Beyond Bulls & Bears

Renta Variable

Desglose de las comunicaciones: el páramo de la banda ancha

Resumen/introducción/descripción: En la segunda de una serie de dos partes sobre el sector de los servicios de comunicación, Mandana Hormozi, de Franklin Mutual Series, traza un mapa de la rocosa travesía de las empresas de cable hacia un nuevo territorio y revela las áreas en las que, según ella, abundan las oportunidades.

Esta entrada también está disponible en: Inglés Francés Italiano

Algunas empresas están tan integradas en nuestra vida que apenas las percibimos. Esto incluye a nuestros proveedores de servicios de Internet, muchos de los cuales son empresas de cable. Estos valores se han visto presionados en la primera parte de 2022. Las turbulencias en el sector representan grandes cambios en la forma en que muchas de estas empresas dirigen sus negocios, gestionan el panorama competitivo y proporcionan valor a los accionistas.

Los tiempos de antes

Cuando la conexión telefónica era la única opción para acceder a Internet y los descodificadores llevaban a los hogares la friolera de 50 canales, los consumidores compraban principalmente paquetes de vídeo a sus proveedores de cable. Las tarifas se pagaban según un contrato. El coste de la programación más cara del paquete, como los deportes en directo, era subvencionado por los espectadores de la programación menos cara, como las comedias. Esto ayudaba a equilibrar los costes del proveedor de cable. Las empresas también pagaban los camiones, el personal de mantenimiento y todo el equipo necesario para mantener la conectividad.

Pocos abonados al cable utilizan todavía un descodificador o requieren una configuración en persona para iniciar el servicio. Muchos consumidores que pagan cuotas mensuales ni siquiera reciben el servicio de vídeo. Varios factores han contribuido a un cambio en la forma en que las empresas de cable hacen negocios. La llegada de una Internet más rápida y disponible ha dado lugar a los servicios de streaming, que luchan con los proveedores de cable por los abonados de vídeo. Ahora, los consumidores quieren una programación desagregada, o una experiencia más a la carta, lo que ha puesto a las empresas de cable en competencia directa con los proveedores de servicios de streaming por la parte de vídeo de su negocio. Sin embargo, el suministro de vídeo ya no es el objetivo principal.

Eventos a nivel de extinción

Las empresas de cable se están convirtiendo en empresas de conectividad, proporcionando Internet de alta velocidad a través de cable coaxial, fibra óptica, wifi y móvil. La conectividad es un negocio con mayores márgenes que el suministro tradicional de vídeo, con menor intensidad de capital y el potencial de una mayor penetración en los hogares, ya que el servicio es una utilidad esencial. Recientemente, este atractivo modelo de negocio ha atraído a la competencia.

El número de proveedores de banda ancha está creciendo. Las empresas de telecomunicaciones, que ofrecen cable de fibra óptica ―un producto superior para la prestación de servicios de banda ancha―, están trabajando en la ampliación de su presencia, con la ayuda de 40.000 millones de dólares de gasto en infraestructuras que se destinan a llevar estos cables a zonas rurales vírgenes. Además, algunas empresas están actualizando sus redes existentes a cable de fibra óptica para convertirse en proveedores de banda ancha más competitivos. Por último, los operadores de telefonía móvil están utilizando la capacidad sobrante de sus redes para ofrecer acceso inalámbrico fijo, un producto menos competitivo, pero a menudo suficientemente bueno para muchos consumidores. Aunque las empresas de cable aún no han perdido cuota de mercado, están empezando a sentir el calor del aumento de la competencia.

Spam y twinkies

Las empresas de cable tienen una ventaja en el mercado gracias a sus sólidas redes, que pueden actualizarse gradualmente para satisfacer las demandas de los consumidores. Su capacidad para combinar servicios móviles y de vídeo las diferencia de la mayoría de sus competidores. Su conocimiento de los municipios y sus relaciones con ellos, así como su historial de cumplimiento de los planes de capital, las sitúan en una buena posición para beneficiarse de los fondos de estímulo. Aunque tendrán que capear este último apetito por la inversión en infraestructura, creemos que el poder de permanencia de estas franquicias ―ejemplificado por su elevada generación de flujo de efectivo― sobrevivirá durante mucho tiempo a la actual moda entre los nuevos participantes.

A medida que las industrias evolucionan, un conocimiento profundo del entorno en el que operan es cada vez más importante. Dentro de las empresas de cable, pensamos que las que están cambiando a modelos basados en la banda ancha que aumentan los márgenes pueden ofrecer una oportunidad. En nuestra opinión, el sector aún tiene margen para evolucionar, y las empresas que pueden generar flujo de efectivo y aumentar su cuota de mercado pueden aportar más valor a los inversores.

¿CUÁLES SON LOS RIESGOS?

Todas las inversiones conllevan riesgos, incluida la posible pérdida de capital. El valor de las inversiones puede tanto subir como bajar y los inversores podrían no recuperar todo el capital invertido. Los precios de las acciones experimentan fluctuaciones, a veces rápidas y drásticas, debido a factores que afectan a empresas concretas, industrias o sectores específicos, o condiciones generales de mercado. Las inversiones en valores de títulos extranjeros conllevan riesgos especiales, como las fluctuaciones de divisas, la inestabilidad económica y los acontecimientos políticos. En la medida en que una estrategia se concentre en países, regiones, industrias, sectores o tipos de inversión específicos en cada momento, puede estar expuesta a riesgos mayores por sucesos adversos acaecidos en esas áreas concretas en comparación con otra estrategia que invierta en una variedad más amplia de países, regiones, industrias, sectores o inversiones.

INFORMACIÓN LEGAL IMPORTANTE

La finalidad de este material es satisfacer el interés general, por lo que no deberá interpretarse como un asesoramiento de inversión individual ni como una recomendación o invitación para comprar, vender o mantener valor alguno o adoptar cualquier estrategia de inversión. Tampoco constituye asesoramiento jurídico ni tributario. Este material no debe reproducirse, distribuirse ni publicarse sin la autorización previa por escrito de Franklin Templeton.

Las opiniones expresadas son las del gestor de inversiones y los comentarios, las opiniones y los análisis son válidos en el momento de su fecha de publicación y pueden cambiar sin previo aviso. Las suposiciones subyacentes y estas opiniones pueden cambiar en función de las condiciones del mercado o de otro tipo y pueden diferir de las de otros gestores de carteras o de las de la empresa en su conjunto. La información facilitada en este artículo no pretende ser un análisis completo de cada hecho relevante en relación con cualquier país, región o mercado. No hay garantía de que las predicciones, proyecciones o previsiones sobre la economía, el mercado de valores, el mercado de renta fija o las tendencias económicas de los mercados vayan a cumplirse. El valor de las inversiones y los ingresos derivados de ellas pueden tanto subir como bajar y podría no recuperar todo el capital invertido. La rentabilidad pasada no es necesariamente un indicador ni garantía de la rentabilidad futura. Todas las inversiones conllevan riesgos, incluida la posible pérdida de capital.

Los estudios y análisis recogidos en este material han sido adquiridos por Franklin Templeton para sus propios fines y pueden utilizarse en ese sentido y, como tal, usted los recibe de manera casual. Es posible que, en la preparación de este material, se haya utilizado información de fuentes de terceros y que Franklin Templeton (FT) no haya verificado, validado ni auditado dicha información de forma independiente.  Aunque la información se haya obtenido de fuentes que Franklin Templeton considera fiables, no pueden ofrecerse garantías de su precisión. Además, dicha información puede estar incompleta o resumida, así como sujeta a cambios en cualquier momento y sin previo aviso. La mención de cualquier valor individual no debe constituir ni interpretarse como una recomendación para comprar, mantener o vender ningún valor, y la información proporcionada en relación con dichos valores individuales (si la hubiere) no constituye una base sobre la que realizar ninguna decisión de inversión. FT no asume responsabilidad alguna, sea del tipo que sea, por pérdidas resultantes del uso de esta información y, en su caso, el usuario confiará en los comentarios, las opiniones y los análisis contenidos en el material por su propia cuenta y riesgo.

Los productos, los servicios y la información podrían no estar disponibles en todas las jurisdicciones y son ofrecidos fuera de los Estados Unidos por las filiales de FT o sus distribuidores conforme lo permitan las leyes y los reglamentos locales. Consulte a su propio asesor profesional o su contacto institucional de Franklin Templeton para obtener información adicional sobre la disponibilidad de dichos productos y servicios en su jurisdicción.

Emitido en EE. UU. por Franklin Distributors, LLC, One Franklin Parkway, San Mateo, California 94403-1906, (800) DIAL BEN/342-5236, franklintempleton.com. Franklin Distributors, LLC, miembro de la FINRA/SIPC, es el distribuidor principal de los productos registrados en EE. UU. de Franklin Templeton, que no están asegurados por FDIC, podrían perder valor, no cuentan con garantía bancaria y solo están disponibles en las jurisdicciones en las que esté permitida la oferta o solicitud de oferta de dichos productos en virtud de la legislación y la normativa aplicables.