Beyond Bulls & Bears

Equidad

Reflexiones rápidas: Las consecuencias de la quiebra de Silicon Valley Bank (SVB) se propagan por el mercado

En el presente documento, encontrará las ultimas noticias relativas a SVB y las repercusiones para la Fed y los mercados de la mano de Stephen Dover, director del Franklin Templeton Institute.

Esta entrada también está disponible en: Inglés Italiano

La semana pasada estuvo marcada por las perturbaciones y la volatilidad de los mercados. A principios de semana, el presidente de la Reserva Federal (Fed), Jerome Powell, aseguró que la Fed estaba preparada para acelerar las subidas de los tipos de interés si los datos así lo exigían y que el tipo máximo sería superior de lo que se preveía anteriormente. Los mercados lo interpretaron como una voluntad de subir los tipos 50 puntos básicos (p. b.) en la siguiente reunión sobre políticas monetarias, si fuera necesario. A continuación, el viernes, la Corporación Federal de Garantía de Depósitos (FDIC) asumió la administración judicial de Silicon Valley Bank (SVB). La quiebra de SVB, los temores a unos tipos más altos durante más tiempo por parte de la Fed y el endurecimiento general de las condiciones financieras fueron más que suficientes para contrarrestar otro mes sólido de aumento del empleo en EE. UU., lo que llevó a los inversores a preocuparse por un posible estancamiento del crecimiento económico estadounidense a finales de año.

Y lo que es todavía peor: a medida que los grandes depositantes se dieron cuenta de que la FDIC no estaba preparada para asegurar sus tenencias en SVB, durante el fin de semana se extendieron los temores a que otros bancos sufrieran una huida de los depositantes. El miedo al pánico bancario dio lugar a una importante respuesta en materia de políticas. El domingo por la tarde, el Tesoro de EE. UU., la Fed y la FDIC anunciaron que todos los depositantes de la entidad en quiebra, SVB, y de Signature Bank, un segundo banco cerrado clave para el sector de las criptomonedas, tendrán acceso a todo su dinero a partir del lunes y que se adoptarán otras medidas para garantizar la suficiente liquidez bancaria en todo el país. Su objetivo consiste en evitar que la quiebra de un único banco se convierta en otra crisis financiera.

Dado que la situación continúa siendo inestable, me gustaría formular algunas reflexiones preliminares. Seguiré actualizando mis comentarios a medida que la situación evolucione.

  • Los flujos de salida acelerados de SVB llevaron a la FDIC a intervenir. Al igual que todos los bancos, SVB poseía activos ilíquidos (préstamos) y pasivos líquidos (depósitos). A medida que importantes segmentos de su base de depositantes (es decir, empresarios) empezaron a ver cómo disminuía su financiación de otras fuentes (como el capital de riesgo), su necesidad de efectivo los obligó a retirar los depósitos de SVB. A fin de satisfacer esa demanda de efectivo, SVB se vio en la obligación de vender las tenencias de valores del Tesoro estadounidense. Debido a la pronunciada subida de los tipos de interés y la caída de los precios de los bonos del año pasado, esas ventas se tradujeron en pérdidas significativas para SVB. Cuando se desveló que las pérdidas ascendían a casi 2.000 millones de USD, los flujos de salida de depósitos se aceleraron, de modo que la FDIC tuvo que intervenir, cerrar el banco y reabrirlo con un nombre nuevo, National Bank of Santa Clara (NBSC).
  • El precio de las acciones de otros bancos estadounidense se ha visto afectado. Al cerrar SVB el viernes, la FDIC anunció que se garantizarían los depósitos de hasta 250.000 USD, pero que los depósitos superiores a esa cifra recibirían «certificados» cuyo valor dependería de la tasa de recuperación de los activos de SVB. Esa decisión generó nerviosismo entre los grandes depositantes de otros bancos estadounidenses no designados como «bancos importantes desde el punto de vista sistémico», lo que, al parecer, supuso el comienzo de unas retiradas de depósitos considerables de muchos bancos de menor tamaño en todo el país. Los inversores, habida cuenta de ese riesgo, ya habían vendido las acciones de los bancos más pequeños y de tamaño medio, que corría un mayor peligro, a finales de la semana pasada. Al mismo tiempo, en lo que respecta al sector tecnológico, las pérdidas potenciales de los depositantes comerciales de SVB fueron posiblemente considerables, con el consiguiente riesgo de intensificar la presión ejercida sobre el sector de la tecnología, que ya había sufrido una ralentización de la actividad y el empleo.
  • Apareció el riesgo sistémico. Para el fin de semana, estaba claro que lo que en un primer momento se consideraba la quiebra de un banco aislado planteaba un riesgo sistémico para el sistema financiero. Por consiguiente, los organismos reguladores tomaron las medidas mencionadas anteriormente para estabilizar la situación. En cuanto a SVB, la FDIC finalizará la resolución del banco de una forma que proteja íntegramente a todos los depositantes. Al mismo tiempo, con la aprobación del Departamento del Tesoro de EE. UU., la Fed iniciará un nuevo Programa de Financiación Bancaria a Plazo con el propósito de ofrecer suficientes fondos de emergencia a cualquier banco que sufra importantes retiradas de depósitos.
  • No se trata de nada nuevo. Cabe destacar que casi todas las crisis financieras empezaron con lo que aparentemente era un suceso idiosincrásico (recordemos los fondos hedge de valores respaldados por hipotecas de Bear Stearns en 2007) que, en última instancia, reveló la existencia de un riesgo más sistemático en juego. Eso mismo estaba sucediendo a raíz de la quiebra de SVB, pero, en esta ocasión, las autoridades están tomando medidas contundentes para evitar desajustes graves en el sistema bancario y financiero de EE. UU.
  • SVB era diferente. Los depósitos de SVB, que no era un banco ordinario, se concentraban en el sector tecnológico, lo que lo hacía más vulnerable a una retirada repentina de los depósitos en comparación con las entidades bancarias con una mayor diversificación del pasivo. También mantenía una parte importante de sus activos en forma de valores del Tesoro cubiertos de manera incorrecta. Con suerte, la mayoría de los bancos bien gestionados han cubierto sus tenencias de valores del Tesoro de otra forma, algo que al parecer SVB no hizo. Sin embargo, esto por sí solo no los blinda contra los flujos de salida de depósitos si desciende la confianza. Los bancos, tanto los buenos como los malos, se basan en la confianza de los depositantes, y la quiebra de SVB ha puesto de relieve esa lección.
  • Este año, las pérdidas de préstamos podrían resultar problemáticas. Los préstamos de mala calidad no fueron los causantes de la caída de SVB. Sin embargo, eso no quiere decir que otros bancos no vayan a sufrir un deterioro de la calidad de los activos en los meses y trimestres siguientes. Las entidades bancarias expuestas a arrendamientos y préstamos de automóviles subprime o al sector inmobiliario comercial, áreas de préstamo que ya llaman a la cautela a ojos de muchos analistas de crédito, deben vigilarse. No obstante, no resulta sencillo. Los bancos son instituciones opacas, y resulta notoriamente difícil realizar un seguimiento de la calidad de los préstamos (los activos). Por otra parte, los flujos de depósitos se pueden supervisar y se presentan informes sobre ellos con una frecuencia elevada a la FDIC, la Fed y otras instituciones. Por lo tanto, cualquier estampida de los depósitos se abordará en tiempo real, como estamos viendo ahora de nuevo, aunque las pérdidas de préstamos podrían resultar problemáticas este año, sobre todo si la estricta política monetaria de la Fed empuja la economía a una recesión.
  • La quiebra de SVB podría cambiar la postura de endurecimiento de la Fed. Si el problema de SVB está ahora bajo control, salvo que se produzca un descenso inesperado de la inflación esta semana, la Fed podría subir los tipos 50 p. b. en su reunión sobre políticas monetarias los días 21 y 22 de marzo. Sin embargo, si se mantiene la volatilidad y la incertidumbre de la situación, entonces la Fed se enfrentará a un conflicto y podría verse obligada a realizar una subida inferior (25 p. b.) o incluso a omitir la subida en la próxima reunión.
  • Los fondos del mercado monetario deberían estar mejor posicionados que durante la crisis financiera mundial debido a los cambios normativos. Dicho esto, el inversor medio podría albergar preocupaciones, ya que muchos de ellos probablemente no se percaten de la diferencia entre los activos custodiados por un gestor de activos y los depósitos mantenidos en un banco.
  • En cuanto a las acciones del sector financiero en general y de los bancos en particular, la recuperación de los múltiplos de la renta variable podría necesitar más tiempo. Es probable que las acciones bancarias suban el lunes a raíz de las últimas noticias. Aun así, posiblemente algunos inversores se muestren reticentes debido a la persistencia de las preocupaciones por los balances generales de los bancos y la opacidad del sector financiero.

En definitiva, SVB ha puesto de manifiesto que este va a ser un año marcado por la volatilidad.

¿CUÁLES SON LOS RIESGOS?

Todas las inversiones conllevan riesgos, incluida la posible pérdida de capital. El valor de las inversiones puede tanto subir como bajar y los inversores podrían no recuperar todo el capital invertido. Los precios de las acciones experimentan fluctuaciones, a veces rápidas y drásticas, debido a factores que afectan a empresas concretas, industrias o sectores específicos, o condiciones generales de mercado. Los precios de los bonos generalmente varían en sentido opuesto a los tipos de interés. Por lo tanto, la cartera puede verse depreciada durante el proceso en que los bonos mantenidos en ella ajustan sus precios al aumento de los tipos de interés.

La inversión en sectores de rápido crecimiento, entre los que se encuentra el tecnológico (que históricamente ha sido volátil), podría dar lugar a un aumento en la fluctuación de los precios, especialmente a corto plazo, debido al rápido ritmo de los cambios y al desarrollo de productos, así como a los cambios en la normativa estatal que se aplica a las empresas que ponen de relieve el progreso científico o tecnológico o la aprobación normativa para la comercialización de nuevos fármacos y productos médicos. La compra y el uso de monedas digitales habilitadas para blockchain comporta riesgos, incluido el riesgo de pérdida de capital. Las empresas y los estudios de casos a los que se hace referencia en este artículo se utilizan únicamente con fines ilustrativos; cualquier inversión podría formar parte o no de una cartera que cuente con el asesoramiento de Franklin Templeton. La información facilitada en este artículo no constituye una recomendación ni un asesoramiento individual de inversión para un valor, estrategia o producto de inversión determinado, ni una evidencia de la intención de negociación de ninguna cartera gestionada por Franklin Templeton.

INFORMACIÓN LEGAL IMPORTANTE

La finalidad de este material es satisfacer el interés general, por lo que no deberá interpretarse como un asesoramiento de inversión individual ni como una recomendación o invitación para comprar, vender o mantener valor alguno o adoptar cualquier estrategia de inversión. Tampoco constituye un asesoramiento jurídico ni tributario.

Las opiniones expresadas son las del gestor de inversiones y los comentarios, las opiniones y los análisis son válidos en el momento de su fecha de publicación y pueden cambiar sin previo aviso. La información facilitada en este artículo no pretende ser un análisis completo de cada hecho relevante en relación con cualquier país, región o mercado. Todas las inversiones conllevan riesgos, incluida la posible pérdida de capital.

Es posible que, en la preparación de este material, se haya utilizado información de fuentes de terceros y que Franklin Templeton (FT) no haya verificado, validado ni auditado dicha información de forma independiente. FT no asume responsabilidad alguna, sea del tipo que sea, por pérdidas resultantes del uso de esta información y, en su caso, el usuario confiará en los comentarios, las opiniones y los análisis contenidos en el material por su propia cuenta y riesgo. ​

Los productos, los servicios y la información podrían no estar disponibles en todas las jurisdicciones y son ofrecidos fuera de los Estados Unidos por las filiales de FT o sus distribuidores conforme lo permitan las leyes y los reglamentos locales. Consulte con su propio asesor profesional o su contacto institucional de Franklin Templeton para obtener información adicional sobre la disponibilidad de dichos productos y servicios en su jurisdicción.​

Emitido en EE. UU. por Franklin Distributors, LLC, One Franklin Parkway, San Mateo, California 94403-1906, (800) DIAL BEN/342-5236, franklintempleton.com. Franklin Distributors, LLC, es el distribuidor principal de los productos registrados en EE. UU. de Franklin Templeton, que no están asegurados por FDIC, podrían perder valor, no cuentan con garantía bancaria y solo están disponibles en las jurisdicciones en las que esté permitida la oferta o solicitud de oferta de dichos productos en virtud de la legislación y la normativa aplicables. Franklin Distributors, LLC.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *