ciertas oportunidades de valor en las empresas expuestas a un crecimiento atractivo a largo plazo vinculado a las iniciativas sobre el cambio climático.

Inclinación mundial hacia lo ecológico

Dada la importancia que reviste el sector automovilístico para las principales economías del mundo, es probable que los gobiernos respalden los vehículos eléctricos y la energía limpia, como la ampliación de la infraestructura de carga de batería estos vehículos. También prevemos una inversión continua en infraestructura de red inteligente para integrar la creciente generación de energía limpia con la renovación en favor de la eficiencia energética de las construcciones comerciales y residenciales.

Hay pruebas de esta inclinación hacia la energía limpia en todo el mundo. A principios de abril, el Consejo de Estado de China aumentó las subvenciones para los vehículos eléctricos hasta 3525 USD cada una y aprobó una exención del impuesto sobre la compra, del 10 %.

El Pacto Verde Europeo, la ambiciosa apuesta de la Unión Europea para transformar el bloque formado por 27 países en una economía de bajas emisiones de carbono, también concede prioridad a la rápida descarbonización de los sistemas energéticos, la renovación a gran escala de las construcciones existentes, un transporte público y privado más limpio, así como sistemas alimentarios sostenibles. El presupuesto del Reino Unido de marzo contemplaba la carga de vehículos eléctricos, la ampliación de las ayudas para adquirir vehículos eléctricos e incentivos fiscales, y brindaba apoyo a la calefacción de bajas emisiones, incluidas las bombas de calor y calderas más eficientes.

Estas medidas de carácter medioambiental también generan puestos de trabajo. Una investigación desarrollada por el Instituto de Recursos Mundiales estima que cada millón de USD invertido en la modernización de las construcciones crea ocho puestos de trabajo a tiempo completo.1 Cada dólar invertido en la modernización de la infraestructura de transmisión genera 2,40 dólares de beneficios económicos, al mejorar la fiabilidad, reducir los costes y producir beneficios ambientales.2 Calcula que cada dólar gastado en transporte público genera 4 dólares de actividad económica.3

Oportunidades de crecimiento tradicionales

Al analizar las oportunidades de inversión a largo plazo en el ámbito de los factores ESG, nuestro equipo se inclina especialmente hacia las empresas del sector de las energías renovables, así como por aquellas que fabrican piezas para ese sector. Los promotores de plantas de energía solar, en particular los de la India y China, han logrado progresos importantes en su gama de productos y podrían ofrecer un crecimiento significativo de las ganancias durante varios años.

La reciente caída del mercado ha presentado oportunidades de mayor crecimiento en el sector de los equipos de energía solar. En 2019, el mercado solar estadounidense creció un 23 % con respecto al año anterior, 4 una tendencia que esperamos que se mantenga. Dado que los precios de los equipos han bajado, hemos observado un crecimiento importante de las instalaciones solares, algo que también está relacionado con los factores normativos y económicos.

El transporte sostenible es una cuestión que también nos parece atractiva. Si bien este sector ha tenido oportunidades de valor limitadas durante los últimos años, el aumento de la demanda de transporte público de bajas emisiones ha creado una necesidad de fabricantes de cátodos y semiconductores para las baterías de los vehículos eléctricos Reconocemos que los gobiernos de todo el mundo están trabajando en redes de transporte público más sostenibles que cuenten con vehículos y combustibles más ecológicos. Es alentador ver cómo las empresas de gas industrial buscan soluciones que incluyen hidrógeno y biometano como combustible para un creciente número de vehículos, incluidos los autobuses y los vehículos pesados.

En nuestra opinión, igual que la crisis del coronavirus, las perturbaciones ocasionadas por el cambio climático podrían desvelar una necesidad todavía mayor de las empresas, y los inversores, de prestar más atención a las cuestiones ESG.

Información legal importante

La finalidad de este material es satisfacer el interés general, por lo que no deberá interpretarse como un asesoramiento de inversión individual ni como una recomendación o invitación para comprar, vender o mantener valor alguno o adoptar cualquier estrategia de inversión. Tampoco constituye asesoramiento jurídico ni tributario. Las opiniones expresadas son las del gestor de inversiones y los comentarios, las opiniones y los análisis son válidos a fecha de 16 de abril de 2020 y pueden cambiar sin previo aviso. La información facilitada en este artículo no pretende ser un análisis completo de cada hecho relevante en relación con cualquier país, región o mercado.

Es posible que, en la preparación de este material, se haya utilizado información de fuentes de terceros y que Franklin Templeton (FT) no haya verificado, validado ni auditado dicha información de forma independiente. FT no asume responsabilidad alguna, sea del tipo que sea, por pérdidas resultantes del uso de esta información y, en su caso, el usuario confiará en los comentarios, las opiniones y los análisis contenidos en el material por su propia cuenta y riesgo.

Los productos, los servicios y la información podrían no estar disponibles en todas las jurisdicciones y son ofrecidos fuera de Estados Unidos por las filiales de FT o sus distribuidores conforme lo permitan las leyes y los reglamentos locales. Consulte a su propio asesor profesional o su contacto institucional de Franklin Templeton para obtener información adicional sobre la disponibilidad de dichos productos y servicios en su jurisdicción.

Emitido en EE. UU. por Franklin Templeton Distributors, Inc., One Franklin Parkway, San Mateo, California 94403-1906, (800) DIAL BEN/342-5236, franklintempleton.com. Franklin Templeton Distributors, Inc. es el distribuidor principal de los productos registrados en EE. UU. de Franklin Templeton Investments, que no están asegurados por FDIC, podrían perder valor, no cuentan con garantía bancaria y solo están disponibles en las jurisdicciones en las que esté permitida la oferta o solicitud de oferta de dichos productos en virtud de la legislación y la normativa aplicables.

¿Cuáles son los riesgos?

Todas las inversiones conllevan riesgos, incluida la posible pérdida de capital. El valor de las inversiones puede tanto subir como bajar y los inversores podrían no recuperar todo el capital invertido. Los precios de las acciones experimentan fluctuaciones, a veces rápidas y drásticas, debido a factores que afectan a empresas concretas, industrias o sectores específicos, o condiciones generales de mercado. La inversión en el extranjero entraña riesgos especiales, entre ellos el riesgo de fluctuaciones cambiarias, de inestabilidad económica y de acontecimientos políticos adversos. Las inversiones en mercados emergentes entrañan riesgos más altos relacionados con los mismos factores, aparte de los asociados a su tamaño relativamente pequeño y a su menor liquidez.

1. Comisión Económica Conjunta del Congreso de EE. UU., junio de 2017. [https://www.jec.senate.gov/public/_cache/files/e56eed31-f51d-449d-90e2-65ae35d938de/energy-efficiency-powers-economic-opportunities-final.pdf]

2. Instituto de Recursos Mundiales, «Accelerating Building Efficiency», mayo de 2016.

3. Instituto de Recursos Mundiales, «Resilience After Recession: 4 Ways to Reboot the U.S. Economy», marzo de 2020.

4. Asociación de Industrias de Energía Solar, resumen del año, 2019