Beyond Bulls & Bears

Activos Múltiples

Reflexiones rápidas: Desconexión entre Wall Street y la economía real

Nuestro director de renta variable, Stephen Dover, nos da su opinión sobre cómo la COVID-19 ha acelerado los cambios económicos y sobre lo que puede haber provocado el crecimiento de los mercados de valores en el segundo trimestre.

Esta entrada también está disponible en: Inglés Francés Italiano Alemán

Existe una desconexión entre los mercados de valores y la economía real. Los precios de las acciones siguen siendo elevados a pesar de que los datos económicos indican un profundo deterioro económico. Las respuestas fiscales, monetarias y políticas a la crisis de la COVID-19 a nivel mundial han desembocado en un mundo atestado de liquidez y estimulación fiscal a corto plazo. Mucha de esa liquidez se ha trasladado a los mercados de valores, lo cual explica gran parte del crecimiento de los mercados en el segundo trimestre.

Parece que la pandemia de COVID-19 ha acelerado los cambios que de otra manera se hubiesen producido dentro de diez años o más. Consulte nuestra perspectiva de inversión mundial, en la que comentamos muchos factores que afectan a los mercados en la actualidad, entre otros:

  • Los brotes de contagios de COVID-19, agitación histórica en torno a la injusticia racial, las próximas elecciones estadounidenses y la creciente tensión entre Estados Unidos y China.
  • Entre los ejemplos de los rápidos cambios en el sector se incluyen: el teletrabajo, el deporte y el entretenimiento remotos, la mayor dependencia de los servicios de comida para llevar y de entrega en restaurantes, el aumento de las consolidaciones de la industria, el retorno de las cadenas de suministro a nivel nacional, la quiebra de muchas pequeñas empresas, especialmente minoristas, y el traslado de los centros urbanos de la era digital a zonas de menor coste.
  • A escala mundial, a pesar de que los bajos tipos de interés, los estímulos fiscales y la gran disponibilidad de financiación han ayudado a mantener vivas a algunas empresas débiles, la deuda no es un sustituto de los ingresos y beneficios perdidos.
  • Los mercados de valores de «FAAANM» (Facebook, Apple, Alphabet, Amazon, Netflix y Microsoft) se han apreciado un 263,82 % desde 2015, alrededor de un tercio de la rentabilidad del S&P 500 Index. Los demás mercados de renta variable de EE. UU. (S&P 500 Index sin los FAAANM) se apreciaron un 35,68 %.1
  • En general, los mercados estadounidenses han obtenido rentabilidades superiores a las de los mercados extranjeros. No obstante, si se excluyen los mercados de valores de las FAAANM de los índices de EE. UU., los mercados de renta variable estadounidenses han obtenido rentabilidades similares a las de los mercados extranjeros, y las diferencias existentes proceden de las fluctuaciones de las divisas.

La pregunta clave para el futuro es si los mercados de valores seguirán subiendo en función de las respuestas monetarias y fiscales o si algo podría hacer que estos mercados de renta variable se relajaran. Sigo creyendo que el mercado de valores y los fundamentos económicos no permanecerán desconectados para siempre. Creo que las empresas que presentarán un buen rendimiento con el tiempo tendrán: estrategias comerciales claras, fosos económicos, mano de obra diversa, atención a las cuestiones de ESG, rentabilidad superior al coste de capital, balances sólidos, flujo de caja positivo y habilidades para sacar provecho de la tecnología.

¿Cuáles son los riesgos?

Todas las inversiones conllevan riesgos, incluida la posible pérdida de capital. Los precios de las acciones experimentan fluctuaciones, a veces rápidas y drásticas, debido a factores que afectan a empresas concretas, industrias o sectores específicos, o condiciones generales de mercado. Los títulos de estilo valor puede que no se aprecien como se preveía o incluso podrían perder valor. En la medida en que la cartera se concentre en países, regiones, industrias, sectores o tipos de inversión específicos en cada momento, puede estar expuesta a riesgos mayores por sucesos adversos acaecidos en esas áreas concretas en comparación con otra cartera que invierta en una variedad más amplia de países, regiones, industrias, sectores o inversiones. Las estrategias gestionadas de manera activa podrían sufrir pérdidas si la opinión del gestor de inversiones sobre los mercados, los tipos de interés o el atractivo, los valores relativos, la liquidez o las posibles revalorizaciones de determinadas inversiones realizadas en una cartera resulta incorrecta. No puede garantizarse que las técnicas o las decisiones de inversión del gestor de inversiones vayan a generar los resultados deseados.

_____________________________

1. Fuente: FactSet, a 30 de junio de 2020. Los índices no están gestionados y no puede invertirse directamente en ellos. No incluyen comisiones, gastos ni costes de suscripción. La rentabilidad pasada no es un indicador ni garantía de la rentabilidad futura.